jueves, 27 de noviembre de 2014

¿Locas? ¡Sí! ¿Y qué? Las mujeres y su bipolaridad

 pareja lesbianas


 
¿Cuántas veces habéis oído la frase “Las mujeres están locas” o “Las tías no saben lo que quieren” o “Esta es bipolar”? O aún mejor: ¿cuántas veces lo habéis dicho? Dejar de contar que os faltan dedos y manos.
Pero así es… Las mujeres están locas, no saben lo que quieren y son bipolares. Y no me vengáis con el cuento de “Yo no”, aunque en mi caso, yo no.

A mí me ha tocado vivir locuras, el sí pero no, el no pero sí, fases lunares y demás épocas hormonales de las mujeres con las que he convivido.

Seguro que os suena eso de “No, tranquila, no es necesario que lo hagas, no importa”. Por favor, decirme que, al menos vosotras, sí lo hicisteis, da igual lo que fuera, lo que se supone que no teníais que hacer, ¡decidme que lo hicisteis! ¿No, verdad? Entonces bien sabréis que os cayó la del pulpo en ese mismo momento… ¿Cómo no se os ocurrió pensar que ese “No te molestes, no lo hagas, no es necesario”, era un sí? Una forma sutil de usando una negativa tú tendrías que haber entendido que era un sí, hazlo y ya. Que fuera lo que fuera lo que ella no quería que hicieras, tenías que haberlo hecho.

Son esos momentos de “No pero sí” que nunca identificas hasta que ya te estás comiendo una bronca del quince y pensando que para la próxima que diga que no, lo haces, que ya no te vuelve a pasar… Pero dará igual porque llegará otro “no pero sí” distinto, más o menos enrevesado, otro “No te molestes que no pasa nada”, otro “No tranquila, déjalo” y tú, tan ingenua e inexperta, no lo harás porque es lo que literalmente te han dicho y volverás a entender que realmente ese no, significa que no y… ¡zas! Tercera Guerra Mundial… 

En el fondo es más fácil entender y aprender cualquier tipo de idioma que el “no pero sí” de una mujer.
 Y ese “no pero sí” resulta una nimiedad al lado de la manía de tener que saber leer entre líneas a las mujeres. Ya no sólo que tu sepas leer entre líneas lo que quiere decirte tu chica, si no todas las entre líneas que puede llegar a sacarte tu novia de lo que tú dices y sin saberlo.

Cuando eres tú la que no sabes leer entre líneas lo que te está insinuando tu chica, tienes un problema y, por lo tanto, alguna bronca que otra. Saber leer entre líneas es un don que tienen algunas mujeres y que si lo saben dominar, tendrán feliz y contenta a su mujer para los restos, pero de esas hay pocas. Lo normal es no saber que te están diciendo algo encubierto y que tú tienes que cazar al vuelo. Saber leer entre líneas a tu chica es algo que hay que acabar aprendiendo para poder entender, en la medida de lo posible, a tu chica. Pero como todo lo que tiene que ver con una mujer es difícil y se acaban dando situaciones, como por ejemplo, en las que tú estás tranquilamente viendo la tele, metida en tu mundo, sin pensar, ahí, tirada, y llega tu chica, te agarra cual fiera llevándote al cuarto, se desnuda y te mira, con una mirada profunda, y tu ahí, mirándola también, y como buena novia le dices que se tape que va coger frío. Estás cosas pasan por no saber leer entre líneas, porque pasan, que a mí me lo contó la amiga de una amiga…

O cuando acabas de conocer a una chica todo parece indicar que esa noche la vais a pasar juntas y al llegar el momento clave decide irse a su casa, sola, sin ti… ¿Por qué? Si ahí las entre líneas decían que sí, ¡pues porque no supiste leer bien, amiga!

Pero la cosa se complica cuando es tu chica la que lee entre líneas las cosas que tú ni sabes que dices. Yo he llegado a decir tantas cosas sin saberlo de un “¡Buenos días, cariño! ¿Qué tal?” que me han llegado a sacar en un entrelineado de esos mi confesión acerca del asesinato de JFK. Es que las mujeres que dominan el “entre líneas” son capaces de ver en los libros infantiles de Teo se va al parque o Teo se va de campamento que Teo se dedicaba a pasar drogas en el parque y acabó en un campamento desintoxicación de lo que se llegaba a meter. Y es más fácil entender el mensaje oculto de las películas de David Lynch que a una mujer y sus “entre líneas”.

También se dan casos en los que las mujeres dicen saber lo que quieren pero no lo saben y aunque tú hagas de todo y les ofrezcas de todo, hasta tu vida, nunca será lo que andan buscando… Siempre se ha dicho que las mujeres buscan que se lo pongan complicado y no que se lo ofrezcan en bandeja pero jamás lo reconocerán y siempre te dirán que a ellas les gustan las cosas fáciles porque saben lo que quieren y que lo tienen muy claro… Pero creo que uno de los mayores misterios del universo, no es qué hay después de la muerte o si existe algún político honrado, sino saber qué quiere una mujer, porque aunque lo niegue, ni ella misma lo sabe y ahí estas tú tratando de darle algo que no sabes ni lo que es. Es más facil entender por qué el sol aclara el pelo y sin embargo oscurece la piel, o por qué las mujeres no podemos pintarnos las pestañas con la boca cerrada, que lo que quiere una mujer.

Y esas mujeres de bipolaridad fácil… Hoy te quiero con cada poro de mi piel y al día siguiente desaparece de la faz de la tierra, tanto, que llegas a pensar que la hayan secuestrado y por eso no da señales de vida (pero, vamos, que pasa de ti). Os juro que antes soy capaz de explicaros de una manera sencilla para qué sirve el “Gran Colisionador de Hadrones” y la partícula que los físicos llaman “Bosón de Higgs” acerca de la creación del Universo, que el porqué una mujer un día te adora y te trata cual reina y al día siguiente pasa de ti. No existe una explicación lógica y racional, y mucho menos científica, del porqué de este suceso. Hay mujeres que un día te lo dan todo y al día siguiente, tú, con cara ilusionada bobalicona, pensando que al fin parece que encontraste alguien que te muestra cariño e interés, deja de ser cariñosa, de mostrar interés y de hablar, con la simple y llana explicación de: “Ya no es lo mismo”. ¿El qué no es lo mismo? ¿Qué ha cambiado? No te ha dado tiempo a ni siquiera cagarla y por mucho que intentas buscar una explicación, la razón de por qué ahora ya no quiere pasar tiempo contigo, no la hay y no lo entiendes y acabas descubriendo que es más fácil entender lo de la partícula del Bosón de Higgs que a una mujer.

Y existen muchos más casos y situaciones en las que entender a una mujer es complicado. Que ya no sabes por qué razón las cosas se han acabado torciendo o cambiando y te llegas a preguntar: “¿Qué estrellas se han alineado para que haya cambiado de opinión?” o “¿Qué hormona se ha puesto rebelde hoy para tener la ‘charla’ que habéis tenido?” Es más fácil entender a Shakira cuando canta que a una mujer.
Fuente; MiraLes

Siete hábitos de las personas crónicamente infelices

UNSPLASH BY VOLKAN OLMEZ 


Estoy acostumbrada a dar consejos sobre la felicidad y esto es lo que tengo claro: hay siete cualidades que todas las personas crónicamente infelices comparten.

Según explica la investigadora Sonja Lyubomirsky de la Universidad de California a Psychology Today: "El 40% de nuestra capacidad para ser felices se encuentra en nuestro poder de cambio".

Si esto es cierto (y lo es), aún hay esperanza. Hay miles de millones de personas en nuestro planeta, y muchas son realmente felices. El resto oscila entre la felicidad y la infelicidad dependiendo del día.
A lo largo de los años, he aprendido que hay ciertos rasgos y hábitos que caracterizan a las personas crónicamente infelices. Pero, antes de sumergirnos, aviso: todos tenemos malos días, e incluso semanas, en los que caemos en las siete casillas.

La diferencia entre una vida feliz e infeliz radica en la frecuencia y el tiempo que nos quedamos ahí.
Éstas son las siete cualidades de las personas crónicamente infelices.

1. Piensan por defecto que la vida es dura.
La gente feliz sabe que la vida puede ser dura y suelen enfrentarse a los momentos difíciles con una actitud de curiosidad en vez de victimismo. Se hacen responsables de haberse metido en un lío y se concentran en salir de ahí lo antes posible.

La perseverancia ante la resolución de problemas -en lugar de quejarse por las circunstancias- es un síntoma de una persona feliz. Las personas infelices se ven como víctimas de la vida y se atascan en la actitud de "mira lo que me ha pasado" en vez de buscar una salida al otro lado.

2. Creen que no se puede confiar en la mayoría de la gente.
No voy a discutir que el sano discernimiento es importante, pero la mayoría de las personas felices confían en sus compañeros. Creen en la bondad de la gente; no consideran que todo el mundo tiene intención de pillarlos. En general, la gente feliz se muestra abierta y simpática con las personas que conocen y desarrollan un sentido de comunidad a su alrededor.

Los infelices desconfían de la mayoría de personas que conocen y piensan que no se puede confiar en los desconocidos. Por desgracia, este comportamiento va cerrando poco a poco la puerta a cualquier conexión con el mundo más allá de su círculo interno e impide cualquier oportunidad de hacer nuevos amigos.

3. Se concentran en lo que va mal, no en lo que va bien.
Sin duda hay muchas cosas malas en este mundo, pero las personas infelices pasan por alto lo bueno y se centran en lo que va mal. Los puedes ver de lejos, quejándose y respondiendo "sí, pero..." a cualquier aspecto positivo de nuestro mundo.

La gente feliz es consciente de los problemas del mundo, pero equilibran su preocupación con el conocimiento de lo que va bien. Me gusta llamarlo "tener los dos ojos abiertos". Los que no son felices tienden a cerrar un ojo ante lo bueno por miedo a distraerse de lo malo. La gente feliz mantiene la perspectiva. Saben que nuestro mundo tiene problemas, pero también dirigen su mirada hacia lo positivo.

4. Se comparan con otros por envidia.
Una persona infeliz piensa que la buena suerte de los demás les está robando la suya. Creen que no hay suficientes cosas buenas y siempre comparan lo suyo con lo de los demás. Esto lleva a los celos y al resentimiento.

Las personas felices saben que su buena suerte y sus circunstancias son simplemente signos de aquello a lo que pueden aspirar a conseguir. Los felices creen que poseen un plan de acción único que nadie puede duplicar ni robar. Creen en posibilidades ilimitadas y no se desaniman pensando que la buena suerte de alguien limita sus resultados en la vida.

5. Ansían controlar su vida.
Existe una diferencia entre el control y las ansias de conseguir nuestros objetivos. La gente feliz va dando pasos todos los días para lograr sus objetivos, pero se dan cuenta de que al final, pocas cosas se pueden controlar en lo que nos depara la vida.

Las personas infelices tienden a microgestionar sus esfuerzos por controlar todos los resultados y se derrumban cuando la vida les destroza su plan. La gente feliz también se concentra, pero tienen la capacidad de dejarse llevar y no desmoronarse cuando se llevan un chasco.

La clave es centrarse en los objetivos, pero dejar espacio para que ocurra lo peor sin derrumbarse. Hasta los mejores planes se desvían. Cuando algo sale mal, la gente feliz tiene un plan B: seguir la corriente.

6. Piensan en el futuro con miedo y preocupación.
La gente infeliz tiene la cabeza llena de pensamientos negativos y no da una oportunidad a lo que podría salir bien.

Las personas felices tienen una dosis saludable de delirio y se permiten soñar despiertos con lo que les gustaría que la vida les sorprendiera. Las personas infelices tienen la mente repleta de miedos y preocupaciones constantes.

La gente feliz experimenta miedo y preocupación, pero existe una gran diferencia entre sentirlo y vivirlo. Cuando el miedo llega al pensamiento de una persona feliz, ésta busca qué puede hacer para evitar que ocurra lo que le preocupa (de nuevo, la idea de responsabilidad). Si no está en su mano, se dan cuenta de que el miedo se está apoderando, y lo aparcan.

7. Siempre hablan de cotilleos y quejas.
A las personas infelices les gusta vivir en el pasado. Lo que les pasa, los problemas, son sus temas preferidos de conversación. Cuando se les acaban las cosas que decir, se pasan a hablar y cotillear sobre la vida de otras personas.

La gente feliz vive en el ahora y sueña con el futuro. Puedes sentir sus vibraciones positivas al entrar en una sala. Se emocionan cuando algo sale bien, agradecen lo que tienen y sueñan con lo que les pueda deparar la vida.

Obviamente, nadie es perfecto. Todos nadamos en las aguas de la negatividad de vez en cuando, pero lo importante es el tiempo que nos quedemos en ellas y lo rápido que intentemos salir de ahí. No consiste en hacer todo a la perfección: son los hábitos positivos de la vida diaria lo que diferencia a las personas felices de las infelices.

Anda, cáete, vuelve a levantarte y repítelo. La diferencia reside en levantarse.
Fuente:  The Huffington Post


Los peligros del fisting anal en el sexo gay

fisting gay 

El fist fucking anal o fisting anal es una práctica cada vez más común en el sexo gay.
Donde antes entraba un dedo, ahora entra un puño entero (y hasta un pie dependiendo de la producción erótica de turno) y parece uno de los campos de moda dentro del porno gay, haciendo que cada vez más gente se anime a hacerlo en casa, a ver qué pasa y a ver hasta qué punto entra.

¿Y cuales son estos mayores peligros del fisting anal en hombres? 
Los peligros del fist fucking son amplios y bastante delicados. Pongamos, por ejemplo, los desgarros anales.

Comienzan con una hemorragia abundante e inmediata, por lo que el afectado debe ser llevado a urgencias de manera inmediata, necesitando, en la amplia mayoría de los casos, una intervención quirúrgica inmediata para intentar evitar la aparición de infecciones incontroladas.

Y la cosa no queda ahí, a los desgarros anales debemos sumar otras posibles afecciones como incontinencia fecal, fístulas, laceraciones en las mucosas y lesiones internas tanto en el recto como en los órganos colindantes.

¿Y cómo debe realizarse el fist fucking anal de forma correcta en sexo gay?
Pues, a ver a nivel personal, igual que habitualmente somos bastante abiertos, si algo parece una bestialidad y se siente como una bestialidad, pues a lo mejor va a ser una bestialidad y quizás sea mejor pasar y aceptarlo como una de esas ideas no tan brillantes.

Pero vamos, que si estás obsesionado con el tema, ahí van nuestros consejos para un buen fisting anal gay:
1. Dale toda la importancia del mundo a la higiene, es primordial sobre casi todo lo demás. A menos restos de heces, menos posibilidades de infecciones en las heridas que más que probablemente surjan.
2. Asegúrate de que no hay por medio anillos, pulseras, ni uñas largas (que suelen ser uno de los principales focos de transmisión de enfermedades).
3. No te cortes con el uso de lubricantes compuestos por agua y silicona (nunca aceite) y convenientemente, utiliza guantes de látex.
4. Estudia la postura con el uso de almohadas y cojines que puedan conseguir un efecto similar al de una hamaca colgante que facilite la correcta penetración con el menor daño posible.
5. Trata de evitar relajantes musculares y poppers, ya que estarás usando algo contundente sin conocer la correcta dosificación que requiere. Lo que a menudo suele dar tantos o más problemas médicos que la penetración en sí misma.

Nosotros, por nuestra parte, lo dicho, no te obsesiones con hacer cosas que, quizás, estén fuera lo que tu cuerpo pueda asimilar y jugársela puede ser un poco estúpido. Meses de recuperación y secuelas te aguardan para susurrarte un bonito 'te lo dije' al oído.
Fuente:CromosomaX


Andorra no reconocerá con iguales derechos a las parejas del mismo sexo

 

En la ley de parejas de hecho no reconocerá la equivalencia


Aunque el 70% de la ciudadanía andorrana se muestra a favor del matrimonio igualitario el Gobierno del Principado ha decidido apostar por la desigualdad estableciendo diferentes derechos para las parejas en función de si la forman dos personas de distinto o el mismo sexo.

FELGTB coincide con Gay MZ Andorra en que es inadmisible que a realidades idénticas se les denomine con una terminología diferente y se les reconozcan diferentes derechos en función de la orientación sexual. La Federación española, en consonancia con sus reivindicaciones históricas, considera fruto de la homofobia que las adopciones por parejas del mismo sexo tengan que hacerse en dos fases y las de distinto sexo en una sola fase.


La FELGTB anima a los representantes de la ciudadanía de Andorra a rebelarse contra esta ley ante el Consell y a presentar un recurso de inconstitucionalidad basado en la discriminación por orientación sexual ya que se vulnera plenamente el principio de igualdad. FELGTB se pone al servicio de los colectivos LGTB andorranos para poder luchar contra esta involución legislativa.

Gabriel Aranda, coordinador del Área Internacional de FELGTB declara que “es impensable que en pleno corazón de Europa un país como Andorra mire hacia otro lado y continúe marginando a gais, lesbianas y bisexuales por el mero hecho de serlo”.

Boti García, presidenta de FELGTB afirma que “Andorra no debe tener miedo de luchar por la dignidad del colectivo LGTB y no puede convertirse en un desierto de derechos entre la marea de igualdad que vivimos en la Península Ibérica y en Francia”.
Fuente: Ocioxocio.com


“Salvemos a las ballenas y a los delfitness”, el meme con los chulazos del Infinita Gay Week

“Salvemos a las ballenas y a los delfitness”, el meme con los chulazos del Infinita Gay Week