lunes, 14 de octubre de 2013

¿Sabes a qué te enfrentas con el sexo anal? Pierde la virginidad sin miedo

¿Sabes a qué te enfrentas con el sexo anal? Pierde la virginidad sin miedo 

Muchos de los lectores de Ragap están en contra del sexo anal, lo que conocemos como la filosofía ‘g0y’, y no existen grandes problemas a la hora de adentrarse en el mundo del sexo y practicarlo, especialmente, por primera vez. Pero también hay quienes tienen curiosidad y sienten la necesidad de conocer esa sensación.

La lista de consejos que durante mucho tiempo se han dado para que el sexo anal sea placentero y sin riesgos es larga, desde cuidar la higiene y usar condón, hasta las posturas y la relajación. 

Pero es necesario que los gays que aún son vírgenes, ‘analmente’ hablando, sepan realmente a que se enfrentan. Especialmente los homosexuales que acaban de salir del armario y estén descubriendo su sexualidad. Se trata de contarte a qué te enfrentarás si decides dar el paso y no de explicarte que debes desearlo mucho y elegir a la persona adecuada, porque eso ya es ‘vox populi’.  

El sexo anal no es un camino de rosas, aunque una buena práctica conduzca a un orgasmo seguro. Puede resultar doloroso y desagradable al principio, sobre todo porque una de las sensaciones más comunes durante la primera vez es que se escapan las heces. Realmente no tiene porqué pasar, pero muchos gays, al igual que las mujeres que también lo practican, optan por hacerse una lavativa antes del acto para despreocuparse. Así, también evitan que la persona activa se tope con algún resto. 

Otra de las sensaciones será dolor. Es inevitable, aunque siempre dolerá menos que la vagina de una mujer en su primera vez, ya que el conducto trasero está acostumbrado a dilatar para las deposiciones. No obstante, el dolor se produce durante los primeros instantes, hasta que se consigue lubricar plenamente.

Esta es la siguiente sensación. Se nota una lubricación extrema y que nunca antes se podría haber imaginado. 

Una vez ocurra esto, y justo antes de comenzar a disfrutar de una manera totalmente nueva y que traslada al éxtasis, solo quedará soportar el temblor de piernas del momento, producido por los nervios y el dolor, y lidiar con la presión que notaremos.

Si sientes estos síntomas, es normal y que todo va bien. Una vez pasen solo queda disfrutar y, por supuesto, repetir.
Fuente: Ragap


No hay comentarios:

Publicar un comentario