miércoles, 28 de mayo de 2014

¿España cuenta con unas Fuerzas Armadas abiertas a la diversidad?

¿España cuenta con unas Fuerzas Armadas abiertas a la diversidad? 
En RAGAP ya os contamos las consecuencias de alistarte en el ejército si eres gay en muchos países del mundo. En España hace años que el servicio militar no es obligatorio pero, hasta 1986, la homosexualidad estaba considerada un delito contra el honor en el ejército español y el Código de Justicia militar español la castigaba con la separación del servicio y entre seis meses y seis años de cárcel. En la actualidad la mayoría de los países occidentales han suprimido estas restricciones y de los 26 países de la OTAN solo 2 restringen el servicio de los homosexuales, Grecia, y Turquía. Pero no todo es tan idílico como parece.

El presidente de la Confederación LGBT Española Colegas, Francisco Ramírez Martín, le remitía una carta al Ministro de Defensa, Pedro Morenés, donde le solicitaba una reunión, a fín de concretar vías de colaboración para conseguir un Ejército más abierto a la diversidad.

En la misiva Ramírez le recordaba al ministro que en el mes de febrero se publicaba el Mapa del Índice de Integración LGBT (LGBT Military Index) en el Ejército, que mide la situación de los LGBT que sirven en los ejércitos de más de 100 países. El Índice evalúa indicadores complejos, como la existencia de políticas activas contra la discriminación, la representación de las Fuerzas Armadas en los desfiles LGBT o el apoyo de las autoridades militares al Consejo de las Naciones Unidas sobre Derechos LGBT. Nueva Zelanda ostenta el primer puesto (100 puntos), seguido de Holanda, Reino Unido, Suecia, Australia, Canadá, Dinamarca, Bélgica, Israel. España ocupa la posición 11 con 91.8 puntos.

En opinión del presidente de Colegas: ‘España podría avanzar más en el respeto a la diversidad en el Ejército mediante políticas activas contra la discriminación, capacitando a los soldados y, sobre todo, a los mandos en la gestión de la diversidad de orientación afectivo-sexual y de identidad de género, apoyando y reconociendo a las parejas homosexuales de miembros del ejército, y sancionando fuertemente los comportamientos homófobos y transfóbos’, le decía en la carta al Ministro.

Ramírez le recordaba a Morenés la importancia de que ‘el Ejército acepte y asimile la diversidad, y que la vea como algo positivo que enriquece y da valor a la institución’. Asimismo, valoraba que ‘España ha avanzado mucho en derechos sociales en los últimos años, y puede seguir progresando en ese camino para conseguir un Ejército del s. XXI, que sea más tolerante y respetuoso con la diversidad’, concluye la carta.

Ayer por la tarde, el gabinete técnico del Ministro respondía a la misiva agradeciendo a Colega la valiosa información que les aporta con el Mapa del Índice de Integración LGTB en el Ejército pero recordando a la organización LGTB que ‘en nuestras Fuerzas Armadas la igualdad y la no discriminación son objetivos prioritarios de este Ministerio’.

‘En este sentido’, dice el texto, ‘la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, es clara al respecto. Su artículo 4º, establece que “En las Fuerzas Armadas no cabrá discriminación alguna por razón de nacimiento, origen racial o étnico, género, sexo, orientación sexual, religión o convicciones, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Las autoridades competentes promoverán las medidas necesarias para garantizar que, en el ámbito de las Fuerzas Armadas, la igualdad entre el hombre y la mujer sea real y efectiva impidiendo cualquier situación de discriminación, especialmente en el acceso, la prestación del servicio, la formación y la carrera militar”. Asimismo, el artículo 5 de la mencionada Ley Orgánica, sobre deberes de carácter general, dispone que “El militar guardará y hará guardar la Constitución como norma fundamental del Estado y cumplirá las obligaciones militares derivadas de las misiones establecidas en la Constitución y en la Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional, con sujeción a las reglas de comportamiento que se definen en esta ley.” Por todo ello, ya desde hace años, las políticas de personal están inspiradas y regidas por estos principios, asumidos con normalidad’, concluye el texto.

¿Realmente todo es tan inclusivo en el ejército español como indica el texto del Ministerio?. Habría que preguntárselo a los propios soldados pero lo cierto es que las cosas que suceden en las Fuerzas Armadas no suelen trascender a la opinión pública. Acostumbrados a lavar la ropa sucia de puertas para adentro, la respuesta de Morenés no nos aporta nada. La Constitución española garantiza el derecho al acceso a una vivienda digna a todos los españoles y, sin embargo, son miles los ciudadanos que cada día pierden su hogar por no tener un trabajo digno con el que poder pagarse un techo. Una cosa es lo que diga la Ley y otra lo que se ponga en práctica.

Aunque desoladora, no nos extraña la respuesta de Pedro Morenés. Haciendo memoria tenemos que recordar que Defensa subvencionó con 56.000 euros una peregrinación militar a Lourdes, tal y como publicó en el pasado mes de abril El País. Habría que recordarle al ministro que poner en marcha políticas activas inclusivas no salen tan caras al erario público y sólo hace falta tener voluntad.

Y es que Pedro Morenés, nuestro actual Ministro de Defensa es una persona muy religiosa y cercana al Opus Dei. Un mes antes de las elecciones generales en España, fue presidente en España de la empresa panaeuropea MBDA que fabrica misiles y vendía bombas-racimo. También fue consejero de una empresa llamada Segur Ibérica. Curiosamente estas dos empresas que presidía, proveen el armamento a las Fuerzas Armadas españolas (el ministerio que él preside ahora). También fue consejero y representante de la empresa armamentística española llamada Instalaza S.A. Según The New York Times, una de sus empresas fue la que vendió bombas racimo a Gadafi en 2008, que después este utilizó para masacrar a la población libia.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario