lunes, 24 de febrero de 2014

Egon Schiele y las infinitas posibilidades de “Dos muchachas entrelazadas”

Dos muchachas entrelazadas 
Hace mucho que no hablamos de historia del arte, así que hemos decidido hacer un cuaderno de bitácora con todas aquellas pinturas de artistas tanto antiguos como contemporáneos, hombres y mujeres que traten la temática lésbica.

Hoy os traigo a Egon Schiele y la pintura Dos muchachas acostadas y entrelazadas, una obra que se encuentra en la Graphidche Sammlung Albertina de Viena. Como veréis a simple vista, Egon era un pintor particular, vivió en la misma época que Klimt pero, al contrario que este, era censurado acusado de atentar contra la moral y maltratado constantemente por la ley debido a la temática erótica que envolvía sus pinturas.
Perteneciente al expresionismo austriaco, Shiele utilizó un lenguaje feroz a la hora de representar el cuerpo, con un potente mensaje sexual. Pintaba tanto hombres como mujeres, ancianos y jóvenes carentes de la belleza prototípica de la época.
En este dibujo vemos a dos mujeres que entrelazan sus piernas y brazos llegando a fusionarse en un intenso abrazo. Tanto por la posición como por la perspectiva nos trasmite una sensación de incomodidad, ya que no podemos distinguir bien los ángulos y el contraste entre el cuerpo desnudo y el vestido son la mirada opuesta en sí misma. Por un lado la chica vestida carece de emoción, parece una muñeca sin sentimientos mientras que la segunda esta excitada, con la mirada perdida y el cuerpo contorsionado.
Sin lugar a dudas excluyendo a la mujer desnuda, este cuadro carece de la carga sexual a la que nos tiene acostumbrados Schile: este cuadro no va de sexo sino de un mensaje mucho más personal de la vida del artista, ya que amaba a dos mujeres Waly Neuzl y Edith Harms y en un intento desesperado por no elegir a ninguna de las dos trata de fusionarlas en este gran abrazo.
A principios de 1915, Schiele decidió abandonar tras cuatro años de relación amorosa a Waly para casarse con Edith, una mujer de clase alta. La toma de esa decisión atormentaba al pintor y, por un tiempo, fantaseó con la relación armónica entre las dos amantes, un trío que se basaría en la buena relación que existía entre ambas mujeres. En este sentido, esta pareja de lesbianas ilustra las fantasías erótico-sexuales del pintor.
Fuente: MiraLes.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario