lunes, 3 de febrero de 2014

Los adolescentes gays y bisexuales consumen seis veces más esteroides que los heteros

Los adolescentes gays y bisexuales consumen seis veces más esteroides que los heteros 
Los varones adolescentes gays y bisexuales en Estados Unidos usan esteroides ilegales en un ratio seis veces superior que los heteros, según el Fenway Institute, el departamento de investigación de un centro de salud de Boston que trata a gays y lesbianas.

Esta gran diferencia supone “una disparidad dramática” que apunta a la necesidad de llegar a este grupo, según los investigadores.

Las razones de las diferencias no están claras. Los autores del estudio interpretan que es posible que los chicos gays y bi sienten más presión para lograr un físico corpulento masculino “ideal”, o que piensan que los esteroides “les ayudará a desarrollar sus músculos para defenderse de los matones”.

En general, el 21% de los varones homosexuales o bisexuales, afirma haber usado esteroides alguna vez, frente al 4% de los heterosexuales. La diferencia es similar entre los que confiesan un uso moderado (haber consumido esteroides hasta en 40 ocasiones), y se trata del 8% de los adolescentes gay o bi frente a menos del 2% de los heteros. El uso más fuerte de los esteroides (más de 40 veces) alcanza el 4% para chicos gays o bisexuales, en comparación con menos del 1% de los adolescentes heterosexuales.

El estudio está considerado como el primero en examinar el problema, investigaciones anteriores han encontrado disparidades similares para otras sustancias.

"Es triste que encontremos estas grandes disparidades de salud, especialmente entre los consumidores de esteroides más frecuentes”, ha manifestado Aaron Blashill, uno de los investigadores. “Dada esta dramática disparidad... parece que esta es una población que necesita una mayor atención”, añadió. La investigación ha sido publicada este lunes en la revista Pediatrics.

El estudio representativo a nivel nacional es un análisis de las encuestas del gobierno de 2005 y 2007. Se trataba de 17.250 niños adolescentes con una media 16 años, de los que casi el 4% (635 niños) eran homosexuales o bisexuales. Blashill incide que es probable que con datos más recientes las disparidades persistan.

Los esteroides son versiones sintéticas de la testosterona. Quienes la consumen, lo hacen para aumentar el crecimiento muscular, la fuerza y la resistencia. Sin embargo, los efectos secundarios son peligrosos. El uso de esteroides puede acarrear problemas cardiacos y hepáticos, hipertensión, acné y comportamiento agresivo. Para los adolescentes, con sus cuerpos aún en proceso de crecimiento, los problemas podrían derivar a ser crónicos, según los investigadores.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario