lunes, 23 de junio de 2014

Encuentros fugaces

 

Una fantasía gay muy recurrente es tener un encuentro sexual con un hombre heterosexual casado. Puede parecer perverso para algunos, pero lo más increíble es que no sólo es una fantasía sexual de hombres gays sino también de hombres heterosexuales.
Según el libro Psychology of Sexual Orientation and Gender Diversity (Psicología de la Orientación Sexual y la Diversidad de Género), el 76 por ciento de los anuncios de hombres en una página web de contactos gays puntualizaban la búsqueda de “hombres no homosexuales”, pues querían a chicos más “masculinos, dominantes o directos a la acción”.
Para la investigación publicada en el libro, se analizaron mil doscientos anuncios de una conocida red social y en uno de cada cuatro se trataba de hombres heterosexuales, casados y “discretos” que buscaban a otros hombres “no homosexuales”.
Por un lado, están los hombres heterosexuales que quieren cumplir su fantasía, del otro están los gays, que con tal de cumplir también sus sueños eróticos, se hacen pasar por “hombres no homosexuales”, es entonces que se da el encuentro.
Cuando el hombre casado (supuesto heterosexual) tiene uno de estos encuentros, no siente que peligra su masculinidad, pues según él no lo hizo con un gay, sino con otro heterosexual. Según los autores del libro, es muy común que estos hombres sean en realidad homofóbicos y que con tal de esconder sus verdaderas tendencias homosexuales, buscan tener sexo con otros hombres de forma clandestina.
No obstante, la sexualidad humana y la masculina en particular es muy basta, hay hombres que simplemente buscan experimentar sin ser necesariamente homosexuales.
Fuente: Lo que un gay quiere ver


No hay comentarios:

Publicar un comentario