domingo, 6 de octubre de 2013

¿Por qué a los bisexuales les cuesta tanto salir del armario?

Muchos se sienten incómodos con las connotaciones que acompañan a la palabra


Según varias encuestas recientes, aproximadamente 9 millones de estadounidenses se consideran dentro del colectivo LGTB. Sólo el 1,8 por ciento la población se identifica como bisexual, a pesar del hecho de que unos 19 millones (8,2 por ciento) informan que han tenido alguna relación homosexual y 25,6 millones (11 por ciento) admiten que alguna vez han tenido atracción por alguien del mimo sexo. En el informe PEW de 2013 de los estadounidenses LGBT se indica que los bisexuales son mucho menos propensos a salir del armario en sus vidas que las lesbianas y los gays. “El 77 por ciento de los hombres homosexuales y el 71 por ciento de las lesbianas dicen que la mayoría o la totalidad de las personas importantes en su vida saben de su orientación sexual, sólo el 28 por ciento de los bisexuales dicen lo mismo. Las mujeres bisexuales son más propensas a decirlo ue los hombres bisexuales (33 por ciento vs 12 por ciento).
De hecho, últimamente se prefiere usar otros términos que el de “bisexual”: omnisexual, pansexual, homo- o hetero-flexible, straightish, líquido, polysexual, o, en el caso de la pornografía, el “gay for pay”.
En un artículo reciente, Anna Pulley señalaba que un vistazo rápido en Facebook y Twitter le permitió observar que los bisexuales tienen problemas con la palabra por la denigración a la que se han enfrentado. Según asegura, la bisexualidad tiene una serie de connotaciones y estereotipos negativos. Estos incluyen que los bisexuales son promiscuos, indecisos, que están pasando por una fase, armarizados, que se aprovecha de los privilegio de los heteros, se les imagina siempre en tríos, nunca están satisfechos…
“Bisexual” es una palabra que ha existido desde 1824. Su uso original es más parecido a la androginia (“que muestra las características de ambos sexos”) que nada tiene que ver con el comportamiento sexual. Su uso común (“atracción sexual hacia los hombres y las mujeres”) es la que muchos consideran reductora :¿Y si nunca has tenido una experiencia homosexual, pero no dejas de fantasear con ello? ¿Qué sucede si el 99 por ciento de tus historias son gays, pero te irías sin pensarlo a la cama con Beyoncé?
Janet W. Hardy, autor de “The Ethical Slut”, asegura: “Yo uso la palabra bisexual por razones de publicidad, pero es a la vez demasiado pequeña y demasiado grande para un conjunto bastante complejo de identidades”.
Fuente: Ociogay.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario