sábado, 7 de junio de 2014

“Un libro para dejar de ser gay me llevó a una depresión”

Un joven español, nos cuenta qué ocurrió al seguir las enseñanzas de Richard Cohen


Tengo 19 años, mis padres nunca han sido partidarios de que su hijo sea gay o bisexual. Siempre me han presionado mucho con ese tema y discutíamos demasiado. Hace dos años, cuando estaba en segundo de bachillerato, las discusiones por el tema de la sexualidad empeoraron y eso desestabilizó mi situación ya inestable por la presión de académica y la decepción de no poder estudiar mi profesión soñada.También debo añadir que estaba pasando, dada mi edad, por esa etapa en la que te preguntas qué eres, qué te gusta, y en la que das más importancia a lo que piensen los demás que a ti mismo.
Las broncas iban a peor hasta un punto que decidí intentar hacer caso a mis padres para hacerles feliz. Busque en google “como dejar de ser gay” y me apareció el libro de Richar Cohen. Le pedí a mis padres que me lo compraran. Cuando llegó comencé a intentar seguir sus pasos para intentar cambiar mi vida e intentar estabilizarme y ser lo que mis padres esperaban.
Dejé de hablar con mis mejores amigos que eran gays, haciéndoles muchísimo daño. Un daño que nunca podré reparar en algunos de los casos. Pero, lo peor fue el daño que me hizo a mí mismo. En varias ocasiones estuve a punto de intentar acabar conmigo mismo.
Las pautas del “visionario Cohen” son desquiciantes y se apoyan en el cristianismo como si la suya fuese la mismísima palabra de “dios”. Ese libro estuvo a punto de destrozarme y me sumió en la única depresión que he tenido en mi vida.
A día de hoy sigo con dudas sobre quién soy, pero, al menos, me encuentro feliz  y lo soy disfrutando con lo que me gusta. Ahora mismo la relación con mis padres ha mejorado notablemente, el hecho de que yo me haya aceptado a mí mismo ha hecho que ellos también me acepten y me apoyen. En este intento suicida influyó más lo que pensaba yo que lo que creyeran mis padres, ya que ellos solo deseaban que fuera feliz, pero pensaban que mi vida iba a ser más difícil por el mero hecho de ser gay. Animo a todos los que estéis en esta situación a quereros a vosotros mismos y olvidaros de los prejuicios de los demás”.
Nunca os replantéeis lo que sois realmente de esta manera, y, bajo ninguna circunstancia, leáis el libro o sigáis pautas parecidas. No se puede cambiar lo que uno es. Si se cambia no es algo que solo lo producirá el tiempo y no un libro  malintencionado.
Personalmente considero una vergüenza que el gobierno de turno permita que se vayan a celebrar los cursos de Cohen en este país que tanto ha avanzado ya en materia de derechos LGTBQ y que debería ser un orgullo para toda la nación.
Pido a todo el mundo que se movilice contra estos seminarios para impedir que la peste del odio llegue a nuestro país y se generalice una homofobia sin sentido. Espero que me hagáis caso porque os hablo de plena experiencia y con el corazón en la mano.
Fuente: Ociogay.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario