jueves, 19 de diciembre de 2013

Édith Piaf, la diva gay que nos hizo ver la vida en rosa

Édith Piaf, la diva gay que nos hizo ver la vida en rosa 

En RAGAP queremos recordar a una de las artistas francesas que con más sinceridad ha cantado al amor y que hoy hubiera cumplido 98 años, Édith Piaf. Nacida en plena calle bajo una farola de París un 19 de diciembre de 1915, Piaf ha pasado a la historia como una de las mejores cantantes y compositoras francesas de todos los tiempos. Su vida ha estado marcada por las desgracias desde el mismo momento en que vino al mundo. Alimentada con vino por su abuela materna cuando era un bebé, criada en una casa de prostitutas por su abuela paterna después, adicta a la morfina tras la muerte de su gran amor el boxeador Marcel Cerdan… Las penas fueron castigando su salud hasta que su frágil cuerpo dijo adiós cuando tan solo tenía 47 años.

Pero en ese tiempo, la imperecedera Édith Piaf interpretó algunas de las canciones más célebres de todos los tiempos, como el himno gay “La vie en rosè”, a la vez que combatió el régimen nazi protegiendo a los artistas judíos perseguidos y a los que ayudó a escapar durante la II Guerra Mundial.

Tal fue su resistencia al nazismo, que durante la ocupación alemana interpretó canciones con guiños a la resistencia como “Tu es partout”, una letra camuflada como si hablara de la traición de un amante.
 
 Tras ayudar a los prisioneros a escapar durante la guerra, en 1945 escribió “La vie en rose”, seguramente la canción más existosa y venerada de la artista y que se ha convertido en un auténtico himno gay.

Y que podemos decir de “Non, je ne regrette rien”. Una letra que es toda una declaración de intenciones. Porque nadie como Piaf ha sabido afrontar su destino sin arrepentirse de nada, siendo un ejemplo para todos los homosexuales que no debemos jamás dejar de ser como somos ni por nada ni por nadie.

Porque el amor es el único sentimiento que nos puede hacer vivir en una nube mientras dura y quemar en los infiernos cuando se acaba, se merece tener un himno. Tras la muerte de su pareja Marcel Cerdan en un accidente de avión, Piaf cantó en su memoria “Hymne à l’amour”, rota por un dolor tan grande que la convirtió en adicta a la morfina.
Fuente: Ragap



No hay comentarios:

Publicar un comentario