jueves, 24 de octubre de 2013

¿Tetas orgásmicas?

Grandes, medianas o pequeñas, tersas o caídas, con pezones pequeños y rosados o grandes y oscuros, con o sin vello, suaves o rugosas, calientes o frías… Asimétricas protuberancias que parecen volvernos locas. Hoy, en Mírales, hablamos de las tetas, pasatiempo favorito de muchas lesbianas.

mirales.es 

“¿Tú de qué eres, de culo o de tetas?” Esta es una pregunta que oí hace un tiempo y que me hizo reflexionar profundamente acerca de la atracción irrefrenable que podemos sentir por ciertas partes del cuerpo. No veo la necesidad de elegir, pero claro, la gracia de la pregunta es decantarte por alguno: ¿tú con cuál te quedas? Yo, por más que lo intento, no consigo decidirme, pero si me he decidido a escribir este artículo quizá es que sí tengo alguna preferencia…
Sea como fuere, las tetas son capaces de proporcionar placeres inmensos dependiendo de la persona y de quién las toque. En este sentido, me atrevería a categorizar a las mujeres según sus tetas:
  • “Déjate de teta y toca otra cosa”: son aquellas que no sienten el mínimo placer al estimular sus pezones, digamos que sienten lo mismo que si les lamieras la barbilla. Sí, puede ser agradable, pero al rato cansa y quieren que vayas en busca de sitios más provechosos. Consejo: pese a que a ti te encante enterrar tu cara entre esos dos preciosos montículos, será mejor que te afanes más en otro monte… Pista: está hacia el Sur.
  • “Mmm… bueno, vale, un ratito”: sienten placer, pero no desmedido. Son un buen complemento a las relaciones, pero no su fuente principal de placer. Consejo: estimula el clítoris y los pezones a la vez, verás cómo te lo agradece.
  • “Pezorgiástico”: estas son las más afortunadas a mi parecer. Se estremecen cada vez que lames, tocas, rozas e, incluso, siente tu respiración cerca de sus pezones. Sienten un placer equiparable al del clítoris y, lo mejor de todo, pueden tener orgasmos de pezones. Sí, sí, lo has oído bien, existen. Hablaremos de ello más adelante. Consejo: probad un día a sólo jugar con sus pezones, lo pasaréis teta.
Tras esta “clasificación”, como veis del todo científica, he querido recoger los testimonios de varias tetas para corroborar mi fantástica selección.

mirales.es

“Yo la verdad es que no siento mucho en mis pezones, al menos no más que cualquier otra parte del cuerpo. Quizá sí me gusta que jueguen con ellas, pero más por lo excitante de la imagen que por la sensación en sí. Con una estimulación más fuerte sí siento algo, pero si se pasa demasiado puede ser doloroso. Si tuviera que elegir, prefiero ser yo la que juegue con las tetas de mi pareja, es mucho más estimulante para las dos; nos vuelve locas”, Dafne G.P., 28 años.
“Para mí es muy estimulante que jueguen con mis pezones, es una sensación muy placentera, pero nunca he alcanzado un orgasmo así. Al final, siempre recurro al clítoris”, M. R. G., 40 años.
“A mí… Pfff…”, L. R. P., 36 años.
“Yo me vuelvo loca. Me encantan las tetas. Para mí la estimulación de los pezones es prácticamente imprescindible. Incluso, en ocasiones, es lo único que necesito para alcanzar el orgasmo.”, Violeta López, 24 años.
Orgasmos de pezones

mirales.es 

¿Quién no querría tener la posibilidad de tener un orgasmo de pezones? Me fascina profundamente cómo debe sentirse. Recopilando testimonios he descubierto que es un orgasmo parecido al que se siente cuando estimulas el clítoris, sólo que se inicia en los pezones y después se deja sentir igualmente en el clítoris. Las afortunadas relatan que se siente diferente, pero que es igual de placentero o más.
Todo esto me lleva a reflexionar acerca de cómo nos hemos vuelto un poco “clitocéntricas”, cómo nos hemos centrado en exceso en satisfacer los genitales, dejando de lado el resto del cuerpo que puede ser igual de placentero.
Desde la sexología queremos hacer ver a las personas que acuden a vernos que no sólo existen los genitales, existe mucho más allá. El cerebro es nuestro mayor órgano sexual, tenemos miles de centímetros de piel de los que disfrutar, cientos de sitios que explorar y erotizar, decenas de maneras de tocar, chupar, succionar…
Aida Castaño – Visita mi blog A Vueltas Con El Sexo
Fuente: MiraLes

No hay comentarios:

Publicar un comentario