viernes, 25 de abril de 2014

Que nadie te diga que ser gay es fácil

mirales.es 
“Si no pasa nada, hombre”. “Si no es para tanto”. “Si hoy en día ya es normal”. “Si es que te lo has tomado mal. Le das demasiada importancia”.


¿No has oído alguna vez estas expresiones cuando alguien le contó a un hetero que es gay? ¿O cuando alguien narra lo que le dijeron sus amigos cuando estaba saliendo del armario?

Sin embargo, si tan fácil es, ¿por qué hay tan pocas mujeres en el mundo que hayan declarado su orientación? ¿Por qué en España apenas se sabe de algunas actrices y no porque ellas lo manifiesten, sino porque dejan que los medios de comunicación lo difundan? ¿Por qué hay personas que se marchan a otros países, a otras ciudades a vivir una doble vida? ¿Por qué hay gente que acaba con su vida?

Pues por algo será. Quizá ser gay no sea tan fácil. Sí es cierto, afortunadamente, que hay personas que lo viven con absoluta normalidad y efectivamente para ellas sí es fácil. Enhorabuena, porque no es lo habitual. Ser gay es sinónimo de ser valiente. Valiente hacia los demás, con tus actos, y sobre todo valiente contigo misma.

Ser gay es difícil. Porque lo es aceptarte. Porque lo es compartirlo. Y como dice Ellen Degeneres, nadie debe vivir con un secreto. Ocultar tu identidad es duro. Pero el miedo al rechazo está presente. Hasta que llega un momento en el que, como dice el psicólogo Alberto Tarriño, el dolor que produce ocultar lo que eres es mayor que enfrentarte a un rechazo.

mirales.es 

Y más tarde viene lo de que, cuando te has aceptado y se lo has contado a medio mundo, te entran las dudas. Y te planteas si lo serás del todo o sólo “a medias”. O quizá todo lo contrario. Que igual resulta que a lo mejor te precipitaste al ponerte la etiqueta. A ver cómo deshaces ahora la que has organizado. Vaya presión. Presión de ida y ahora presión de vuelta. Un guirigay, nunca mejor dicho.

En ciertos grupos sociales puede ser más fácil que en otros. En unos entornos puede ser más llevadero que en otros. Afortunadamente, en España, de acuerdo a un estudio de investigación llevado a cabo por el instituto Pew Research Center, la homosexualidad es mejor comprendida que en ningún otro país del mundo. Y en países como Bélgica o Noruega los comportamientos homofóbicos son condenados. Sin embargo, a fecha de hoy, existen países donde la homofobia va en aumento, como Rusia, o como Nigeria, donde en enero de este mismo año se promulgaba una ley que contempla penas de cárcel de hasta 14 años para aquellas personas que manifiesten su condición sexual en forma directa o indirecta, obligando a los gays a vivir en la clandestinidad. Pero el premio es para Kuwait, que ha instalado en sus fronteras una máquina para “detectar” gays, no os lo perdáis, y si la máquina detecta que no eres heterosexual, te devuelve a tu país por el mismo caminito que has venido. O por otro. Eso les da igual siempre y cuando no entres en su país pues  para ellos ser gay es “contrario a la naturaleza humana y socava y destruye la humanidad”.

En resumen, que ser gay es difícil, cuando estás en el armario y cuando estás fuera de él. Pero ser gay también es maravilloso.
Arango Coaching
Fuente: Mirales.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario