domingo, 27 de abril de 2014

Dime cómo comes y te diré cómo eres en la cama

Dime cómo comes y te diré cómo eres en la cama 
 Libros que te ayudan a mejorar las relaciones sexuales hay muchos. Nosotros te explicamos cómo quitar manchas de semen del sofá y limpiar tu juguete sexual favorito, una guía muy útil escrito por Jolie Kerr con la solución para esos dramas de la suciedad moderna e incluso le dimos la vuelta a la publicación de la ultraconservadora católica italiana, Costanza Miriano y lo retitulamos ‘Cásate y sé sumiso, un práctico manual para fetichistas, barebackers y fist fucking’. Ahora la escritora Alicia Misrahi nos da las claves para superar un momento bochornoso con una nueva conquista. Antes de llevártelo a la cama, invítalo a comer porque, al parecer, te dará las claves de su comportamiento sexual.

Los que comen lentos y no disfrutan de la comida no suelen rendir en la cama. Así lo explica la escritora Alicia Misrahi en su libro "Sé mala en la cama", donde ofrece interesantes consejos para reconocer a un buen amante. Aunque el manual está enfocado al público femenino, nosotros consideramos que puede ser aplicable a todo tipo de parejas, sean éstas hetero o homosexuales porque hay comportamientos que pueden ser aplicables tanto para féminas como para el género masculino.

Misrahi basa sus reflexiones en los estudios del psicólogo Maurice Yaffe y alerta sobre la importancia de poner atención en la forma de comer de tu chic@. El especialista distingue cuatro tipos de comedores:

1. Comen lento y paladean. Disfrutan de la comida y tienen interés en su modo de preparación. En la cama, se mostrarán igualmente sensuales, decididos y delicados.

2. Comen lento pero desganados. En este grupo engloba a los que no disfrutan de la comida, ni de su preparación y consideran que comer no es gozar sino una necesidad obligatoria. Según Yaffe, a menudo tienen problemas en la cama.

3. Comen rápido disfrutando. "Son sensuales pero algo ansiosos e impacientes en la cama. Tienen dificultades para relajarse y dejarse llevar. Algunos pueden ser buenos amantes, aunque dominantes, ya que les gusta tener controlada la situación". Ideales para los que le gustan dejarse llevar y no son dominantes.

4. Engullidores. Comen rápido y no les importa qué comen. En esta categoría hay cuatro subtipos:

a) Los presexuales: tienen dificultades para mantener cualquier tipo de relación sexual y en muchos casos son vírgenes. Sin embargo, con un poco de paciencia pueden ser estupendos amantes.

b) Los que no tienen interés por el sexo: son una causa perdida.

c) Los que usan la comida como sustituto del sexo: tienen tendencia a la obesidad. Pierden peso con facilidad y vencen su ansiedad, convirtiéndose en una buena apuesta para el futuro.

d) Los que comen rápido, sin disfrutar y viven el sexo como algo mecánico: se trata de hombres a los que no les gusta ni la intimidad ni involucrarse emocionalmente. Son demasiado directos y prácticos, y, simplemente, alivian una necesidad.

La forma de besar y de comportarse con los demás también puede darte muchas pistas para saber si un hombre es un buen amante. Y tal y como advierte la autora, tendrás que plantearte si te interesa tener algo con un hombre engreído, que se cree que está por encima de todos y solo se muestra condescendiente con los demás.

Por último, fíjate en cómo trata a los amigos, familia, qué tipo de amistades tiene, en sus aficiones, en cómo habla de sus ex... Todo importa, porque así es como acabará siendo contigo.

En las páginas de este libro aprenderás cómo aumentar tu autoestima sexual, ligar em cualquier momento y lugar (incluso virtual), a liberarte de tus prejuicios, conseguir los mejores orgasmos, ofrecer y recibir el mejor sexo oral de tu vida, vivir las fantasías más morbosas, realizar todo tipo de posturas durante la penetración e ir más allá: sado, intercambio de parejas….
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario