lunes, 9 de diciembre de 2013

Conviértete en la perfecta heterosexual

Esta Navidad regala algo especial a tu madre, algo por lo que lleva rezando años: Conviértete en la perfecta chica heterosexual.
Nosotras te ayudamos con esta guía. Teniendo en cuenta el prototipo de lesbiana comúnmente instalado en el imaginario colectivo (a saber, lesbiana marimacho, burda, bruta, insustancial, sin estilo y que acumula un serio odio hacia los hombre) trataremos de ver cómo convertirse en la perfecta heterosexual que cualquier madre de vecino querría como yerna. Nunca es tarde para aprender a comportarse como la perfecta señorita heterosexual.

mirales.es 
Lección 1: Aprende a andar con tacones

Ha llegado el día en el que vencerás el miedo el vértigo, el pánico escénico, el odio a volar … pequeño pajarillo, no temas. Puedes empezar con rodilleras y un bastón, practicando en el patio de tu casa, en el salón… Lo importante es que elimines ese ruido de fondo tipo Godzilla que te acompaña cada vez que intentas andar con tacones, y evitar levantar las piernas.

Lección 2: Aprende a recibir piropos

Cuando alguien te grite desde lo alto de un andamio, detrás de la barra de un bar o desde la otra acera lindezas como “Jacaaaa”, “ Aiiiiis que te comía enterica y no dejaba ni las espinas”, gira el cuello, sepárate el flequillo (eso si no vas rapada, como todas las lesbianas, claro), y aprende a sonreír como una chinchilla a la que acaban de despertar (si, nadie sabe como es este gesto, pero seguro que has visualizado una sonrisilla estúpida y nerviosa, eso es lo importante).

Lección 3: Cambia tu vestuario
Basta de llevar camisetas de jugador de la NBA o de propaganda del Carrefour; cadenas de cuero y pinchos; anillos enormes tipo cadena de váter; relojes gigantes (si, tengo una nueva teoría sobre los relojes gigantes y las lesbianas que algún día desarrollaré), sudaderas tipo Bronx… Quema tu armario, y a partir de ahora reemplázalo por los 5 must básicos que toda perfecta heterosexual ha de tener:
  • Unas bailarinas
  • Una rebequita discreta (lo de llamarle chaquetita es quizá un poco vulgar)
  • Unos pendientes de perlas
  • Una cartera de bimba & lola
  • Una camisa de seda de motivos florales, lazos o lunares.
mirales.es 
Lección 4: Aprende a maquillarte

Repetimos: maquillarte, no barnizarte con brocha gorda ni convertirte en el malo de Batman. Realza tus rasgos, date un toque de color, pero evita el modelo clown o arlequín.

Lección 5: Controla tus hormonas

Las miradas con la camarera del bar, la chica del ropero,  tu profesora de química, la chica del museo, la amiga de tu amiga, la prota de la peli… puedes empezar colocándote unas anteojeras como las que llevan los caballos para mirar al frente, y cuando veas que mejoras pasas al cilicio y al final simplemente autoflagelarte cada vez que sientas impulsos por una bella damisela.

Lección 6: Baila como una señorita, ¡por Dios!

Nada de manos en los bolsillos como si estuvieras buscando el tesoro del Titanic en el fondo de ellos, ni poner cara de macarruni moviendo el cuello como si estuvieras en la rave de o saltar como en las fiestas de tu pueblo.

 Lección 7: Empieza a leer la Cosmopolitan, Vogue y el Hola
Encontrarás trucos de belleza y de conquista súper útiles. En realidad, si los dinosaurios hubieran tenido revistas como estas seguro que habrían sobrevivido al periodo cretácico, con joyas como esta que encontrarás aquí.
 Extras:
Aprende a tomar el té mientras te ríes mirando al techo y te limas las uñas: nunca falla, es el mejor camuflaje si todavía conservas algún rasgo lésbico.
Practica frases tipo:
  • “Sólo tomo el gin tonic en vaso de cóctel”
  • “Es taaan monoooo”
  • “¿Dónde te has comprado esos zapatos? ¡Me chiflan!”
Todo el mundo sabe que las lesbianas no tenemos estilo, bebemos calimocho en las cavernas y pasamos el rato contando chistes sobre lo malvados que son los hombres, así que no fallarán.
Fuente:  MiraLes.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario