sábado, 19 de octubre de 2013

Brasil 2014, el mundial del billón de condones

Brasil 2014, el mundial del billón de condones  
En el Mundial de Fútbol de 2006 visitaron Alemania más de tres millones y medio de turistas. La mayor cita deportiva del planeta atrajo también a unas 40.000 mujeres procedentes de Centroeuropa, Europa del Este y el norte de África para ejercer la prostitución, según apuntaron las organizaciones que luchan contra la trata de personas. Cifras similares se dieron en Sudáfrica 2010, con migraciones temporales de meretrices provenientes del Congo, Rusia o Senegal. En aquella ocasión, el presidente Jacob Zuma pidió un billón de condones para ponerlos en circulación antes del torneo.

Sexo y fútbol van de la mano. Los grandes eventos deportivos se han convertido en una mina de oro para los proxenetas. Se calcula que la industria de la prostitución aumenta más de un 30 por ciento durante la celebración de un campeonato internacional de estas características.

Así las cosas, el próximo mundial se celebra en Brasil, considerado el segundo destino mundial del turismo sexual. La gran potencia de Sudamérica tiene en la explotación sexual uno de sus mayores problemas, alrededor del cual se combinan factores como la marginación, falta de derechos básicos, pobreza, y ausencia de mecanismos de inserción social.

No es de extrañar pues que estemos a las puertas de la mayor orgía de prostitución del planeta. Un negocio de más de nueve cifras que conjuga placer, explotación y violencia de género.

Solo en la ciudad de Belo Horizonte, una de las sedes del torneo, ejercen unas 80.000 meretrices. Barrios como Copacabana, en Río de Janeiro, son conocidos por albergar una de las mayores concentraciones de trabajadoras del sexo del planeta. Brasil es actualmente uno de los grandes “exportadores” de prostitutas del mundo. Los principales destinos de estas mujeres son lugares como España, Italia, Holanda y Portugal. La Asociación Brasileña de Defensa de la Mujer, la Infancia y la Juventud (Asbrad), según el cual, hasta 70 mil brasileñas que dejaron el país se prostituyeron.

Entre las noticias con mayor difusión de la pasada Copa de Confederaciones, que también se celebró en Brasil, fue la de que la asociación de prostitutas Aprosmig ofrecía cursos gratuitos de inglés a las profesionales del sexo para captar más clientes y atenderlos mejor.
Sin embargo, las autoridades quieren que el Mundial sirva para cambiar la imagen del país: “Brasil no es sólo belleza exótica y sensualidad, también es la diversidad de su cultura, su literatura, su música, hemos hablado con las agencias de turismo y de publicidad para que no se venda al país como un paraíso sexual”, puntualiza la ministra de Derechos Humanos, Maria do Rosario Nunes. De este modo, se va a promover, entre otras acciones, una campaña publicitaria destinada a turistas y a brasileños y orientada a concienciar del problema de la explotación sexual de niños y adolescentes.

Esperemos también que sigan el ejemplo de Zuma y hagan acopio de condones. Parece que esta vez puede hacer falta más de un billón.
Fuente: Ragap
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario