jueves, 13 de marzo de 2014

Los trastornos alimenticios entre los gays: una epidemia oculta

 


El 42% de los varones con estos problemas son homo o bisexuales

No siempre pensamos en los hombres cuando se habla de trastornos alimentarios, pero entre la comunidad gay alcanza, en voz baja, el nivel de epidemia. Las estadísticas de la International Journal of Eating Disorders sugiere que el 15% de los hombres homosexuales o bisexuales han tenido problemas con los hábitos alimenticios desordenados durante toda su vida: atracones, anorexia y bulimia. De los hombres que luchan con los trastornos alimentarios, en torno al 42% se identifica como gay o bisexual. La investigación muestra que los trastornos alimentarios son la más letal de todas las enfermedades psiquiátricas.
Benjamin O’Keefe, activista LGBT, declara a la revista Salon.com que sólo una de cada 10 personas con trastornos de la alimentación buscarán tratamiento.”La gente no muere por esto, se dicen”. Sin embargo, el militante considera que se equivocan: “Los trastornos alimenticios tienen la tasa más alta de mortalidad de cualquier enfermedad mental. Tuve que llegar a tocar fondo antes de ver lo malo que era”, asegura. O’Keefe creció como “el gordito” de la clase, idolatraba a los hombres con rostros angulosos y six-pack, además, como actor, debía encajar en ese molde. Entonces se le ocurrió una solución que pensó que era brillante: no comer.”No podía creer que nadie hubiera pensado antes en eso”, asegura.
Las imposiciones estéticas que sufren los hombres homosexuales es una de las causas que manejan los expertos, además de la excitación masculina a través de lo visual, hay quien señala otras crisis más recientes como causa de este mal colectivo: los problemas de imagen corporal de los infectados por VIH marcó a todo el colectivo, además de que lucir más fuerte ha evitado a muchos LGTB no ser acosados, aseguran.
Caza Bannister, un psicoterapeuta que se especializa en trastornos de la alimentación, lamenta que “Es un tema que trágica y lamentablemente está poco investigado. Ese subgrupo, nuestros vecinos y nuestros compañeros, además de miembros de nuestra familia, merecen más atención”.
Fuente: Ociogay.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario