lunes, 3 de marzo de 2014

Sevilla se cambia de acera

15457824 
 Sevilla lleva desde mediados de la pasada década trabajando en silencio por hacerse un hueco en el sector del turismo gay. Todo arrancó en 2005, cuando el Ayuntamiento ingresó en la International Gay & Lesbian Travel Association (IGLTA), entidad adscrita a la Organización Mundial del Turismo, que representa a más de 5.000 empresas e instituciones asociadas en 160 países. Ya en 2006, el Consistorio editó una guía de la ciudad dirigida a este colectivo y emprendió varias acciones con el objetivo de atraer a uno de los sectores de población que más viajes realiza al año y que más dinero gasta en ellos. En esta línea, el anterior gobierno local (PSOE-IU) llegó incluso a competir en 2008 por captar para la capital hispalense la Convención Mundial de Turismo Gay de 2010, un encuentro que mueve millones y que reúne a las grandes empresas dedicadas a este negocio. Finalmente, Amberes se llevó el gato al agua en una ceremonia celebrada en Las Vegas (EEUU), en la que Consorcio de Turismo, que competía también con Londres, desplegó una campaña de promoción sin precedentes de Sevilla como gran destino gay de España.

Con la llegada del PP al Consistorio, esta línea de trabajo no se ha abandonado ni mucho menos y, de hecho, ha dado enormes pasos hacia la consolidación de la capital hispalense como referente de estos viajes. Gracias a ello, hace unos 10 días estuvo de visita profesional en la ciudad el presidente de la International Gay & Lesbian Travel Association (IGLTA), John Tanzella, cuya presencia se disputan ciudades de todo el mundo.
Tanzella acudió a Sevilla invitado por el Ayuntamiento –que lleva años insistiéndole para conseguir esta visita– a fin de conocer la oferta de la ciudad para poder recomendarla como segundo destino o subsede de la Convención Mundial de Turismo Gay 2014, que la IGLTA celebra en el mes de mayo en Madrid. Este congreso, que suma ya 31 ediciones, congregará a más de 40 países y 500 líderes empresariales dedicados a este negocio, un suculento botín que el Consorcio de Turismo no quiere dejar escapar.
«Las visitas gais representan el 10% del turismo de Sevilla. Desde hace tres años, el Consistorio asiste a la feria especial dentro de Fitur dedicada al segmento homosexual, ofreciendo a los profesionales nuestra ciudad como un destino acogedor, libre de homofobia y de prejuicios, donde hay establecimientos de ocio especialmente dedicados al turismo gay», explica a El Correo el concejal de Economía y Turismo, Gregorio Serrano, que aunque reconoce que este negocio “no es una prioridad” dentro de la estrategia turística de la ciudad, sí que los equipara a otras líneas de trabajo como el turismo gastronómico o el de cruceros. «Nuestra prioridad es la promoción general, pero aquí hay un nicho importante de mercado en el que tenemos que estar presentes», sostiene.
El delegado municipal mira con especial atención al convención internacional de Madrid, de la que Sevilla será «una subsede», según dijo. «Estamos trabajando para que sus participantes vengan a nuestra ciudad», para lo que los acuerdos de colaboración con la capital y la conexión con AVE ayudarán tanto como el viaje de Tanzella en Sevilla.
Durante su visita, el presidente de la IGLTA, guiado por un representante del Ayuntamiento, tuvo varias reuniones con el tejido empresarial y hotelero de la capital hispalense y de la provincia, que ve en el turista homosexual una posibilidad de negocio más que atractiva.
Cabe recordar que, según el último estudio del Instituto de Turismo de España, este colectivo gasta alrededor de 130 euros diarios frente a los 80 de un turista heterosexual, y tiene una gran disposición para viajar en cualquier época del año.
Por estas razones, cada vez son más las ciudades que tratan de acercarse a este público, y Sevilla está en esa carrera. «Queremos traer todos los eventos importantes que podamos, y si es factible volver a competir por la convención internacional gay, o por cualquier otro encuentro o evento deportivo, lo haremos».
Sin embargo, a Sevilla todavía le queda camino por recorrer para llegar a ser una capital gay-friendly al nivel de Barcelona, Madrid, Sitges, Ibiza o Benidorm, los destinos preferidos por este colectivo, según el Instituto de Turismo de España. Para empezar, el sector especializado es aún escaso y no está estructurado en una organización seria, como ocurre por ejemplo en Cataluña –con la Asociación de Empresas para Gays y Lesbianas– y la ciudad carece de una amplia red de hoteles gay-friendly. En concreto, esta oferta es más bien reducida, con un grupo en el que se encuentran, entre otros, el Hotel Vértice, el Adriano o el Europa. El director de estos dos últimos, Claudio Millán, explica que para sus negocios, la base es «la igualdad de trato». «Nuestra obligación es fijar el mejor servicio y responder a las expectativas de este público, un turista que busca que se le facilite información específica que responda a sus gustos, con locales de ambiente, pero también con sitios donde disfrutar de la cultura y la gastronomía». «Es un cliente muy agradecido, porque todo el mundo no sabe respetar y hay sitios donde por tener una orientación te tratan de una forma u otra. Para nosotros, como no puede ser de otra forma, es uno más».
En cuanto al resto de la estructura hotelera de la ciudad, también carece de una estrategia específica para este sector. Santiago Padilla, presidente de los hoteleros, considera que el público gay «es un cliente más» y reconoce que hay pocos establecimientos especializados, si bien «nuestra oferta está preparada para atender a todos los segmentos, aunque hay establecimientos que intentan orientarse a ese mercado».
Y aunque esto podría parecer en principio una carencia frente a otras capitales, Gregorio Serrano lo interpreta como un punto fuerte a favor de Sevilla. «En Madrid y Barcelona hay barrios con una presencia más importante de población gay, y por tanto hay locales y hoteles enfocados al sector. Sevilla no tiene una zona que se caracterice por el turismo gay, pero una de las cosas que convierte a nuestra ciudad en acogedora y nada homófoba es que dos homosexuales no necesitan ir a un lugar especializado para sentirse integrados. No hay un restaurante con una carta especial para gais . Al final todos buscamos lo mismo”.
Este concejal del PP rechaza la imagen homófoba que en ocasiones se achaca a su partido y lo desvincula por completo de esta política. «Que hayamos tenido confrontaciones con el anterior Gobierno por el matrimonio gay no tiene nada que ver, para nosotros estas personas son tan respetables como cualquier otra. No tenemos ningún prejuicio». Es más, Serrano tiene claro que Sevilla puede calificarse sin complejos como una ciudad gay-friendly. «Nuestro lema es We love people. Somos una capital libre de homofobia, tenemos una mentalidad abierta y respetuosa. En ese sentido claro que asumimos el término comercial de gay-friendly. Queremos que vengan».
Fuente:  El correo de andalucia

No hay comentarios:

Publicar un comentario