lunes, 23 de septiembre de 2013

Ventajas de congelar mis óvulos

Existe en la actualidad una creciente tendencia a retrasar la maternidad, ya sea por aspiraciones profesionales, por limitaciones económicas o por no encontrar la pareja adecuada. La mujer tiene pleno derecho a decidir cuándo y cómo afrontar su maternidad.
En España la edad media del primer parto se sitúa en 31,6 años y el número de hijos por mujer ha disminuido a 1,3: edad más tardía y un menor número de hijos que hace unas décadas.
Cuando se pospone la búsqueda del embarazo hay que asumir que las posibilidades de conseguirlo bajan por cada año que pasa, sobre todo a partir de los 35. Antes de esa edad el porcentaje de gestación por mes es del 25%, con 38 años baja al 15%, para ser un 7% con 40 años y un 1-2% con 44. Por ello son muchas las mujeres que se plantean preservar su fertilidad para en un futuro poder ser madres con mayores opciones.
Los tratamientos de reproducción asistida pueden ayudar, pero aun así, el éxito viene limitado de la misma manera por la edad materna. Con 41-42 años sólo existe un 20% de embarazo tras un tratamiento de fecundación in vitro en fresco, incrementándose según pasan los años, el riesgo de aborto por anomalías embrionarias, llegando a ser de hasta un 70% cuando la edad supera los 45 años.
mirales.es
Con el fin de evitar los efectos de la infertilidad asociada a la edad, existe desde hace unos pocos años la posibilidad de poder criopreservar los ovocitos mediante una técnica que se llama vitrificación. Cuando una mujer se lo plantea y acude a una clínica de reproducción asistida, es habitual iniciar un estudio analítico hormonal y ecográfico para valorar la reserva y el pronóstico ovárico. Posteriormente y si todo es correcto, se inicia un tratamiento de estimulación ovárica que consiste en inyectarse hormonas de forma subcutánea durante unos 10-12 días con el fin de hacer crecer en los ovarios el mayor número de ovocitos. Cuando la respuesta a la medicación ha sido adecuada, se programa la punción ovárica por vía transvaginal bajo sedación. Los óvulos obtenidos son evaluados por los biólogos para ser congelados (o vitrificados) aquellos que sean de buena calidad.
Es un procedimiento sencillo pero no está totalmente exento de riesgos. Las probabilidades de presentar efectos adversos a la medicación, de tener una hiperestimulación ovárica, una infección pélvica, una torsión o sangrado ovárico existen, pero son excepcionales.
La criopreservación de ovocitos es una estrategia más que ofrece a la mujer un mayor control sobre su vida reproductiva y se aconseja realizar cuando todavía existe una adecuada reserva ovárica, generalmente antes de los 35 años y como muy tarde hasta los 38.
El consejo es vitrificar un mínimo de 15 ovocitos, siendo a veces necesario más de un tratamiento de estimulación ovárica para poder llegar a ello.
Es necesario estar bien informada acerca de las posibilidades que existen en un futuro con esos ovocitos congelados, para no crearse falsas expectativas y ser realistas de las opciones que hay con ellos.
El porcentaje de supervivencia a la descongelación de los ovocitos vitrificados es del 75-96%. La tasa de nacido vivo por ovocito vitrificado menor de 36 años es del 5%, que corresponde a 1 nacido vivo por cada 20-25 ovocitos.
Existen varios estudios publicados donde demuestran porcentajes de embarazo similares con ovocitos vitrificados que con frescos, pudiendo llegar a ser del 50% para ovocitos que se congelaron en mujeres menores de 35 años, del 33% cuando la edad fue de 35-39 años y del 11 % con 40-42 años.
No se ha demostrado hasta el momento, un incremento de las complicaciones gestacionales ni del aumento de anomalías congénitas en los niños nacidos de ovocitos vitrificados.
La edad límite en España para la utilización de los ovocitos congelados se ha establecido en 50 años. Hay que asumir de forma responsable que la edad avanzada está asociada con unas mayores complicaciones gestacionales, tales como un mayor riesgo de presentar hipertensión, diabetes, parto prematuro así como unas mayores complicaciones neonatales, como niños más prematuros y de bajo peso.
Es por tanto la vitrificación de ovocitos para preservar la fertilidad una opción real que supone una protección ante el envejecimiento reproductivo, pero que requiere tomar una decisión a edades tempranas para garantizar unas mejores opciones en el futuro.
Dra Mª Ángeles Manzanares Ruiz
Ginecóloga, FivMadrid

Fuente: MiraLes

No hay comentarios:

Publicar un comentario