jueves, 9 de enero de 2014

El poder de los machos alfa gays

El poder de los machos alfa gays
Deseados, buscados y admirados, existen pocos machos alfa y muchos imitadores de macho ibérico. Son los llamados A-gays. Con dinero, éxito, cultos y cómodos consigo mismos. Son el arquetipo de la masculinidad cosmopolita. No llevan consigo ruidosos perritos miniatura, ni pisan encantadores hotelitos de dos estrellas; más bien, tienen perros labradores y son dueños de residencias con cuatro dormitorios en la milla de oro de Marbella, Madrid o Barcelona. En vez de irse de “cruising” por bares gays, viajan a estaciones suizas como Gstaad o se relacionan con la jet set.


El macho alfa gay no desea ser parte del grupo de los que se quedaron en el armario. Visten trajes de Armani impecables. Jamás compran ropa colgada en perchas de grandes almacenes y amueblan sus casas con bellísimas piezas de coleccionista. Conducen sus deportivos híbridos y leen cuatro diarios por día, incluyendo el Wall Street Journal, simplemente porque son envidiables emprendedores y son sus propios jefes; no son empleados de nadie. 

A menudo son atléticos, nunca reinas de los esteroides. Y pueden rodearse de “acompañantes” mucho más jóvenes que ellos, sin parecer viejos espantosos. Los artistas y fotógrafos se les acercan con sus últimas obras. Los comités de todo tipo de caridades les ruegan para que sean sus patrocinadores y pertenezcan a sus consejos de administración. Suelen tener sus propios portafolios de presentación con sus intereses que no son solamente el mundo gay o lo relacionado con el tema SIDA.

Aún, aquellos A-gays con niños adoptados, son capaces de encontrar tiempo para perfeccionarse y transformarse constantemente en los más saludables, estilizados y mejores versiones de sí mismos. Las barreras culturales que en alguna época los vedaban, han sido derribadas; pero mantienen una sutil privacidad en torno a su sexualidad. Viven “afuera”, pero sin gritarlo a voz en cuello. Son orgullosos pero discretos, han trascendido su “gayicidad”.

Se trata de una nueva forma de cómo dice los norteamericanos ‘to be oneself’ (ser uno mismo) . Nada de low-price gays. Nada de montones igualados. Los A-gays son los hombres que, sin duda, generan mayor atracción, muy por encima del resto. Posee una gran influencia sobre las actividades del grupo y tiene prioridad de elección cuando se trata de mantener relaciones sexuales, tanto porque él lo ha escogido así, como porque los demás lo esperan. No hace falta decir, que un macho alfa, tiene el sentido de la masculinidad tan elevado que sólo permite relaciones sexuales son personas de su mismo sexo. Las características que los definen os las resumimos en RAGAP:

1. Transmiten su estatus superior
2. Son, por lo general, autosuficientes, admirados y deseados.
3. Generan confianza
4. Tienen mayores cualidades masculinas

Una forma de distinguir a un macho alfa es por la masculinidad de su comportamiento, sus actos, su lenguaje corporal y la forma de vivir la vida. He aquí algunas cualidades a la hora de ser macho alfa:

- Sabe exactamente lo que quiere y se va después de conseguirlo 
- Confía en entornos de hombre guapos, a sabiendas de que no importa cuán masculinos puedan comportarse, ellos no pueden ser nunca más machos que él 
- Aunque sienta emociones, tienen el auto control sobre si mismo. Se centra en la propia experiencia, en lugar de buscar comprensión de los demás 
- Se siente cómodo y posee autoconfianza en si mismo ante las situaciones que se le presentan 

En la cama
Quien manda es él, eso queda claro antes de empezar, de hecho, con pocas palabras o ninguna basta. Al igual que en el reino animal, muchas especies poseen un macho dominante que tiene relaciones sexuales con todas las hembras del grupo, esto es comparable al comportamiento del macho alfa, que puede desear tener relaciones sexuales con todos los hombres del grupo o ambiente en que se mueve. 
Ejemplo cotidiano

En definitiva, un macho alfa es quien lleva las riendas en toda situación, léase, social, laboral o sexual, pero no ostenta de ello. No tiene ninguna necesidad. Puede marcar su territorio, pero son los demás que por su sola presencia les induce a creer en él, a confiar en él y a seguirle en sus ideas y objetivos.

¿Cuál son tus prototipos del A-gay en España?. Os podemos poner muchos ejemplos. Son personajes como el presentador Jesús Vázquez, el juez Fernando Grande-Marlaska, el productor televisivo Óscar Cornejo y su marido Jaume Collboni, el empresario Jesús Encinar, el creador de Change.org, Francisco Polo, los diseñadores Arnaud Maillard y Álvaro Castejón o el emprendedor matrimonio formado por Kike Sarasola y Carlos Marrero.

Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario