miércoles, 21 de mayo de 2014

Mi novia está en el armario

Tal vez estás enfocada en lo que no podéis hacer. Ir a cenar con sus padres. Ir de la mano por todas partes y no sólo por los barrios gayfriendly, etcétera. Enfócate en lo que sí esta avanzando. ¿En estos meses se lo ha dicho a sus mejores amigos o a sus hermanos? ¿Ya te da la mano por sitios gayfriendly? ¿Bromea sobre el tema o se lo toma con más ligereza que antes? Eso es un síntoma de que algo esta cambiando.

4.¿Cuáles son sus razones para no salir del armario?

lessamour lesbianas 

Si sus razones son ilógicas, tipo “es que esto es malo” o “nunca saldré del armario porque es vergonzoso”, te has encontrado con un hueso duro de roer. Tendrás que esperar a que sus pensamientos evolucionen hacia la integración o plantearte poner fin a una relación que está siendo menospreciada a nivel conceptual.
Si sus razones son “me va a costar”, “tengo miedo al rechazo”, “no sé cómo hacerlo”, sólo necesita tiempo, e ir viendo que no pasa nada según vaya recibiendo buenos feedbacks de la gente que lo va sabiendo. En este caso: Paciencia.

5.¿Este tema está afectando a tu autoestima o a tu identidad?

En cualquier caso, salir del armario es algo que principalmente le atañe a ella, así que trata de que te afecte lo menos posible. No te obsesiones. Si tu vida es visible y normal, predica con el ejemplo, ten paciencia y anímala a dar pequeños pasos, es todo lo que puedes hacer por ella por ahora.
Si este tema te está afectando demasiado, es hora de que tomes decisiones. Sugerirle que acelere ciertos avances, poner distancia o dejarlo. Imponer tus criterios y exigirle que salga de una vez del armario de forma total no es el mejor camino: podría generarle demasiado estrés y hacer que la relación se degrade.

Una vez respondidas estas preguntas tienes datos suficientes para decidir qué hacer:
¿Te compensa con creces seguir en la relación? Magnífico. Recuerda que es recomendable tener paciencia y mano izquierda. ¡Ánimo con ello!

Si nada cambia, si para su familia sigues siendo su amiga pasados los años, si sigues teniendo que ocultarte por la calle o con sus amistades después de mucho tiempo, es necesario que examines si esta situación está mermando tu autoestima o tu dignidad:

Si la respuesta es no, aún puedes seguir luchando por la relación si crees que te compensa.
Si la respuesta es sí, si esta situación está empezando a hacer mella en ti, tal vez es hora de decir adiós.
Fuente: MiraLes.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario