lunes, 12 de mayo de 2014

Las parejas lesbianas se casan antes y gastan más en su boda que las gays

Las parejas lesbianas se casan antes y gastan más en su boda que las gays 
El mundo de las bodas LGBT todavía es lo suficientemente reciente como para que no existan muchos datos estadísticos al respecto. ¿Hay realmente diferencias entre parejas gays y parejas lésbicas? ¿Tienen las parejas LGBT un comportamiento distinto a las heterosexuales? En el marco de la convención de la IGLTA en Madrid se han presentado los resultados de un estudio conducido por Community Marketing and Insights (CMI) que ofrece una radiografía interesante de las bodas entre personas del mismo sexo en Estados Unidos. Las principales conclusiones apuntan a que las parejas de chicas se casan antes, gastan más en su boda y siguen más las tradiciones que las parejas de chicos.

La encuesta se ha llevado a cabo entre 916 parejas del mismo sexo, de las que un 57% estaban casadas, un 19% en uniones domésticas, un 5% en unión civil y el 18% prometidas. Además, un 59% eran parejas de hombres, un 39% de mujeres y un 2% eran transexuales. Los grupos de edad estaban repartidos muy equitativamente. El 36% de estas parejas tienen hijos.
Más de la mitad de las parejas femeninas (un 56%) se casó, o entró en otro tipo de relación regulada, antes de llevar cinco años de relación, un porcentaje que en los hombres es solo del 35%. En el caso de las parejas masculinas, una de cada cinco había esperado más de 20 años para casarse frente a solo un 8% de las femeninas. Además, el 55% de las parejas de chicas gastaron más de 6.000 dólares (unos 4.300 euros) en la celebración de su enlace, un porcentaje que en los chicos baja al 46%. Además, las parejas de chicas recibieron mayor apoyo económico por parte de sus familias, aunque en ambos casos es mayoritariamente la propia pareja la que se hace cargo de la casi totalidad de los gastos. Esto es así para un 73% de las chicas y un 84% de los chicos.

La diferencia para las chicas no es solo económica, sino que tiene un alcance social. Las chicas cuentan con más apoyo emocional por parte de sus familias, amigos y compañeros de trabajo. Destaca la falta de apoyo de los padres: un 59% de las chicas se sintió apoyada por sus padres frente a solo el 39% de los chicos. Por el contrario, un 62% de las parejas prometidas cuenta con el apoyo de sus padres.

Las chicas también tendían más a cumplir con las tradiciones. Solo un tercio de las chicas no compró anillos de compromiso, frente al 81% de los chicos. Sin embargo aproximadamente solo una de cada diez parejas no compraron anillos de boda. Las chicas también cumplían más con otras tradiciones, como contar con lista de bodas, hacer un primer baile en pareja, o celebrar una despedida de soltera. En todo caso la mayoría de las tradiciones no tienen un amplio seguimiento en las bodas homosexuales. También las chicas se van más de luna de miel: dos de cada tres frente a solo la mitad de las de chicos.

Pero el estudio de CMI también incide en los aspectos económicos. Aquí la conclusión es clara: legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo tiene un impacto económico claro: las bodas tienen un presupuesto mayor que las celebraciones de uniones civiles y las parejas homosexuales tienden a gastar más en este capítulo una vez que está legalizado. Las parejas que están prometidas ahora tienen en mente una ceremonia con más invitados que las que se casaron en los años anteriores.

Otro aspecto del estudio señala que una de cada cuatro parejas han tenido problemas de homofobia o discriminación al preparar su boda, ya sean aspectos como errores de lenguaje (referirse a la pareja como novia y novio) o patente hostilidad por parte de los empleados o organizadores. Sin embargo, solo un 46% considera importante que los profesionales encargados de preparar la boda pertenezcan a la comunidad LGBT aunque un 67% sí prefiere que tengan un historial de atender a parejas del mismo sexo.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario