domingo, 6 de octubre de 2013

Pollas vs tetas: El cine veta a los penes

Pollas vs tetas: El cine veta a los penes 

¿Por qué los directores y productores de cine y televisión son tan reacios a mostrar desnudos masculinos completos?. Estamos hartos de ver glúteos, montes de Venus, pechos y otros atributos muy íntimos de cientos de actrices que no tienen reparos en desnudarse por exigencias del guión y, si embargo, la mojigatería le pone reparos a los penes. ¿Qué tiene de malo que causan tanto revuelo y escándalo cuando un actor muestra sus atributos más íntimos?. Aunque las mujeres siempre han enseñado más chicha que los hombres en pantalla, el desequilibrio quizás sea ahora más acusado. Desde Ragap reivindicamos más desnudos masculinos porque nos gusta la naturalidad y cuando alguien se empeña en ocultar algo con tanta determinación, incita a pensar que existe algo perverso y negativo detrás cuando es todo lo contrario. "Tetas versus pollas no es una comparación justa, ya que para la televisión mainstream americana no son lo mismo. Ni sacan coños, ni sacan pollas, esa es su frontera", asegura la directora de porno feminista Erika Lust.

Algunos desnudos en el cine llegaron a hacer historia, otros pasaron casi inadvertidos como una licencia que se permitía el director. Nosotros queremos recordar algunos que han marcado nuestra retina y a sus protagonistas, a los quedamos la enhorabuena por su naturalidad:


No os creáis que lo del desnudo masculino es del cine de ahora. Charlton Heston, en un descanso del rodaje del “Planeta de los simios” permitía que lo fotografiasen mostrando casi todo. Cuatro décadas después sigue siendo noticia que un hombre enseñe sus atributos en pantalla.

El actor ingles Oliver Reed in “The Devil’s” en 1971 protagonizaba una tórrida historia de sexo con un hombre y la película fue clasificada X por sus escenas de alto contenido sexual.

El fornido Harvey Keitel es un gran aficionado a mostrar su pene en las películas en las que trabaja. Así la muestra con total naturalidad en "Bad Lieutenant" o en "El Piano". En esta última podemos recrearnos con gran parte de su magnífica anatomía.

El madurito Richard Gere tuvo la oportunidad de lucir palmito cuando era más joven en “American Gigolo”. Muy metido en su papel de escort masculino, podemos recrearnos con su perfecto y trabajado cuerpo.

Ewan McGregor es uno de los actores a quienes un desnudo en el cine no parece resultarle nada incómodo. Así se lo pudo ver en Trainspotting, tras una escena de sexo; en Velvet Goldmine, donde se quita toda la ropa en un recital, y en The Pillow Book.

El cuerpo completo de Mark Ruffalo nos lo conocemos tanto de la gran pantalla, en la que no le ha hecho ascos a mostrar su desnudo integral, como en las revistas del corazon en las que, recientemente, se hicieran públicas varias fotos íntimas de su propiedad. Las imágenes, tomadas presuntamente con su móvil personal, fueron colgadas en conocidas páginas del mundo del cotilleo en Internet.

Christian Bale nos dejó a todos sobrecogidos con la película “American Psycho” donde interpreta a un psicópata aficionado a mutilar, cortar y hacer cachitos de cualquier mujer que se le ponga por delante. Eso sí, tuvimos la oportunidad de conocer hasta el más mínimo detalle de su anatomía.

El cuerpo de Jason Biggs nos lo conocemos al dedillo gracias a las divertidas aventuras y desventuras que nos cuenta en American Pie. Biggs le echa mucho morro y no se corta un pelo para sacar… lo mejor de sí en pantalla.

Tuvimos la oportunidad de recrearnos con el cuerpo lleno de tatuajes de Viggo Mortensen en “Una historia de violencia”.

¿Es real el tamaño de la polla del humorista Sacha Baron Cohen?. Creemos que como está acostumbrado a reírse hasta de su propia sombra nos quiso gastar una broma a todos sus seguidores con sus “dotes de superdotado”.

Recuerden el revuelo que se montó cuando Michael Fassbender enseñó su pene en Shame (2011), cuyo director, Steve McQueen, dijo esto sobre su rol: "El personaje de Michael se llama Brandon por Marlon Brando en El último tango en París”. Que Brando siga siendo el referente cuarenta años después significa que desde entonces no se ha avanzado mucho. El caso es que Fassbender no sólo se ha desnudado en el cine sino también en alguna campaña de moda más que sugerente.

Directores de avanzada para su época como el italiano Pier Paolo Passolini ("Teorema", "El decamerón", "Saló"), Ken Russell ("Mujeres enamoradas", "Los demonios"), Derek Jarman ("Sebastiane"), Paul Morrissey ("Heat", "Trash") o James Ivory ("Una habitación con vistas", "Maurice"), no han tenido inconveniente alguno para enseñar totalmente desnudos a sus protagonistas. Algunas debemos hacer el apunte de que el cine europeo es totalmente diferente precisamente porque ellos no tienen prejuicios o tabúes respecto al tema y además porque lo ven desde un punto de vista estético no con el morbo que suele caracterizar al espectador promedio.

Muchos actores americanos se han atrevido a desafiar los cánones, tal es el caso de William Petersen ("Vivir y morir en L.A."), Russ Meyers ("Vixen"), Bruce Willis ("El calor de la noche"), Jude Law ("El talento de Mr. Ripley"), Edward Norton ("American History X"), Peter Sarsgaard ("Kinsey"), Kevin Bacon ("Juegos salvajes") o Geoffrey Rush ("Quills").

¿Todo desnudo masculino es trasgresor?. Y no estamos hablando de un desnudo pornográfico sino de un cine artístico; aunque aparentemente aquí el tema no sea mostrar un pene o no sino mostrarlo en erección. En el caso del desnudo femenino la vagina no invade, no amenaza pero en el casi de un pene sí. Y así tenemos como ejemplo a "El imperio de los sentidos", "Romance" de Catherine Breillat, "Los amantes del Pont Neuf", "Anticristo", "Delicias Turcas", "El cuarto hombre" o "El libro negro", de Paul Verhoeven, especialista en mostrar siempre un poco más.
Fuente: Ragap


No hay comentarios:

Publicar un comentario