miércoles, 18 de junio de 2014

5 pasos para desarmar a tu chica esta noche

El trabajo, los compromisos, la vida social y las obligaciones pueden provocar que llegue un momento en el cual caigas en la rutina. El plan para mañana es el mismo que el de hoy y que el de ayer, y precisamente eso te impide darte cuenta de que te estás olvidando de tu pareja. O simplemente, las cosas no funcionan porque necesitáis algo nuevo. Pero esta situación va a cambiar. Lo que hoy te traigo es una propuesta para romper con el día a día y darle un poco más de vida a tu relación. Sólo debes seguir cinco sencillos pasos inspirados en el BDSM (no te preocupes, son de nivel básico) y disfrutar del momento.
  1. Demuéstrale que esta noche tienes el control
mirales.es 

Es evidente que en todas las parejas hay una dominante. Si tú ocupas ese rango, genial, lo tendrás más fácil. En el caso de que no lo hagas, deberás esforzarte por cambiar los roles, al menos durante unas horas. ¿Nunca has oído que para cambiar algo hay que hacerlo de forma diferente? Pues eso mismo. Puedes vestirte de forma diferente, por ejemplo. ¿Qué tal algo de cuero? Sin duda te daría el aspecto de una verdadera dómina. También puedes utilizar algo de maquillaje oscuro, ¡no pasa nada si queda exagerado! Piensa que no te verá nadie más que tu pareja. Aunque lo más importante para hacerle creer que hoy mandas tú es transmitírselo: debes sentirte segura, estar confiada y no dudar en ningún momento, porque si lo haces ella aprovechará esa ocasión para robarte la batuta y seguir el juego a su manera.
  1. La clave está en los cinco sentidos
Una caricia en el momento oportuno y en el lugar apropiado puede causar sensaciones increíbles y desconocidas hasta el momento. Para que eso ocurra: busca algo que te permita inmovilizarla. Puedes usar cuerdas, aunque lo que encontrarás por casa con más facilidad son lazos. Átala por las muñecas (si se deja) con el objetivo de que se mueva lo mínimo posible. Ponle un antifaz o un pañuelo que le cubra los ojos y, como plus, tápale las orejas con unas orejeras o ponle los auriculares con música sexy. Piensa que, si llegas a este punto, los sentidos de la vista y del oído permanecerán ocultos y se agudizarán los demás. Pero lo más importante: se volverá mucho más sensible al tacto. Un consejo: aléjate unos segundos y quédate callada, que parezca que te has ido. Esos momentos despertaran su curiosidad y su deseo y aumentarán su excitación. Después, juega con las texturas. Puedes acariciarla con tus manos o con diferentes objetos como esponjas, plumas o cepillos de pelo.
  1. Frío vs. Calor
mirales.es 

Estás logrando tu objetivo: regalarle una noche que jamás podrá olvidar. Fíjate en sus reacciones y basándote en eso, decide si quieres seguir o hacer algo diferente. Aprovecha que no puede moverse y juega con la temperatura usando cualquier cosa que se te ocurra. Lo más acertado sería crear un contraste entre un paño húmedo y caliente y un cubito de hielo. Puedes ir recorriendo su cuerpo con el cubito de hielo para que su piel se erice y seguidamente volver a las caricias. No olvides tu lengua, es muy probable que consiga hacer estremecer a tu pareja con tan sólo una pequeña lamida. Incluso puedes darle leves mordisquitos cuando menos se lo espere.
  1. Algo de spank nunca viene mal
El spank es una práctica que consiste en azotar el trasero. Sus beneficios se conocen ya desde la Antigüedad, los griegos descubrieron que hace circular la sangre y nutre la piel. Así que, ¿por qué no probarlo? Puedes desatar a tu chica y hacer que se tumbe boca abajo en tu regazo. Ella debe estar cómoda para que no se distraiga porque tiene una mala posición o no está a gusto. Empieza con palmadas suaves y ve subiendo poco a poco la intensidad, siempre guiándote por cómo va reaccionando tu pareja. El dolor que sienta debe ser placentero, que se pueda disfrutar. Y recuerda, no sólo se trata de azotar, sino también de acariciar, tocar y masajear. Cuando decidas que ya ha tenido suficiente, no pares en seco, vuelve a disminuir la intensidad hasta que se conviertan en leves caricias.
  1. El tiempo está en tus manos
mirales.es 

¿Cómo se ha portado tu chica hasta ahora? Si ha sido buena, deberías premiarla por haberte cedido el control y por haber seguido todas tus instrucciones. Puedes hacerlo regalándole un merecido orgasmo; pero no tan rápido. Estimúlala con caricias o bien con sexo oral y cuando veas que se está acercando al orgasmo, dile que no le dejarás llegar hasta que tú se lo digas. Por un lado, escuchar eso la excitará aún más. Por otro, pondrá a prueba su autocontrol. Sigue excitándola y decide cuándo le vas a permitir alcanzar el clímax, ¡tú mandas! Una alternativa totalmente diferente es decirle que tiene que llegar tres veces al orgasmo en un periodo de tiempo concreto. Dale lo mejor de ti y vela por que así sea, el resto es cosa suya.
Y así es como le darás a tu chica una noche única que seguro que recordará durante mucho tiempo. Más adelante, podéis cambiar los roles para que ambas podáis tener los dos puntos de vista. Pero lo más importante: ¿qué te han parecido estos consejos?, ¿crees que podrían funcionar?, ¿cómo piensas que reaccionaría tu chica? Para responder a estas preguntas sólo tienes que hacer una cosa: ponerlos en práctica.
Thais Duthie
Fuente: Mirales.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario