martes, 11 de marzo de 2014

El coaching, aprender a trabajar para resolver cualquier situación

El coaching, aprender a trabajar para resolver cualquier situación 
 Como coach existencial intento abarcar todos los conceptos y situaciones que nos rodean, tanto sociales como personales, pero sobre todo humanos y existenciales. En cierta medida, quiero que este artículo sea un canto al valor de la confianza y la seguridad personal, que nace de la autenticidad de cada Ser único e irrepetible, donde Dios, la naturaleza, y por último la genuina libertad de cada hombre, deciden qué hacer con su propia vida, la cual en última instancia, es solo al hombre a quien realmente pertenece, de modo único, personal e intransferible.

Quiero compartir hoy con todos vosotros una disciplina de la que se habla mucho hoy en día, pero no se la conoce realmente en profundidad, es el campo profesional de coaching. Cuya palabra procede del verbo inglés to coach = entrenar. El coaching es una disciplina cuyo objetivo esencial es el trabajo con la persona o grupo de personas. Permite que obtengan lo mejor de sí mismas, sacando las máximas potencialidades y capacidades, incluso las que aún no conocen en su propio interior, y que de algún modo consciente o inconscientemente, buscan formas de apertura al mundo externo, para beneficiar el interno o propio de la persona que realiza el proceso de coaching.

Vivimos en un mundo complejo, cada vez más competitivo y difícil, por lo que todos nosotros independientemente de nuestra clase social o desempeño laboral, podemos necesitar un proceso de coaching, apoyados por un coach profesional que nos guie en nuestras metas y objetivos.

Realmente el coach es un asesor personal de extrema intuición y sensibilidad humana,
que ayuda a potenciar los puntos fuertes y obtener los mejores resultados posibles del Ser al que asiste y apoya. Es un compañero de viaje que camina junto a ti hacia tus propias metas o estados deseados.

En el proceso de coaching, se parte de la premisa de que es el propio cliente quien cuenta con la mayor y mejor información para resolver las situaciones a las que él mismo se enfrenta, tanto a diario, como en situaciones existenciales y vitales aún no resultas. En vez de enseñar, el coach lo que hace es facilitar al cliente a que aprenda de sí mismo en un proceso de varias etapas cruciales.

Una etapa crucial es la observación, ya que ésta le permitirá analizar diferentes puntos de vista a través de nuevos enfoques, y modelos de pensamiento más adaptativos y eficaces, que los que ha estado utilizando hasta ahora. Igualmente se analizan creencias erróneas que están produciendo limitaciones en nuestro camino de vida, por lo que se buscan nuevas creencias más asociadas a las nuevas necesidades del cliente, siempre y cuando el coach verifique que son adaptativas.

Desde la observación podemos tomar conciencia acerca de nuestro poder de elección. El coach centrará al cliente en las elecciones que toma y en las consecuencias de ellas. Para ello, el coach ofrece alternativas o herramientas mentales para que el cliente pueda elegir con mayor efectividad, siendo plenamente consciente de sus decisiones.

Es completamente lógico que si un cliente busca la asistencia de un coach, es porque algo no va bien en su vida, se ha planteado retos personales en cualquier área de ella, al final esos retos son objetivos, por lo que es esencial para todo proceso de coaching de éxito, ayude al cliente a contar con objetivos claramente bien definidos, y acordes a sus necesidades personales.

El coach acompañará de cerca este proceso, para que el cliente supere las dificultades que suelen aparecer en la puesta en marcha, una vez se activan los mecanismos de superación para la vida diaria. Simplemente debemos de comprobar si nos acercamos o nos alejamos del objetivo marcado, algo vital para la satisfacción del cliente, y su proceso de cambio duradero y sólido.

Para terminar, no existe proceso de coaching exitoso, si antes no se han dado las claves anteriores, pues es vital la participación activa y comprometida del cliente en su propio proceso de cambio personal. Muchas sesiones de coaching no avanzan por la falta de voluntad y actitud por parte del cliente, que pese a ver la diferencia emocional e intelectual del cambio, no actúa de modo comprometido con sus propias necesidades de evolución, en aquellas áreas de su vida que ha descubierto y decidido modificar junto al coach. Espero haberos ayudado un poco más a conocer el apasionante mundo del coaching.
Por Juan Antonio Notario Méndez, Coach
Fuente:Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario