viernes, 22 de noviembre de 2013

¿Miedo al compromiso?

lesbiana miedo al compromiso 

¿Te cuesta comprometerte? ¿Cuando las cosas se ponen serias te da por huir? Pues dime a qué temes y te diré cómo eres.
Miedo al compromiso Tipo 1: Eres un alma libre (por ahora…)
Has encontrado a una chica maravillosa. Sexy, lista, divertida. Y aún así te asaltan preguntas tipo:
¿Ya no estaré con otras chicas? ¿Y ya ni siquiera podré tontear con otras? ¿Y todo eso que se queda por vivir? ¿Y si pudiera estar más enamorada de lo que lo estoy? ¿Le tengo que dar explicaciones de todo lo que haga? ¿Y si un día no me apetece quedar? ¿Me veo en el futuro con ella?
Dejando a un lado la tendencia natural del ser humano al “perrodelhortelanismo”, tal vez es muy pronto para ti. No quieres tener que dar explicaciones ni ponerte límites. Eres un alma libre y no quieres dejarte nada por vivir. En ese caso deberías seguir tus deseos. Estas entrando en una relación seria y tú lo que tienes son ganas de tener experiencias. Explícaselo a la chica con la que te estás metiendo en líos. Llegará un día en que realmente te hayas cansado de probar y quieras crear una pareja. Sí, igual ya sea tarde para ti y esta chica, pero hay muchas sirenas en el mar.
Miedo al compromiso Tipo 2 (A ti esto de la “pareja” te tiene un poco confusa):
Quizás te pasaste largo tiempo buscando a alguien que te valiera la pena. Recuerdas aquellos días en que hubieras deseado comprometerte, aventurarte, escribir mil cartas de amor. Hoy lo tienes. Estás loca por ella pero… mmm, no sabes. No estás segura:

Guerra_de_novias_2 
Tal vez no estás acostumbrada a estar en pareja. A tener una compañera. A estar en este estado de tranquilidad y constancia. Hacer tu vida, tus planes, tu todo con otra persona es tan nuevo para ti que te resulta hasta inquietante y ajeno. Date tiempo.
Tipo 2b:
O puede ser que realmente no estés enamorada sino cómoda y lo que te inquieta es que no sabes si estas sintiendo lo que siente una pareja. La chica es inteligente, es guapa. A efectos prácticos, y objetivamente, es perfecta para ti. Deberías estar feliz y darte con un canto en los dientes, Has esperado por alguien así mucho tiempo. Pero tú sientes la llamada de la selva. De vez en cuando te gustaría estar en otro lado y te imaginas escenas, encuentros, con otras chicas. Tu ilusión no es porque estás apasionada, es por haber encontrado una gran mujer. En este caso, tal vez no estas enamorada. Sí, ella es perfecta, pero no, no es para ti. Y si, hay mas mujeres perfectas por ahí.
Tipo 2c:
Aún te pones nerviosa cuando la besas, tienes claro que estás enamorada, pero tienes miedo. ¿Y si te implicas demasiado? ¿Y si empezáis a compartir la vida y se va? Y vuelves a sentir esa sensación de vacío espinado, de abandono y falta de sentido. ¿Y si te desenamoras y la acabas rompiendo el corazón como hiciste con tu ex? ¿No es mejor ir por libre por la vida. Sin expectativas. Dejando que la vida te sorprenda. No adentrándote demasiado en una historia de la que luego tengas que salir? Como decía Tina Turner ¿Quién necesita un corazón, si se puede romper?
En ese caso te informo: Hagas lo que hagas, no vas a conseguir no sufrir. Amar implica sufrir a veces. Nunca se sabe en qué grado, pero es inevitable. Cuanto más intentes huir de lo que sientes, mas te vas a atar a ello. Mejor déjate llevar, pero si, estate atenta de no perderte en esta relación como tal vez hiciste en otras. Mantener tus amistades, tus hobbies, tu identidad. Y desde ahí, ¡Lánzate a la piscina sin mirar!
Y tú, ¿tienes miedo a comprometerte?
Fuente: MiraLes


No hay comentarios:

Publicar un comentario