sábado, 14 de junio de 2014

¿Quién hace de chico y quién de chica?

mirales.es
 
Junio. Se acerca el verano. Tirantes, minifaldas, sandalias… ¿Para todas? No, todas no. Cada una viste como quiere, ¿no?  Durante mucho tiempo, las lesbianas se han escondido detrás de faldas, pelo largo y tacones. Luego reivindicaron su sexualidad “masculinizando” sus looks para poder encontrarse entre ellas. Más tarde, tras ser llamadas “camioneras” despectivamente, surgió la necesidad para muchas de reivindicar su femineidad volviendo a ropas “femeninas”. Ahora, con las lesbianas “femeninas”  bien camufladas e integradas en la sociedad, ¿cuál es el camino? 

Muchas veces se pregunta: “¿Quién hace de chico y quién de chica?” Esto, obviamente sucede cuando las estéticas son tópicas: la de los vestidos vs. la marimacho. Nos quejamos de que esta pregunta es heterodominante, que no comprende que ninguna hace de chico, que son dos mujeres con gustos estéticos diferentes… Y sin embargo, entre nosotras, muchas veces hemos oído o hecho estos comentarios. Que si no parece bollo, que si es un marimacho, que si parece un tío… ¿Qué respeto y comprensión podemos pedir a nadie cuando ni siquiera somos conscientes de que los patrones heterosexuales dominan nuestras palabras, nuestros actos y nuestros gustos? ¿Cómo nos atrevemos a pedir respeto e igualdad cuando ni siquiera todas nosotras somos capaces de unirnos en algo tan sencillo como: “Si te gustan las chicas, eres lesbiana sea como sea la chica que te gusta?”

Hemos pasado de un mundo en que las únicas lesbianas eran las “masculinas” a un mundo en el que las únicas lesbianas son “femeninas”, jóvenes, divinas y estupendas.  Y digo yo, cuando empezamos a cumplir más años de los “estéticamente” aceptables, ¿volvemos a ser invisibles? ¿Hay que esconder a las lesbianas menos femeninas, a las menos monas, a las menos jóvenes? La visibilidad lésbica de la que tanto se habla, ¿nos la creemos todas? 

Oigo cada día, por parte de heteros y gays (hombres y mujeres) comentarios que me hacen hervir la sangre.  Lesbiana, según mi forma de entender las cosas (que, por supuesto, puede estar equivocada), es toda aquella mujer que ama a otras mujeres. A partir de ahí, por mi parte, como si quieres salir a la calle con falda de faralaes y camisa hawaiana, con tu cabeza llena de canas, con el pelo rapado o con todas las arrugas que cualquier persona que sonría mucho se forja a lo largo de los años.
Zoe Riudavest

Fuente: Mirales.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario