lunes, 7 de octubre de 2013

¿Cuánto sabes de enfermedades de transmisión sexual?

Derribando mitos, la promiscuidad no está relacionada con las ETS, sino con cualquier práctica de riesgo.

ETS
 Hoy en día todavía existen muchos mitos y desinformación que rodean a las enfermedades de transmisión sexual. Muchas son las personas que no conocen la manera en que cada una de estas enfermedades es transmitida y también una vez que la padecen no son informados hasta que es muy tarde por la falta de síntomas.
Las vías por las que que puede transmitirse se produce son a través de los fluidos corporales como semen, secreción vaginal, sangre, saliva o líquido preeyaculatorio. Durante la práctica del sexo oral las heridas bucales abiertas suponen una entrada para este tipo de enfermedades, y al igual pasa en la vagina y el ano que a veces sufren heridas o grietas que pueden provocar una vía de llegada a la transmisión.
Las enfermedades de transmisión sexual se dividen en tres tipos: virus, bacterias y parásitos. Los tres virus de transmisión sexual más comunes son el VIH, el virus del papiloma humano y los herpes genitales. El VIH es difícil de detectar, ya que hasta que no está muy desarrollado no se manifiesta, sin embargo en los herpes genitales aparecen ampollas dolorosas y llagas abiertas en el área genital, labios y boca. Algunos síntomas son picor o sensación de quemadura en genitales, piernas y glúteos. En el caso del virus del papiloma humano suelen aparecer verrugas en el área vaginal, pene o ano. En el caso de no detectarse a tiempo puede llegar a ser mortal ya que provoca cáncer de ano o pene.
Las ETS bacterias son organismos unicelulares que permanecen juntos para alimentarse de quien la padece. Las más frecuentes son las clamidias, gonorrea y la sífilis. En el caso de las clamidias aparecen luego de tres semanas del contagio y por lo regular son flujo genital anormal (tanto en hombres como en mujeres) y sensación de quemadura al orinar. La gonorrea es una bacteria que se presenta a través de secreción a través del pene, dolor y dificultad al orinar. En la mujer se percibe por flujo o sangrado vaginal abundante y dolor intenso en el vientre. La sífilis suele mostrar síntomas a partir de 21 días después de haber sido contraído, el principal es una herida indolora en los genitales, cerca de la boca, ano o manos. Suele provocar daños en el corazón y el cerebro ocasionando en la mayoría de las ocasiones parálisis, ceguera y anomalías cardíacas.
En cuanto a los parásitos, el más habitual son las ladillas que suelen incubarse alrededor de una semana y se detectan en la base del bello púbico.
Todas las enfermedades de transmisión sexual se suelen relacionar con la promiscuidad, sin embargo esto no tiene nada que ver ya que una sola relación es suficiente para poder ser transmitido y padecer cualquiera de ellas. Usar siempre protección y realizarse pruebas de forma regular, así como asistir al médico tras presentar alguno de los síntomas es muy importante para tratarlas a tiempo, ya que pueden controlarse a través de los medicamentos adecuados.
Fuente: Cascaramarga.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario