jueves, 3 de abril de 2014

7 sugerencias para una Semana Santa de pecado

Algunas ideas por si acaso todavía no te has decidido


EscapadaRural.com nos sugiere siete  casas rurales perfectas en las que satisfacer nuestros deseos, lo que en otro tiempo eran considerados los grandes pecados capitales.  Disfruta de una escapada de lo más placentera de la que volverás totalmente relajado con las siguientes propuestas.
Lujuria: una estancia de lo más placentera
En el Sur de Ávila hay una casa que se conoce por su sala de relajación: la Casa Rural Neila. En ella se dispone una bañera hidromasaje para dos personas con cromotorapia, un diván tantra y un sofá ergonómico que, según los propietarios, se ha diseñado especialmente para hacer el amor en posturas cómodas y placenteras.
Gula: el deber de comer bien
Comer bien no tiene por qué ser gula, sino un placer y una necesidad. Además de los grandes destinos gastronómicos de nuestro país, hay pequeños paraísos todavía desconocidos para el comensal más exigente. Es el caso del Hotel Rural Serra de la Martina, situado en Alcalá la Real, en Jaén. Todos los platos se elaboran con los productos de la propia huerta y de la naturaleza que rodea al alojamiento, con unos tomates que jamás podrás comer en otro lugar. El emplazamiento, además, es perfecto: en pleno circuito de los Caminos de Pasión que exaltan la Semana Santa andaluza.

Avaricia: acumular momentos especiales


La avaricia, tan denostada, puede ser inmaterial. Se pueden acumular momentos inolvidables, como el picnic perfecto al lado del río que siempre vemos en las películas. Este momento hollywoodiense, por ejemplo, se hace realidad en la finca La Ramallosa en Cáceres. Codiciar momentos de felicidad, de reposo, ¿puede ser pecado?
Pereza: mínimo esfuerzo “on”
Si buscas una escapada en la que no hacer nada más que descansar y relajarte, esa en la que ni te molestarías en apagar los interruptores de la luz, escoge un alojamiento domótico. La tecnología que ha venido a hacernos la vida más agradable también se ha instalado en el mundo rural. Por ejemplo, en la casa rural Entre Babia y la Luna, en Villafeliz de Babia, León. La apuesta de lospropietarios es, entre otras, que los viajeros no se molesten en regular la temperatura, que ya lo hacen solos los sensores, o las luces.

Ira: meditación contra la furia
La ira es un rapto emocional que busca un descargo, cueste lo que cueste. No hay por qué llegar a ese estado y sobre ello la filosofía

 
oriental tiene mucho que enseñarnos. Este no es un pecado capital de deseo, sino de carencia. Para llenar ese vacío, nada como meditar y velar por el bienestar interior. No es extraño encontrar casas rurales con yoga, meditación y talleres de salud emocional. Entre ellas, destaca la casa rural Mar de la Carrasca con sus clases de yoga y pilates en el entorno natural de Vallehermosa del Río, en Castellón.
Envidia: que no lo disfruten otros

Digamos que cualquier foto que se comparta por tus redes sociales desde lacasa rural la Heretat de Guàrdia, en Lleida, provocará oleadas de envidia entre tus seguidores. Un jacuzzi detrás de un ventanal con vistas al horizonte verde, por ejemplo, desde esta masía de lujo con más de 5 siglos de historia será la envidia de todos tus contactos. No es para menos.
Soberbia: tu yo más exquisito

La sobrevaloración del yo, la soberbia, pasa en turismo rural por el hedonismo. El turismo de bienestar es un producto en auge que ha llegado a todos los rincones del país, por eso encontramos casas rurales con Spa, terapias de bienestar, gimnasio y servicios de belleza en todas las provincias. Nos quedamos con Aqua Luna Spa Rural, en la provincia de León. El hedonismo al servicio de la belleza: analizadores faciales, tratamientos de adelgazamiento, masajes, baños termales o Spa son algunos de los recursos para el yo más exquisito.
 Fuente: Ociogay.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario