sábado, 9 de noviembre de 2013

Los gays son más masculinos que los heteros y el gaydar no existe, según un estudio

Los gays son más masculinos que los heteros y el gaydar no existe, según un estudio 

Quizá uno de los mayores mitos que rodean al colectivo LGBT es la existencia del gaydar, esa especie de radar homosexual que permite distinguir en un momento si alguien es gay o no y que, de algún modo, parece venir de serie para todos los homosexuales y muchos hetero. La validez científica que pueda tener este tipo de demostraciones es harina de otro costal y por eso en la Universidad Saint Charles de Praga y la Academia de Ciencias de la República Checa un grupo de investigadores ha querido llegar al fondo del asunto. ¿Es que la orientación sexual es algo que se nota en la cara? ¿Será cierto que gays y heteros tienen rasgos faciales distintos? Los investigadores llevaron a cabo un intensivo estudio y además de demostrar que sí existen diferencias en los rasgos han añadido otro descubrimiento más: los hombres gays tienen rasgos más masculinos que los heterosexuales, desmontando uno de los mayores prejuicios hacia los gays. Y eso hace que no sea posible acertar cuando se intenta saber si alguien es gay o hetero solo mirándoles la cara: el gaydar, al menos en lo que a los rasgos se refiere, no existe.

Jaroslava Varella Valentova, Karel Kleisner, Jan Havlíček y Jiří Neustupa señalan que “el objetivo principal de este estudio era comprobar las posibles diferencias en la forma de la cara entre hombres heterosexuales y homosexuales. Más allá de esto comprobar si la orientación sexual indicada se correspondía con la orientación sexual y la masculinidad o feminidad atribuidas por un grupo de evaluadores independientes”. De este modo compararon los retratos de cuarenta hombres gays con los de cuarenta hombres hetero y pudieron determinar que los hombres homosexuales tenían rostros menos alargados y con la mandíbula más ancha.

En la segunda fase del estudio tomaron fotografías de 33 hombres hetero y 33 gays y las mostraron a un grupo de 80 observadores, formado por hombres y mujeres, que no los conocían de nada. Les pidieron que evaluaran en una escala del 1 al 7 la orientación sexual y la masculinidad o feminidad de los rostros. Los hombres gays fueron considerados más masculinos que los heterosexuales, pero los participantes no pudieron acertar quiénes eran gays y quienes eran hetero. Como ha explicado Valentova: “El hecho de que hayamos encontrado diferencias morfológicas significativas entre hombres homosexuales y heterosexuales no significa que ninguno de los grupos sea fácilmente reconocible en la calle (y nuestro segundo estudio muestra de hecho que no es tan fácil adivinar la orientación sexual sin conocerla), o que algo parecido pueda hacerse (como señalar gente en fotos y adivinar quién es quién)”.
Fuente: Ragap


No hay comentarios:

Publicar un comentario