lunes, 25 de noviembre de 2013

¿Queremos un Madrid con o sin Orgullo?

España es conocida mundialmente por el Real Madrid, el Barsa y Chueca. De los dos primeros, nadie pide su exterminio. El Orgullo me importa y me gusta porque es una fiesta divertida en la que todo el mundo participa: LGBT, heteros, gente del barrio, de Madrid, de otros puntos de España y de diversos países que nos visitan en esas fechas. Da gusto ver a familias sanas con sus niños siendo participes en algo lúdico’, así describe el Gay Pride madrileño, José Luis Moral, una de las de las cinco mil personas que, hasta el momento, se han sumado a la campaña de recogida de firmas en Change.org titulada: Ana Botella, alcaldesa de Madrid: No acabes con la fiesta del Orgullo LGTB de Madrid: ¡Retira la sanción!. En RAGAP, ya os contamos que se ha triplicado la cuantía de las sanciones por ruido al Orgullo Madrid 2013 multando a los empresarios de AEGAL.

Las críticas le han llovido a la alcaldesa y con los slogan ‘Señora Botella sea usted más constructiva’, ‘es un gran evento cultural’, ‘ni se te ocurra acabar con esta fiesta’ o ‘la mejor fiesta, sin duda, de la capital’, los ciudadanos en Change.org han querido mostrar su desacuerdo con la decisión municipal de multar con cerca de 160.000 euros a los empresarios que organizan el MADO por 15 infracciones en la normativa municipal de ruido.

La campaña de Change.org argumenta que: ‘¡No queremos un Madrid gris, ni triste! El Orgullo es la fiesta más importante, colorida y multitudinaria de la capital y está en juego. Además de reivindicativa, es una celebración abierta a todas las personas tolerantes, con independencia de su orientación sexual, credo, raza o ideología... ¡y la alcaldesa se la quiere cargar!’

‘Asimismo’, se asegura desde el portal, ‘en los tiempos que corren, las fiestas del Orgullo repercuten positivamente en el turismo y en la economía de Madrid. Botella pide "flexibilidad" y se refiere a ella cuando le conviene pero extiende su mano de hierro inflexible para herir a MADO (¡quién sabe hasta qué punto!)’, advierte la petición.

La desorbitada multa no está exenta de transfondo político ya que, aparte de la conocida animadversión de Botella hacia el colectivo LGTB, la alcaldesa no aplica la norma con la misma rigidez a todos los colectivos que organizan eventos en Madrid. Incluso, la propia Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica prevé en el artículo 19 del capítulo IV la "modificación o suspensión con carácter temporal de los niveles máximos de emisión sonora" cuando se trate de "razones de interés general o de especial significación ciudadana".

Queda en el aire la siguiente pregunta: ¿Alguien se imagina qué pasaría si esta situación que ha creado la alcaldesa de Madrid se diera en las Fallas de Valencia, en los Sanfermines de Pamplona o en la Feria de Abril de Sevilla?.

La semana pasada COGAM, FEGLTB y AEGAL convocaron una rueda de prensa bajo el esclarecedor título de 'Madrid necesita Orgullo' para mostrar su claro desacuerdo con las políticas persecutorias organizadas desde el gobierno de Ana Botella a las que se acusaba de ‘estrangular a las organizaciones, los programas en pro de la igualdad y la dignidad de nuestro colectivo’.

El Orgullo genera más de 110 millones de euros para la ciudad de Madrid, con un impacto positivo sobre la actividad comercial y hotelera, que alcanza el 100% de ocupación en la semana de celebración, un aumento del 30% del gasto en comercios, la creación de cientos de puestos de trabajo, así como la afluencia masiva de visitantes.

Es más, Juan Carlos Alonso, secretario general de AEGAL, destacaba que las organizaciones han sido escrupulosas con la normativa vigente, haciendo siempre un ejercicio responsable y profesional de autorregulación. Por su parte, Boti G. Rodrigo, presidenta de FELGTB, le lanzaba una pregunta a Ana Botella: “¿quiere usted un Madrid con Orgullo o un Madrid sin Orgullo?”.

Si quieres contribuir firmando esta campaña a favor de la retirada de las sanciones a los organizadores del MADO, pincha sobre este enlace. De momento, hace falta que otras 4.200 personas más firmen la petición para que pueda trasladarse al Ayuntamiento de Madrid.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario