viernes, 14 de febrero de 2014

Profesor Bailey: ‘Ser gay depende en un 40% de la genética, el resto son factores ambientales’

Profesor Bailey: ‘Ser gay depende en un 40% de la genética, el resto son factores ambientales’ 
 El día que un estudio científico demuestre que la identidad de género es producto de la genética muchos homófobos tendrán que aceptarlo y reconocer que estaban equivocados en sus planteamientos. De momento, una nueva investigación dirigida por el profesor John Michael Bailey, de la Universidad Northwestern de Chicago, indica que unos genes específicos pueden aumentar la probabilidad de que un hombre sea homosexual. Sus investigaciones se centraron en estudiar la genética de 400 parejas de gemelos y descubrieron que aquellos que eran abiertamente gays eran más propensos a compartir similitudes en la región Xq28 de su cromosoma X y también en el cromosoma 8.

Esto demuestra que la genética es, aproximadamente entre un 30 a un 40%, la responsable de determinar la sexualidad de un hombre. El resto viene marcado por factores ambientales tales como los niveles hormonales de la madre durante el embarazo. 'La orientación sexual no tiene nada que ver con la elección. Nuestros hallazgos sugieren que puede haber genes en juego y encontramos evidencia de dos conjuntos que determinan si un hombre es gay o heterosexual’, según el psicólogo y experto en orientación sexual y autor del citado estudio, Michael Bailey. La región del cromosoma X que Bailey encontró común en los hombres gays es el mismo que ya adelantó el genetista estadounidense Dean Hamer en 1993, el denominado ‘Gen Gay’.

Investigaciones anteriores han demostrado que los cerebros de los hombres heteros y de los homosexuales son estructuralmente diferentes. En los gays responden a las feromonas sexuales masculinas mientras que los cerebros de los heterosexuales responden a las feromonas sexuales femeninas. Los genes correspondientes al lesbianismo aún no se han identificado.

John Michael Bailey está catalogado como uno de los científicos de más prestigio por sus trabajos en la etiología de la orientación sexual de la que llegó a la conclusión de que la homosexualidad es hereditaria sustancialmente.

A principios de 1990, Bailey y Richard Pillard fueron coautor de una serie de estudios realizados con gemelos en los que examinaron la tasa de concordancia de la identidad sexual entre monocigóticos gemelos (con un 52% de concordancia), dicigóticos gemelos del mismo sexo (22%), los hermanos del mismo sexo y hermanos adoptivos del mismo sexo (11%). Investigaciones más recientes de Bailey destacan también una significativa contribución de factores ambientales en la orientación sexual.

Otra línea de investigación de Bailey va en la línea de demostrar que los homosexuales son sexoatípico (o no conforme con el género) en comparación con los heterosexuales. El psicólogo demostró que, para muchos rasgos de las relaciones íntimas, como interés en el sexo casual y el énfasis en el atractivo físico de la pareja, los homosexuales tienen conductas similares a los heterosexuales. Asimismo, Bailey también está investigando el fenómeno gaydar. Es decir, dar respuesta a la pregunta: ¿tenemos un radar natural para detecta si alguien es gay?.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario