jueves, 12 de diciembre de 2013

Es uno de los calendarios más vendidos de Italia.

Imágenes de los 12 apuestos sacerdotes, uno por cada mes. 

Es uno de los calendarios más vendidos de Italia. Y eso que no exhibe mujeres desnudas. Lo que hace especial al "Calendario Romano" es que desde que por primera vez viera la luz en 2004, muestra las fotos de 12 apuestos sacerdotes, uno por cada mes, vestidos la inmensa mayoría de ellos con la consabida sotana. Con la particularidad de que se trata de curas de verdad, nada de modelos disfrazados de eclesiásticos.
Al menos eso asegura Piero Pazzi, el fotógrafo y cerebro detrás de este peculiar almanaque del que se imprimen unas 75.000 copias al año. Aunque no pocos recuerdan la polémica que se desencadenó hace cinco años, cuando en la edición de 2008 salió en el mes de marzo la fotografía de un apuesto jovencito que vestía una túnica blanca que mordisqueba sensualmente un bizcocho.
Resultó que no era un cura: era un laico, un chaval sevillano llamado David Ruiz Suárez que entonces tenía 21 añitos y se dedicaba al negocio inmobiliario. Pazzo sacó su fotografía durante una procesión en Sevilla y la publicó sin su permiso.
"Claro que no soy cura. Evidentemente se han confundido al verme vestido con una túnica. Pero lo grave es que nadie me pidió permiso para hacerme una foto y menos aún para utilizarla en un almanaque", se quejaba Míster marzo 2008. Piero Pazzi, sin embargo, se defendía asegurando que aunque algunos curas acceden a posar para las fotos, también las hay 'robadas'. "A algunos de los sacerdotes les parece divertida la idea del calendario y hasta contactan conmigo para que les haga fotos. Pero otras fotos las hago por la calle, de manera espontánea", explicaba entonces.

No tiene nada que ver con el Vaticano

El Calendario Romano se vende por 10 euros. La nueva edición de 2014 ya está a la venta tanto en numerosos quioscos y tiendas de souvenirs de Roma, junto a reproducciones del Coliseo y fotos del Papa, pero también se puede adquirir vía Internet a través de www.calendarioromano.org.
Aunque el calendario en cuestión no tiene nada que ver con el Vaticano -que, de hecho, arruga la nariz al ver a algunos sacerdotes luciendo palmito y convertidos en improvisados 'pinups'- juega al equívoco ya desde el nombre. De hecho, el almanaque incluye una pequeña guía sobre el Vaticano con sugerencias para ayudar al turistas a orientarse en el Estado más pequeño del mundo.
"Quién podría decorar una miniguía sobre el Vaticano mejor que con un joven y atractivo pastor", se pregunta el padre del Calendario Romano. El almanaque se ha convertido en un objeto de culto para muchos gays que visitan la capital italiana. 
Fuente: El mundo


No hay comentarios:

Publicar un comentario