sábado, 4 de enero de 2014

Cuentos infantiles y diversidad sexual


Benita y el hada Mandarina

De Juana Cortés Amunárriz. Editorial Egales/NubeOcho Ediciones
Benita es la pequeña de 7 hermanos. Vivían todos juntos con mamá Alice, mamá Alberta y el abuelo. Cuando llegó la crisis todos comían menos y Benita llevaba tan solo ropa prestada de chico,¡y hasta el pelo corto para no gastar champú!. Aún así, eran muy felices. Pero todo cambió cuando mamá Alice desapareció. Pasaba el tiempo y Alice segía sin dar señales de vida. El día del cumpleaños de Benita, el hada Mandarina se presentó.
 

 

 
 

Julia, la niña que tenía sombra de chico

De Christian Bruel, Anne Galland y Anne Bozellec. El jinete azul
Julia es una niña que no hace las cosas «como todo el mundo», según le dicen continuamente sus papás: «eres igual que un chico». Hasta que un día descubre que su sombra no es de niña, sino de muchacho, y por ello busca un lugar en donde no tener sombra, y en esa búsqueda encontrará un amigo con el que compartir su tristeza.
Una vindicación sobre el derecho al reconocimiento de las señas personales de identidad en la infancia es la idea central de esta sutil obra, de una belleza austera, con un texto que se desliza entre la ironía y la ternura, y unas ilustraciones a línea negra sobre fondos blancos.

 


 

Cuentos clásicos para chicas modernas

De Lucía Etxebarria. Noguer
Cenicienta punk, Caperucita negra, Sapos y culebras, los siete emonitos… una revisitación muy cañera y actualizada de los cuentos clásicos sin pizca de ñoñería y con mucho ritmo y humor de la mano de la acerada escritura de Lucía Etxebarria y su hija de nueve años, Allegra, y con divertidas y jugosas ilustraciones de Olga de Dios. Caperucita, Blancanieves, la Bella Durmiente, la Princesa del Guisante… y muchas más heroínas de cuento están cansadas de vestir de rosa, hartas de esperar príncipes azules para acabar besando a sapos, y ¡dispuestas a todo! Las nuevas heroínas de estos cuentos clásicos para chicas modernas de nueve a noventa y nueve años son inteligentes, valientes, decididas y, sobre todo, muy divertidas.

 


Mi papá es un Payaso

De José Carlos Andrés y Natalia Hernández. Editorial Egales/NubeOcho Ediciones
Cuento infantil para edades de 4 a 7 años. El protagonista es un niño que tiene dos papas, uno de ellos es Payaso.



 

 


Papi... ¿los niños juegan con muñecas?

De Mati Morata. Editorial GEU

Una historia fantástica y entrañable que pone su punto de mira sobre actitudes intolerantes, discriminatorias y llenas de prejuicios en aras de una sociedad tolerante, solidaria y sostenible, en definitiva, del bienestar humano.
Alberto, tras un episodio lastimoso con su amiga Laura, vivirá una aventura inolvidable, la más divertida de su vida, y todo ello junto a Noelia, una muñeca.
 

 


Una familia de dos mamás

De Pilar Rodríguez Guerrero.
Una familia de dos mamás, autopublicado por la propia autora, cuenta su historia en profundidad, su experiencia durante el proceso de fertilización y sus dos partos, uno medicalizado y otro natural.


 

 

 

Monstruo Rosa

De Olga de Dios. Apila ediciones
Monstruo Rosa es un cuento sobre el valor de la diferencia. Una historia para entender la diversidad como elemento enriquecedor de nuestra sociedad, Monstruo Rosa es un grito de libertad.




 

El vestido de mamá

De Dani Umpi. Criatura Editora
Cuando uso el vestido de mamá me observo en todos los espejos de la casa. Hago muecas y hablo como si fuera otra persona. Es muy divertido.



 

 

Cebollino y Pimentón

De Laura Reixach. Bellaterra
La historia de Cebollino y Pimentón es la historia de dos pingüinos que, tras años de vivir juntos, tienen ganas de formar una familia. Pero Cebollino y Pimentón no pueden poner ningún huevo. Y esto les entristece mucho. Pero a veces se hace realidad aquello que parecía imposible. Historia inspirada en dos pingüinos que viven en el zoo de Bremerhaven (Alemania).

 


Me llamo Agua

De Mabel Piérola. Bellaterra
Me llamo Agua es un libro solidario que quiere emocionar y sensibilizar a los más pequeños la importancia de este elemento a la vez que estimular, gracias a su belleza, la imaginación y la capacidad creativa que tienen. Seguro hará las delicias de los más pequeños, y también de los adultos.





Fuente: Cascaraamarga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario