viernes, 15 de noviembre de 2013

‘Cásate y sé sumiso’, un práctico manual para fetichistas, barebackers y fist fucking

 ‘Cásate y sé sumiso’, un práctico manual para fetichistas, barebackers y fist fucking 
La editorial Nuevo Inicio, una iniciativa directa del Arzobispado de Granada, la ha liado parda editando para España el libro ‘Cásate y sé sumisa’, de la ultra conservadora católica italiana, Costanza Miriano. En el siglo XXI enseñar a las mujeres conceptos de obediencia leal y generosa y de sometimiento a la absolutista voluntad de sus maridos resulta arcaico, obsoleto y hasta denigrante. Pero en RAGAP somos especialistas en darle la vuelta de tuerca a las cosas y hemos pensado que existen muchos amantes de la cultura de cuero, el látigo y las emociones fuertes a los que les encantaría tener a mano la Biblia de las parafilias y del masoquismo en estado puro. Estos son algunos de los conceptos que se nos han ocurrido para nuestro libro ‘Cásate y sé sumiso’, un práctico manual para fetichistas, barebackers y fist fucking. De editarse, seguro que se convertiría en un best seller. Y es que el fetichismo gay está de moda.
¿Sientes que tus relaciones íntimas han perdido la chispa?, ¿crees que tu marido mira a otros hombres y ya no sabes qué hacer para reconquistarlo?, ¿te sientes un hombre pleno cuando él no está?. ¿te gustaría reconquistarlo?. Todas estas interrogantes y muchas más tendrán respuesta en ‘Cásate y sé sumiso’. Eso sí, este libro es ideal para parejas gays que estén casadas o que piensen contraer matrimonio a los que le vaya la marcha. Aquí tenéis algunas ideas:


- Dominatrix y esclavo
Entre las prácticas sexuales entre machos, la dominación y sumisión gay es una de las que tiene más adeptos, tanto que para algunos se ha convertido en un estilo de vida. Previo a la práctica se suelen pactar de antemano cuales son los límites y normas. Por lo general, siempre hay un dominante y un sumiso. El morbo está en roles que asume cada uno y no siempre es necesario que haya sexo tradicional. Lo divertido es que los roles activos y pasivos pueden ser representados tanto por el dominante como por el sumiso. Además podéis usar cualquier objeto que sea para producir placer. Cuerda, velas, pinzas, embudo, máscaras, uniformes, pesas…. No hace falta gastar mucho dinero, solo cambiar la utilidad del objeto para gozar. Esta práctica estaría representada en el libro por la carta de San Pablo a los Efesios "esposos, estad sujetos a vuestros maridos".


- Bondage, yo te santifico
El Bondage gay consiste en la inmovilización del sumiso, puede ser con cuerdas, cinta americana, cadenas, esposas,… lo más frecuente es con cuerdas. Lo puedes hacer con tu marido desnudo o vestido, pero como Dios te trajo al mundo resulta más divertido. Como siempre os decimos, sobre gustos no hay nada escrito. Los atamientos pueden hacerse sobre una parte o sobre la totalidad del cuerpo. Con cierta frecuencia, a la persona se le aplica una mordaza o los ojos vendados. A algunas personas les atraen también las sensaciones físicas: la presión de la cuerda, la imposibilidad de moverse, el roce o incluso la abrasión producida por la cuerda al desplazarse sobre la piel. Atrae igualmente la sensación de impotencia cuando se hacen intentos por liberarse.


- Disciplina inglesa para incorregibles pecadores
Se trata de la flagelación con un fin erótico. Seguro que sobre este punto habría mucho cura retro que nos podría ilustrar ya que ha sido una práctica normal entre miembros de la Iglesia Católica aunque con fines diferentes: Pagar en las propias carnes por los pecados del mundo o por los propios pecadillos sin importancia. Lo que nosotros os proponemos es mucho más sugerente y morboso: castigos que se aplican, en la forma tradicional, sobre las nalgas, usando para ello o bien los instrumentos clásicos (regla de madera, vara, caña de bambú, cinto, palma de la mano, etc. ) o bien los desarrollados en la última centuria a esos efectos, derivados de predecesores con otras funciones, como el gato de colas (flogger). No obstante, es posible emplear cualquier tipo de instrumento para infligir el castigo, como una cuchara de madera, una aguja de hacer punto, un cepillo para el pelo, etcétera. Y el castigo también puede llegar a incluir, según lo pactado por ambos miembros de la relación consentida spanko, palmetazos en las manos o algún azote en la parte superior de los muslos, generalmente cuando se trata de un correctivo por una falta real algo seria.


-Saca el sádico que llevas dentro, ¡por los clavos de Cristo!
Hay quienes sienten placer causando dolor físico o psicológico a otro ser. Los actos sádicos pueden involucrar actividades que indican el dominio sobre la víctima. Eso sí en el libro os lo plantearíamos como un juego cargado de sensualidad. Seguro que a tu marido le daría mucho morbo que lo obligaras a arrastrarse, encerrarlo en una jaula, petarlo con los ojos vendados, que lo mordieras, le dieras cachetazos mientras le insultas o incluso practicar la estrangulación erótica.


- Sexo a pelo, un clásico para parejas muy religiosas
Para empezar no entendemos la guerra que los católicos más conservadores tienen contra el preservativo. ¿Será que son alérgicos al latex?. Nosotros te proponemos la versión gay de montárselo a pelo, también llamado Bareback. Una delicia para los ultra católicos que en parejas hetero se traduce en ‘mojar para procrear’ y que para parejas gays está muy bien siempre que le pidáis un análisis previo para evitar contagios de enfermedades de transmisión sexual o que te pasen el VIH. Claro que como esta práctica la recomendamos para parejitas estables, que se supone que son fieles, todo depende del grado de confianza que establezcáis en vuestra relación. No podemos olvidar que piel a piel (skin to skin), las sensaciones placenteras se multiplican.


- Fisting anal, la especialidad de Fray Torquemada
Estamos seguros que de esta práctica estaba más que ilustrada por uno de los inquisidores más famosos de nuestro país, Fray Torquemada. En su glosario de torturas para ‘sacar el demonio del cuerpo’ seguro que figuraba el Fisting anal. Nosotros os lo proponemos como juego sexual, claro está, sólo apto para iniciados a los que le vaya las emociones más que fuertes. Como consejos prácticos es importante que antes de poneros ‘puño a la obra’ uséis un lubricante soluble en agua y os quitéis los anillos de las manos. También podéis poneros guantes de látex o nitrilo de un sólo uso.

Si queréis que os sigamos ilustrando tendréis que esperaros a que escribamos el libro porque es válido tanto si eres activo como pasivo. Así te contaremos cuáles son los mitos que existen en torno al sexo gay y que nadie antes te dijo. Cuando tengamos nuestro best seller en el mercado sacaremos una segunda parte que se llamará 'Cásate y date la vida padre con él'.
Fuente: Ragap


No hay comentarios:

Publicar un comentario