miércoles, 4 de diciembre de 2013

¿Sabías que el quinto Beatle era gay?

¿Sabías que el quinto Beatle era gay? 



A principios de 1960, el representante de Los Beatles, Brian Epstein, hizo dos declaraciones audaces y visionarias sobre el futuro. Se hizo famoso por la primera: "¡Los Beatles van a ser más grande que Elvis!", justo en un momento en el que la banda de Liverpool era rechazada por todas las compañías discográficas. La segunda afirmación de Epstein se ha pasado por alto pero, en realidad, era más audaz, más inspiradora y más peligrosa en aquella época. Durante una rueda de prensa ante los medios de comunicación, después de destrozar las esperanzas y los corazones de las fans en las que reveló que ‘Los Beatles se casarían algún día’, Brian agregó: "¡Y algún día, yo podría estar casado también!". Nadie le prestó mucha atención a esa frase. Los medios de comunicación lo grabaron pensando que era una broma divertida, pero no era un asunto de risa. Lo que el público no sabía era que Brian Epstein era homosexual. Y en la Inglaterra de los años 60, a los gays y las lesbianas no se les permitía caminar abiertamente por las calles y, menos aún, casarse. Era literalmente un crimen sentirse atraído por una persona del mismo sexo.


En aquellos años hubo un rumor de que John Lennon y Brian Epstein tuvieron un romance pero luego el cantante lo desmintió. Lo que si era cierto es que Brian Epstein se enamoró de John desde que lo vio por primera vez en The Cavern Club y se dice que, en parte, por eso fue que les propuso ser su manager. Una ficción sobre la relación de ambos aparece detallada en la película "The Hours and Times" (Las horas y los tiempos’).

Brian murió muy joven, a la edad de 32 años. Nunca se supo si tenía novio. En el Reino Unido estaban vigentes las popularmente conocidas como "leyes de Oscar Wilde" por las que la homosexualidad era ilegal. Corría el año 1967. Fue el verano del amor, siempre y cuando no fueras gay, lesbiana, bisexual o transgénero porque lo mejor era pasar el estío en el armario.


La vida secreta del manager la cuenta el escritor Vivek J. Tiwary en el libro 'The Fifth Beatle: The Brian Epstein history' (‘El quinto Beatle: la historia de Brian Epstein’), a la que le dedicó 20 años de investigación. Tiwary explica: ‘Nadie puede entender las presiones y los obstáculos a los que se enfrentó Epstein para realizar sus sueños. Pero para mí, sondear las profundidades de los lados humanos de su historia ha sido muy inspirador, y esta inspiración que me ha guiado a través de toda mi vida adulta. Es la razón por la que quiero contar su historia, investigando y escribiendo este libro’.

La vida de Epstein es la inspiración para la película que está en preparación y que se llamará ‘The Fifth Beatle’ de Vivek J. Tiwary, que contará los últimos 6 años de su vida, combinando historia con fantasía y alegoría.


El escritor Warren Ellis describe al productor como un hombre que logró crear un hito histórico: ‘Debe ser recordado como uno de los grandes arquitectos no reconocidos de la cultura del siglo XX’. En opinión de Tiwary, Brian Epstein debe ser recordado por su mensaje: ‘La ley decía que Brian tenía que esconder su amor en su faceta más privada y trabajó incansablemente para difundir el gran mensaje de los Beatles de amor al mundo, y al hacerlo, hizo del planeta un lugar mucho mejor de lo que sería sin él’. Cuarenta y seis años después de la prematura muerte de Brian, el Parlamento británico legalizó el matrimonio de parejas del mismo sexo en Inglaterra y Gales.

Brian Epstein, fue representante de la banda desde 1961 hasta su muerte en agosto de 1967. Su trabajo fue decisivo para que The Beatles alcanzaran fama mundial. Epstein "descubrió" a la banda en Liverpool, vio su potencial y nunca vaciló en su fe y compromiso hacia ellos. Autorrestringió su supervisión de la banda para asuntos de negocios e imagen pública y les dio absoluta libertad creativa en su música. Epstein también buscó tenazmente un contrato de grabación para la banda en Londres en un instante crucial de su carrera, luchando contra la percepción de músicos "provincianos norteños". Su desaparición fue oficialmente dictaminada como accidental, causada por una intoxicación gradual con barbitúricos (se hallaron Carbitral o Seconal en su cuerpo, posiblemente mezclados con alcohol). Han existido algunos rumores infundados que afirmaban que Epstein cometió suicidio, pero los más cercanos a él, siempre han enfatizado que Epstein no era del tipo de persona capaz de cometer un acto así. Además, su amada madre, Queenie Epstein, acababa de enviudar, lo cual ayuda en la teoría que Brian nunca habría infligido voluntariamente a su madre este daño adicional tan cerca en el tiempo a la muerte de su marido. Epstein gestionó todos y cada uno de los aspectos de la carrera de los Beatles, incluso ayudó a fundar la compañía que posteriormente se convertiría en Apple Corps.

La muerte de Epstein, en esencia, marcó el comienzo de la disolución de The Beatles, como lo admitió John Lennon posteriormente. Debido a que no estaba involucrado creativamente con la banda, Epstein poco frecuentemente era llamado "Quinto Beatle", pero a lo largo de los años él y el productor George Martin han sido claramente reconocidos como los miembros del círculo interior que influyeron más profundamente la carrera de la banda. En una entrevista de los años 90, describiendo el papel de Epstein en el salto a la fama de la banda, George Martin declaró: "Él es el Quinto Beatle, si es que hubo alguno". Paul McCartney resumió la importancia de Brian Epstein para The Beatles cuando fue entrevistado en 1997 para un documental de la BBC acerca de Epstein. McCartney comentó: "Si alguien fue el quinto Beatle, ése era Brian".

Además de a Los Beatles, Epstein también manejó los destinos de otros artistas como, Gerry & The Pacemakers, Billy J. Kramer & The Dakotas, The Fourmost y Cilla Black.

Mientras que Los Beatles se encuentran entre los primeros grupos en entrar en el Salón de la Fama del Rock, el hombre que se tiene como uno de los mayores responsables de su éxito inicial no tiene tan asegurado el puesto en la historia popular; nunca se le consideró para formar parte del Hall, así como nunca fue propuesto para la medalla de la Orden del Imperio Británico, que los Beatles recibieron en 1965. El cómico Martin Lewis se ha erigido como el principal defensor de la memoria de Epstein, incluso ha creado la ‘Web Oficial’, en la que se incluye una petición electrónica para conseguirle un puesto en el Hall of Fame.

Si queréis saber más sobre la vida de este manager os recomiendo que leáis la autobiografía "A Cellarful of Noise" (Un desván de ruido), que fue publicada y coescrita con quien posteriormente trabajaría como publicista de Los Beatles, el periodista Derek Taylor, en octubre de 1964.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario