martes, 24 de septiembre de 2013

La lorza, ¿es bella?

La lorza, ¿es bella? 


‘¿Dónde están esos cuerpazos de revista?’. Se preguntó con cara contrariada el otro día mi jefe cuando vio a parte de su plantilla en bañador. Acabábamos de asistir a un congreso fuera de la ciudad. Cuando finalizó y para relajarnos, nos invitó a un spa de moda. Este detalle no sólo denota que tenemos un jefe estupendo sino que puso de manifiesto que sin ropa, ninguno de nosotros ‘valía lo que se dice un duro’. ¡Qué desilusión tan grande!. Los potentes músculos, los torsos torneados, el morenazo de piel después de horas tostándonos al sol este verano, las piernas como columnas de Hércules, el paquete marcado y promimente… eran pura fantasía en mi imaginación. La cruda realidad la teníamos delante de nuestras narices: Un grupo de hombres, algunos con barriguita incipiente, otros con flotadores prominentes y barrigas cerveceras, músculos descolgados o inexistentes y todos anodinos.



Es posible que Adolfo Domínguez no se equivocara cuando dijo aquello de “La arruga es bella” (aplicado a la moda) pero está claro que lo que vemos en las revistas es mucho retoque y mucho tirar de photoshop. Digan lo que digan, “la lorza no es bella”. No me malinterpretéis. Hay tíos “top ten” pero por la calle y en el trabajo vemos los menos. Ahora que termina el verano te recomiendo que hagas un esfuerzo y destruyas tu carnet de “socio de honor” de la marca de cerveza de moda y retomes esos hábitos de vida saludable para verte físicamente mejor. No se trata de que te obsesiones. Nadie te pide que vayas a una competición de fisioculturismo pero tampoco te lo tomes como los “coleccionables de kiosco”: junto cuatro chuminadas y a la quinta ya me aburrí y mi afición la coloco en el cajón de los olvidos junto con la colección de turno.


Todos aspiramos a conseguir un cuerpo perfecto pero requiere tiempo, constancia y sacrificio. Ha llegado la hora de que os demos en Ragap algunos consejos para conseguir ese canon de belleza corporal con el que soñáis.

- Ve al gimnasio. Ir al gimnasio es imprescindible para modelar el body. Debes ir 3 veces por semana y trabajar todo el cuerpo por igual. De nada sirve que hagas pecho o brazo y no entrenes las piernas…eso no te dará el físico que buscas.
- Fórmate. Para realizar correctamente los ejercicios, no lesionarte ni sobreentrenarte debes saber cómo se ejecuta cada uno de ellos, los tiempos de descanso y el número de series a realizar. Recuerda que el peso no es lo más importante cuando eres principiante, lo importante es conocer los fundamentos y la técnica correcta de cada ejercicio.
- Se constante. La constancia es el verdadero secreto para conseguir un cuerpo perfecto. No lograrás cambiar de un día para otro, márcate objetivos realistas y una vez conseguido ve a por el siguiente.
- Aliméntate correctamente. Un 70% del cambio que debe realizar tu cuerpo lo provocará la correcta alimentación. Conoce los secretos de una dieta balanceada. La comida saludable es un hábito que desde el primer debes tener muy claro. Somos lo que comemos. Y jamás te saltes el desayuno, es una de las comidas más importantes del día.
- Practica aeróbicos. A parte del ejercicio con pesas hay que cuidar la salud cadiovascular. Los ejercicios aeróbicos son los mejores para quemar grasa.
- Busca un aliado. Entrenar con un amigo te servirá para mantener esa constancia que tanto cuesta conseguir al principio. Si adquieres un compromiso con alguien es más fácil que no falles y si además, compartís el compromiso por conseguir un cuerpo perfecto seguro que lo conseguís.
- Descansa lo suficiente. ¿Sabías que los músculos crecen realmente durante el día y mientras descansan? Entrenar intensamente todos los días no es una buena solución. Si los alternas con ejercicios más suaves lograrás que el tejido muscular se recupere y crezca. También te ayudará a prevenir cualquier lesión que pueda ocurrir por exceso de entrenamiento.
- Tira los esteroides al cubo de la basura. Si te dicen que lograrás conseguir más músculo con esos productos es probable que no te mientan pero las consecuencias posteriores son desastrosas. Ya sabes lo que no debes consumir si te horroriza parecerte a Schwarzenegger.

Si sigues estos consejos prácticos te irá bien pero sino logras tener un cuerpo mejor tienes dos opciones: o viajas a Lourdes y esperas a que se produzca el milagro o te pones en manos de un cirujano plástico y te haces unos retoques. La última solución es más práctica y realista.
Más Fotos:
La lorza, ¿es bella? Imagen 0
La lorza, ¿es bella? Imagen 1 
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario