lunes, 25 de noviembre de 2013

Vigorexia, la obsesión por el músculo

La vigorexia es un trastorno que implica una obsesiva preocupación por el aspecto físico y una visión distorsionada de la propia imagen.

vigorexia brazo metroEl Dr. HG Pope, que describió la enfermedad por primera vez en 1993, la bautizó como la anorexia reversa, pero en sus últimas obras prefiere usar el término de Complejo de Adonis. Se estima que sólo en España afecta a entre 20.000 y 50.000 personas, sobre todo hombres jóvenes (entre 18 y 35 años) con poca autoestima, muy obsesivos, controladores y que en muchos casos han recibido burlas en su infancia debido a su aspecto, por ello destinan largas jornadas de gimnasio a lograr un cuerpo musculoso ganar seguridad en sí mismos.
La vigorexia no es estrictamente un trastorno de la conducta alimentaria aunque tiene puntos en común con la bulimia y la anorexia como: preocupación por la figura (tiranía de la báscula), autoimagen distorsionada, baja autoestima, tendencia a la automedicación, edad de aparición y modificaciones de la dieta. Es normal que los adolescentes se preocupen por su cuerpo, pero cuando la actividad deportiva se transforma en una obsesión hay que tratar el problema.
vigorexia proteinasLa vigorexia no es fácil de detectar porque quien la sufre presenta una imagen aparentemente fuerte y
saludable, por lo que es importante estar atentos a la alimentación. Un vigoréxico ingiere en exceso barras fortificadas, huevo crudo, batidos, carne y leche. En casos avanzados, hay personas que consumen estos cócteles fortificantes incluso durante la noche. Llevan un riguroso cálculo de las calorías, proteínas, hidratos de carbono y grasas de todos los alimentos consumidos, "que suelen ser muy poco variados". "Son dietas que se restringen a pocos alimentos, tales como arroz, pasta, pollo, pavo, atún, lácteos desnatados, sin condimentos ni grasas para cocinar", explica Alfonso Perote, del Instituto Tomás Pascual para la Nutrición y la Salud.
Efectos secundarios
  • Los más frecuentes por el consumo de esteroides y anabolizantes son:
  • Encogimiento de testículos,
  • Infertilidad,
  • Calvicie
  • Mayor riesgo de padecer cáncer de próstata en hombres
  • Reducción del tamaño de las mamas, aumento del tamaño del clítoris, redistribución de la grasa a formas andróginas, aumento del vello facial y pérdida de cabello en mujeres.
  • Hipertensión arterial
  • Aumento del riesgo de infarto
  • En los adolescentes, detención brusca del desarrollo y crecimiento por madurez esquelética prematura.
Los vigoréxicos viven sólo para su cuerpo, eso hace que anulen el resto de su vida social, generalmente son personas con poca vida social, sin amigos ni pareja que pasan sus días en el gimnasio haciendo circuitos una y otra vez, muchos de ellos buscan ganarse la vida en el propio gimnasio para poder compaginar su obsesión con un trabajo. Por eso, algunos gimnasios, spas y centros deportivos fomentan la vigorexia y después obtienen fuertes ingresos con la venta de productos anabolizantes, dietéticos y estimulantes
vigorexia pesasEl Dr. Miguel del Valle Soto Vicepresidente de la FEMEDE (Federación Española de Medicina del Deporte) alerta de que este trastorno ha aumentado en los últimos años. "Los medios de comunicación ofrecen imágenes corporales que fomentan conductas que pueden desencadenar trastornos de este tipo en poblaciones vulnerables, ya que los estilos corporales deseados e idealizados van de la mano de la publicidad y la moda". Ante esto, recomienda enseñar y educar desde la infancia, aunque reconoce que "mientras se sigan propugnando y transmitiendo determinados valores respecto a los modelos sociales estándar a imitar, el reto es complicado".
Fuente:cascaramarga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario