martes, 17 de septiembre de 2013

El debate en el Pride de Dallas: “Se puede ser gay sin ir desnudo”

El debate en el Pride de Dallas: “Se puede ser gay sin ir desnudo” 


 La imagen de una cabalgata del Orgullo Gay está muy ligada a la fiesta y también a un cierto grado de sensualidad. Aunque la mayoría de los asistentes e incluso de los participantes no vayan vestidos de manera extravagante, lo cierto es que la imagen que acaba trascendiendo más, ya sea porque llama más la atención o porque se ha convertido en un icono, es la de las vestimentas de los drag queen, los transformistas, los fetichistas del cuero o los cuerpos esculturales muy ligeros de ropa. No es nada nuevo el debate sobre la imagen que se da del colectivo gay en estas fiestas. Donde unos ven liberación y normalidad otros ven comportamientos vergonzosos. Y en este tenor ha ido el debate en el Orgullo de Dallas, que se celebró este fin de semana: los organizadores prohibieron la desnudez, la ropa interior provocativa y los comportamientos sexuales explícitos. Concretamente, las erecciones. Y esto ha abierto un amplio debate en la comunidad gay de la ciudad y del país.

“No estamos tratando de ahogar el derecho de nadie a ser gay o a expresarse. Estamos tratando de crear un ambiente agradable para todos. Podemos ser gays sin estar desnudos”, ha tratado de explicar el director del cortejo, Michael Doughman, que ha asegurado que no se han aplicado normas nuevas sino que se ha tenido un mayor cuidado para vigilar que se cumplen las existentes. El desfile, organizado por una asociación de bares gays, el Tavern Guild, quiere de este modo ser para todos los públicos y cumplir las leyes tejanas contra la obscenidad. Muchos activistas se han mostrado de acuerdo mientras que otros han querido ver un ataque frontal contra su libertad. Es el caso de la plataforma GetEQUAL. Su presidente, Michael Diviesti ha llegado a decir que estas prohibiciones son como volver al armario. “Es mi celebración de mí mismo. ¿Por qué tendría que bajar el tono porque alguien más esté mirando? Es como volverte a meter en el armario”, señaló.

Otros, como Hardy Haderman, quisieron ver un movimiento asimilacionista, entendido como ahogar la cultura gay dentro de la general. “Los asimilacionistas insisten en que bajemos el tono y dejemos de lado toda nuestra divertida sensualidad. ¿Por qué? Hacer esto convierte el Desfile del Orgullo en el Desfile de Estamos Avergonzados, y yo me niego a tomar parte en esto”, escribió en la publicación gay Dallas Voice. El desfile, sin embargo, se desarrolló sin incidentes de importancia y una buena asistencia de público que celebró el treinta aniversario del desfile. Y los medios locales gays señalan que no hubo una gran diferencia respecto a años anteriores. Tampoco se produjo ninguna detención derivada del atuendo de los participantes, muchos de los cuales sí vestían tan solo ropa interior.
Fuente: Ragap

No hay comentarios:

Publicar un comentario