jueves, 30 de enero de 2014

La macabra historia del rey que quemaba vivos a los hombres que no querían sexo con él

La macabra historia del rey que quemaba vivos a los hombres que no querían sexo con él 

En Uganda la homofobia campa hoy en día a sus anchas, más aún cuando tienen previsto castigar la homosexualidad con pena de muerte. Pero parece que no siempre ha sido así. A finales del siglo XIX, ocurría todo lo contrario: la heterofobia imperaba en este territorio del continente africano.

Y es que según hemos podido saber a partir de un informe publicado por la ONG Sexual Minorities Uganda (SMUG) en el que se demuestra que la homosexualidad no llegó a África desde Occidente, hubo un rey gay justo antes de la colonización británica en 1888. Su nombre era Mwanga II, e impuso un régimen de terror en el que condenó a muerte en la hoguera a todos los hombres que se negaron a mantener relaciones sexuales con él cuando se convirtieron al cristianismo. Ocurrió entre 1885 y 1887, y las víctimas fueron reconocidas como mártires.

Mwanga II reinó en el territorio de la entonces Buganda entre 1884 y 1897. Nació en 1868, hijo del rey Muteesa I. Su madre era Naabakyaala, la décima de las 85 mujeres de su padre. Llegó al trono a la edad de 16. Adoptó un tono agresivo en su reinado, expulsando a los misioneros y amenazando a cristianos conversos a abandonar su fe so pena de muerte.


La mayor humillación para Mwanga ocurrió cuando en su harén de hombres algunos comenzaron a negarse a tener sexo con él cuando se lo proponían. Según la tradición antigua, el rey era el centro del poder y la autoridad, y él podía acabar con la vida de cualquier persona a su antojo. Así que Mwanga ordenó a conversos de su corte a elegir entre seguir con su nueva fe, o arrepentirse y obedecer sus órdenes y deseos sexuales. Todo esto, mientras estaba casado con 16 mujeres, con las que tuvo 10 hijos.

En total, al menos 45 católicos y protestantes conversos fueron condenados a muerte, aunque el número real es probablemente superior. 22 de ellos fueron quemados vivos. Entre los ejecutados había hombres que desafiaron al rey al negarse a mantener relaciones sexuales con él, o que contaban a otros del harén que el sexo entre personas del mismo sexo se contraponía a la moral cristiana.

Cuando la Corona Británica colonizó el territorio, Mwanga declaró a la guerra al país europeo, y perdió. Fue capturado y en abril 1899 fue exiliado a Seychelles. En el archipiélago, donde pasó el resto de su vida, fue recibido en la Iglesia Anglicana y bautizado con el nombre de Danieri. Murió en 1903, a la edad de 35 años.
Fuente: Ragap


No hay comentarios:

Publicar un comentario