jueves, 12 de septiembre de 2013

Las parejas gays surgidas en la cárcel suelen ser castigadas y separadas

Los homosexuales también sufren discriminación entre rejas
Homosexuales entre rejas

La extraña relación entre las prisiones y el sexo homosexual se sigue manteniendo, pero es peor cuando surge el amor. Al menos eso es lo que asegura un estudio británico, que revela que las parejas gays que tienen relaciones sexuales consentidas en prisión son con frecuencia castigadas y separadas, según informa “Queerty”.
Esto es aún más preocupante si se observa que el Servicio de Prisiones en realidad no tiene una norma específica que prohíba las relaciones sexuales entre los internos. Además, la ausencia de preservativos desalienta a las parejas para mantener sexo seguro.
En un comunicado difundido por Chris Sheffield , presidenta de la Comisión sobre el sexo en la prisión, aseguró que hay que hacer algo. “La necesidad de adoptar medidas de reducción de daños y la prestación de políticas de salud sexual son importantes, no sólo para los presos, sino también para la sociedad en general”, aseguró.
Los resultados del estudio contrastan con otros casos de tolerancia como el de una cárcel francesa, en la que se ofició el primer matrimonio gay entre reclusos con Carlos el Chacal como testigo del enlace.
Fuente: Ociogay.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario