martes, 4 de febrero de 2014

Propósitos para una vida sexual sana y divertida para los gays en 2014

Propósitos para una vida sexual sana y divertida para los gays en 2014





Aunque en RAGAP ya te demostramos que el sexo gay finge los orgasmos menos que el hetero, el caso es que en nuestras relaciones íntimas alguna vez tendemos a echarle un poco de teatro porque, no cabe duda que los gritos y jadeos estimulan para alcanzar el clímax. Es lo que llamamos la ‘pimienta de la vida’. En las relaciones íntimas, los hay de todo tipo: silenciosos e introspectivos, exagerados y expansivos, como de mal rollo o representantes de la felicidad absoluta… En fin, como en la vida misma. Según LiveScience, un estudio realizado a 180 hombres y 101 mujeres reveló que un 25% de los hombres estudiantes universitarios han fingido un orgasmo mientras que 50% de las mujeres también lo aceptaron, pero ¿por qué lo hacen? Según un estudio en la Universidad de Kansas, la mayoría de las personas que participaron fingieron orgasmos con el fin de no herir los sentimientos de sus parejas.


Una cifra nada desdeñable, sobre todo teniendo en cuenta que para el acerbo popular un hombre siempre está preparado para eyacular en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia. A veces, incluso nosotros mismos nos lo creemos, y así nos luce el pelo. Sin embargo, todos sabemos que a veces el rollo de súper-hombre sexual se nos hace trizas y no nos queda otra que disimular y engañar. Ya sea porque no nos lo estamos pasando bien, porque tenemos la cabeza en otro sitio, porque hemos bebido más de la cuenta o porque ya hemos tenido algún orgasmo previo y lo del ‘tres en una noche’ no pasa cada día. A este respecto, mucho cuidado con recurrir a la masturbación ante una cita sexual para evitar accidentes de eyaculación precoz. En ocasiones puede provocar que a la hora de la verdad, una vez metidos en harina, el orgasmo no llegue ni a tiros. Es decir, tres empujones más fuertes de lo normal, proferir un par de gemidos (sin caer en exageraciones, ni dramatismos) y asunto concluido.


¿Qué lleva a una persona a fingir un orgasmo? Desde luego, el deseo de no herir el ego de nuestro compañero sexual. El no querer dar explicaciones ni contar tu vida, sobre todo si se trata de un rollo de una noche. El miedo a afrontar cuestiones de fondo bastante más serias (él ya no te gusta o te has enamorado de otro). El tomarse las relaciones sexuales como una competición deportiva, en la que siempre tienes que ganar y satisfacer sexualmente a tu oponente. En definitiva, el miedo a la comunicación, un contrasentido si tenemos en cuenta que es uno de los pilares fundamentales de cualquier relación sexual, por esporádica que sea. Para esos días que te encuentras desganado, os damos algunos consejos para que borres de tu mente el psicodrama:

-Usa condón. Además de protegeros, os será de gran ayuda en vuestra performance.

-No sobreactuar. Como sabe cualquier actor (aunque algunos parece que lo hayan olvidado) en la naturalidad está la clave del éxito.

-Posturas como el clásico perrito o la cuchara son de gran utilidad para este tipo de fraude.

-Deshacerte del condón rápidamente, envolviéndolo en papel higiénico. Por muchas sospechas que tenga vuestra pareja, no creo que le dé por revolver en la basura.

-No actuar de manera diferente a la habitual en el post-coitum. Si eres de los que hablan y acarician, no te hagas el raro. Si eres de los que se dan la vuelta y se duermen, haz lo mismo. Cualquier cambio de actitud puede levantar más de una sospecha.


Seguramente entre todos nuestros propósitos para el nuevo año reinan bajar de peso, mejorar el empleo, casarse, comprar una casa pero, ¿qué tal mejorar la vida sexual, dejar a un lado los mitos y tabúes?

Una exitosa vida sexual trae beneficios físicos y emocionales, entonces, ¿por qué no proponerse cuidarla mejor y prestarle más atención?. Si queremos tener una vida íntima sana, apasionada y divertida, ahora es el momento de ponernos manos a la obra:

Propósito 1
. Mejorar la comunicación y conseguirás resolver conflictos que tanto afectan el deseo sexual, evita el fingimiento de orgasmos o de insatisfacción y ayuda a encontrar ideas contra la rutina.

Propósito 2. Derriba mitos que no le hacen ningún bien a tu relación como que en cada relación sexual debe haber, por lo menos, un orgasmo de parte y parte, si mi pareja me tiene a mí, no tiene por qué masturbarse o pensar que se recurre al juguete sexual por no satisfacer lo suficiente.

Propósito 3. Pensar también en nosotros mismos. Explorar tu erotismo masculino. Por lo general lo somos más mientras podamos ser como queremos saliéndonos de cualquier molde impuesto social y sexualmente. Nosotros no siempre tenemos el deseo alto. Es sano desligarse de las imposiciones de los roles de ‘siempre listos para la erección y eyaculación’. Es perfectamente posible ser hombres amantes y amorosos, cuestionando la idea del macho penetrador de la pornografía.

Propósito 4. Reconciliarnos con nuestro cuerpo. Nuestra auto-imagen y la aceptación que tengamos de nuestro cuerpo influye en nuestra sexualidad. La mejor forma es amándonos a nosotros mismos con nuestros defectos y virtudes.

Propósito 5. Saber decir no cuando no quieras hacer algo en la vida sexual que implique la anulación de ti mismo.

Propósito 6. Enfrentar la rutina y plantear alternativas eróticas para afrontarla.
Fuente: Ragap


No hay comentarios:

Publicar un comentario