lunes, 5 de mayo de 2014

Un investigador recopila todas las evidencias científicas contra las leyes anti gay

Un investigador recopila todas las evidencias científicas contra las leyes anti gay 
Las leyes contra la homosexualidad suelen apoyarse en argumentos pintorescos, pero que tienen mucha fuerza en esos territorios, como que la homosexualidad se puede inducir o que es un trastorno mental curable. Estas ideas no tienen una base científica pero aún así se emplean como una verdad absoluta para apoyar estas legislaciones. Para responder a estos argumentos el investigador Chris Beyrer ha reunido en un artículo todas las evidencias científicas que refutan esas ideas, en un intento de atajar y responder a los informes ‘científicos’ elaborados por los gobiernos de esos países. Beyrer dirige el Centro de Salud Pública y Derechos Humanos en la Escuela de Salud Pública de Bloomberg, dependiente de la Universidad John Hopkins.

Beyrer se centra sobre todo en los casos de Uganda y Rusia, donde los argumentos pseudocientíficos se han empleado más para justificar las leyes antigay. “Ya que otros muchos países están considerando una legislación similar, incluyendo Kenya, el Congo, Ghana y Gambia, y en tanto que Nigeria, Rusia y la India ya han visto significativos pasos atrás para los derechos LGBT, es importante entender las ideas detrás de la legislación y el uso de información y datos en los que la decisión de aprobarla se basaba al menos parcialmente”, señala el investigador, que recopila en el texto las referencias de los principales estudios sobre el daño que causan las terapias de conversión y sobre cómo es imposible cambiar la orientación sexual de una persona.

Beyrer se centra sobre todo en desmontar la idea de que los homosexuales se dedican a reclutar heterosexuales para convertirlos en homosexuales, una idea que aparece detrás de la legislación ugandesa, pero que sobre todo es el argumento central de las leyes rusas, que prohíben hablar de la homosexualidad a los menores de edad. “El argumento del ‘reclutamiento’ está consistentemente en la base de estas alegaciones anti gay. El hecho de que la evidencia científica y clínica demuestra consistentemente que la orientación sexual (heterosexual, homosexual, u otra) es un atributo fuertemente fijado en el individuo y no está sujeto a cambio por influencias externas, intentos de terapia o aproximaciones basadas en la fe, es de una importancia crítica para contrarrestar estos argumentos”, explica Beyrer.

El investigador concluye señalando que el argumento principal que se debe desmontar es el de que la homosexualidad supone una amenaza para la heterosexualidad: “Tomado en conjunto, este extenso cuerpo de evidencia es concluyente en que la homosexualidad no es más una elección más que la orientación heterosexual, ni se ‘aprende’ o ‘desaprende’ o se ve afectada por la exposición a personas homosexuales. Es más bien una variante de la orientación sexual humana y un aspecto invariable del ser”.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario