miércoles, 7 de mayo de 2014

Colegas denuncia que insultar y agredir a las minorías en España es irrisoriamente barato

Colegas denuncia que insultar y agredir a las minorías en España es irrisoriamente barato 
La sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a una mujer a una pena de 300 euros de multa y una indemnización de 245 euros por lesionar e injuriar a dos vecinas lesbianas. La señora afronta su segunda condena ya que el juzgado de Instrucción 6 de Castellón ya le impuso una multa de 180 euros por una falta de lesiones y dos de injurias, penada con 120 euros, que la condenada apeló a la Audiencia Provincial. El juzgado estimó probados que el 24 de julio de 2012, D.C.S. arrojó una piel de plátano mordido desde su ventana al patio de la vivienda en la que reside el matrimonio compuesto por las dos mujeres. Ellas metieron el deshecho en una bolsa y llamaron por el interfono del portal a la autora, recriminándole su acto, a lo que la mujer bajó a la calle, les profesó expresiones tales como 'bolleras y tortilleras de mierda' y comenzó una pelea en las que les produjo contusiones y arañazos.

La sentencia actual reconoce que las relaciones vecinales entre ambas partes "no parecen ser lo educadas y cordiales que deberían, más ello no priva de la veracidad de sus testimonios". El tribunal descarta que la víctima se autolesionara o que la lesionara su pareja como aseguraba la condenada y le impone además las costas procesales.

Según un reciente informe del Ministerio de Interior de España, en 2013 se produjeron 1.172 ataques, la mayoría motivados por la orientación sexual o identidad de género (452 casos) o el origen racial (381) de las víctimas. Andalucía, Cataluña y Madrid encabezan estas estadísticas con 299, 188 y 136 casos respectivamente.

La Confederación Española LGBT Colegas ha denunciado la irrosoria multa que se ha impuesto a la agresora: “Según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA), entre el 60% y el 90% de las víctimas de delitos motivados por sentimientos de odio no denuncian su caso. Uno de los motivos principales de esta falta de denuncia es la sensación, muy justificada, de que la mayoría de los delitos queda impune o recibe penas mínimas”, estima Paco Ramírez, presidente de Colegas.

“La falta de una ley que castigue la discriminación motivada por el odio, ya sea homofobia, xenofobia, racismo, antisemitismo, etc... está logrando que muchos delitos de odio queden impunes o cuando no son castigados levemente. Es necesario una urgente Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación que regule este tipo de delitos en nuestro país, ante la ambigüedad y el vacío legal existente en este momento en nuestro país. Con una Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación tendremos por fin una herramienta legal para combatir los delitos de odio y garantizar de manera efectiva el cumplimiento del principio de igualdad y proteger a la ciudadanía frente a cualquier tipo de discriminación”, ha declarado Paco Ramírez.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario