jueves, 23 de enero de 2014

Contagios intencionados de VIH: El peligro de confiar en quién crees que conoces

Contagios intencionados de VIH: El peligro de confiar en quién crees que conoces 


Perece una broma de mal gusto, pero ha vuelto a ocurrir. Una persona más con VIH ha contagiado intencionadamente a varias personas. Hace tan solo unos meses contábamos en Ragap el caso de David Lee Mangum, un hombre de 36 años que se enfrenta a cadena perpetua en Dexter (Missouri, EEUU) acusado de haber transmitido el VIH a 300 personas tras haber mantenido relaciones sexuales con ellas sin ningún tipo de protección. Este chico gay, que hace más de diez años había dado positivo en las pruebas de este virus mortal, tuvo la poca decencia de acostarse con alrededor de 300 personas sin contarles la verdad. Al parecer, y según contó a la policía, no lo hizo por miedo a ser rechazado.

Ahora saltan de nuevo las alarmas con la noticia de Michael Johnson, un ex estudiante de la Universidad de Lindenwood que ha sido acusado de exponer a sabiendas a más de 30 de sus parejas sexuales al VIH.


Una investigación policial ha descubierto 32 videos de Johnson en los que tiene relaciones sexuales sin protección con al menos 31 personas durante un período de 4 meses. La policía cree que ninguno de los compañeros sexuales de Johnson, a quien conoció en internet y en la escuela, eran conscientes de que estaban siendo filmados o de que tenía el VIH.

Todo se destapó cuando en octubre de 2013 le acusó de contagio la primera persona. Johnson, 21, operaba bajo el alterego de "Tiger Mandingo" en sus en sus redes sociales, donde posa casi desnudo.

Después de conocer estas historias, no entendemos cómo puede existir gente en el mundo con tanta maldad y pocos escrúpulos para hacer semejante cosa, pero tampoco comprendemos cómo hay gente que aún confía en personas así.

No se trata de conocer o no, se trata de tener seguridad en que esa persona con la que vas a tener relaciones sexuales no tiene el VIH. Nadie es menos por decir NO a las relaciones sin protección. Eso no nos hace menos atrevidos, divertidos o pasionales. Eso solo nos hace responsables del futuro de nuestra salud. 

Y aunque sí bien es cierto que la ONU espera acabar con la epidemia de Sida para el año 2030, también han saltado a la palestra el último año noticias como las de que la OMS teme un incremento de contagios voluntarios de Sida en España para cobrar prestaciones.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario