martes, 27 de mayo de 2014

¿Coaching gay? Cinco reflexiones a tener en cuenta

¿Coaching gay? Cinco reflexiones a tener en cuenta 
Muchas veces me preguntan qué tiene de particular el Coaching Gay. Mi respuesta es: nada y todo. Los gays somos un grupo humano más, con sus propias particularidades y batallas que librar. En un proceso de coaching se tratan siempre asuntos muy personales y muchos nos sentimos más libres de expresarnos con una persona que sabemos que nos entiende a un nivel profundo. ¿Quiero decir con esto que un gay ha de buscar a un coach gay? No, en absoluto. Quiero decir que es perfectamente lícito que lo hagas si crees que te vas a sentir mejor.

Te expongo 5 reflexiones a tener en cuenta en el caso de que seas gay y estés buscando un coach.

1. Coaching no es terapia
El Coaching es una disciplina centrada en impulsar a las personas hacia sus metas. La homosexualidad no es una patología, por tanto (en contra de lo que puedan opinar algunas personas) no se puede tratar. El rechazo, el acoso y el maltrato que podemos haber sufrido muchos homosexuales puede haber generado algún trauma o patología que sí son susceptibles de ser tratados como tales, lo cual es muy diferente. En ocasiones la terapia es necesaria. El Coaching, en cambio, nace del deseo de mejorar nuestra vida; es voluntario, nunca una necesidad.

2. Cumplir objetivos aumenta la autoestima
Es muy frecuente que en procesos de coaching los clientes entren en lo que yo llamo el “círculo virtuoso potenciador”. Me explicaré. A menudo acuden a nuestros despachos personas con bajos niveles de autoestima. No hay nada que incremente más la autoestima que la consecución de metas, y dado que el coaching centra sus energías precisamente en esto, a medida que un coachee (cliente) ve sus metas cumplidas, también eleva sus niveles de autoestima. Y ¿qué hace una persona con alta autoestima?: se plantearse metas más altas. Y ¿qué pasa cuando las consigue? ¡Exacto, Su autoestima se ve nuevamente reforzada. Este círculo virtuoso es uno de los mejores en los que puedes caer.

3. Empatía y particularidades de las personas gays
La empatía es una de las capacidades más valoradas de un coach. Por supuesto que no es necesario que to coach sea homosexual para que sienta empatía contigo, y lo normal (y profesional) es que un coach deje de lados sus prejuicios a la hora de afrontar un proceso de coaching. Sin embargo, la mayoría de los coaches acabamos subespecializándonos en aquellos ámbitos que mejor conocemos, dado que es ahí donde mejores resultados podemos ofrecer. Por esto es muy recomendable que cuando buscamos a un coach, nos aseguremos de que está alineado con nuestra forma de vida, para poder hablar con la plena confianza y la tranquilidad de sentirnos comprendidos.

4. Eliminar obstáculos profesionales
Aún estamos lejos de vivir en un mundo ideal. En ocasiones progresar profesionalmente es difícil debido, precisamente, a los prejuicios del entorno. Si eres gay y te sientes identificado con esta afirmación, el Coaching puede ayudarte, puesto que es una herramienta fantástica para desarrollar tu carera profesional minimizando al máximo la influencia de las limitaciones internas y externas. Lo profesional y lo emocional están íntimamente ligados, aunque pueda parecer lo contrario.

5. El peso de los estereotipos
Todos los grupos humanos los tienen. Los estereotipos no son ni buenos ni malos y sin embargo pueden acabar siendo un inconveniente si pretendemos destacar, ya sea a nivel profesional o personal. El Coaching de Marca Personal funciona a la perfección para ayudar a las personas a potenciar su diferencia en lugar de ocultar su verdadera personalidad debajo de estándares obsoletos. Ser gay no implica llevar un determinado tipo de vida. Ser gay es sólo una característica más de tu persona. ¿Por qué hemos de permitir que nuestra orientación sexual nos defina como personas?
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario