sábado, 23 de julio de 2016

No pongas un pie en…

No pongas un pie en… 


Se acerca el verano y es hora de planificar tus vacaciones. Sea cual sea tu plan, hay ciertos países que mejor no plantearse visitar, en concreto 22 países no muy “friendly”. La Confederación Española LGBT “Colegas” ha elaborado una lista de 22 países que en los últimos años han castigado la diversidad sexual, así que ya sea por seguridad, integridad, compromiso o boicot, mejor no incluirlos en tus opciones de turismo.

Los destinos más homofóbicos han sido Afganistán, Arabia Saudí, Brunei (Anna Wintour ya hizo lo suyo en el caso de Brunei), Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Gambia, Ghana, Jordania, India, Irán, Mauritania, Nigeria, Pakistán, Rusia, Senegal, Siria, Somalia, Sudán y Sudán del Sur, Uganda, Yemen y Zimbabue.
Colegas ha estudiado caso por caso cuáles son los peores destinos del mundo, en función de su odio hacia la comunidad gay y las persecuciones que sufre. También en base a las legislaciones que no permiten al colectivo LGTBI expresarse en libertad en espacios públicos y privados, que los encarcela, y que en el peor de los casos, los tortura y los condena a muerte. “Viajar a un país donde por el simple hecho de amar a una persona de tu mismo sexo las autoridades te puedan multar, maltratar o matar es un riesgo que sería estúpido correr”, manifiesta Javier Checa, organizador del estudio y coordinador de Turismo LGTBI de Colegas.

Por suerte las alternativas y opciones son infinitas y atractivas. Para playas paradisíacas, alguna isla griega como Santorini, o Ibiza, Hawaii, Córcega, Formentera. Para grandes ciudades modernas y cosmopolitas tienen mucho a ofrecer destinos como Londres, Montreal, Vancouver, Toronto, Berlín, Nueva York o San Francisco, entre muchas otras. Para descubrir tesoros perdidos y escondidos entonces Costa Rica, Argentina, México o Chile. Ahora que te hemos dado algunas ideas, empieza ya a planear tus vacaciones únicas, irrepetibles y, sobre todo, dignas.
Fuente: Gayles TV

Armarios: castigos, derechos y obligaciones

Aunque existan personas que aún se sorprendan, armarios hay muchos. Armario es ese tema que, por diferente a la “norma” (ley o frecuencia, según a quien le más interese una definición u otra), se le da un trato algo diferente, se nombra menos o se explica más.

armarioLos progenitores divorciados eran un armario hace unos años, las madres solteras, también. Si tu novio es muy mayor, o mucho más joven, si es de otra cultura o raza. Si eres mujeres y no quieres tener hijos. Si eres vegetariano o vegana.

Es esa cosa a la que todo el mundo responde: “no si a mí me parece bien, yo ante todo respeto”, “yo tengo un amigo vegetariano, muy bien claro… lo de los animales, pero no sé cómo vive sin jamón”.
La más conocida es la salida del armario por orientación del deseo. Qué duda cabe, que para hombres homosexuales –más allá de particularidades personales-, mujeres lesbianas y bisexuales existen salidas diferentes. La salida de personas transexuales también tienes sus desarmarizaciones.

En general las salidas masculinas (cis) suelen ser más violentas, pero toman una identidad visible y fuerte y se mantiene en el tiempo. En estos casos puede haber mucho drama, incluso violencia física, es un proceso más catártico. Los insultos son más puntuales, pero más “evidentemente agresivos”. Las de las mujeres lesbianas es más lenta e invisibilizada, menos violenta, pero con agresiones más constantes, son “amigas”, o reciben constantes comentarios paternalistas o sobre deseos masculinos (“porque no has probado un pene”, “qué pena con lo mona que eres” o “qué bien me lo montaría con tu novia”).

Las salidas trans a veces pasan por comentarios de “sí, la verdad que ‘parece’ un hombre” y poesías de ese estilo.

Aprovechando que es el año de las bisexualidades, remarco decir la doble discriminación que recibe esta orientación por la sociedad heterosexual y las comunidades LGTBI: viciosos, no se aclaran, hacen tríos, propagan enfermedades, es una fase, no existen, infieles etc. Estas personas, además, pasan por más salidas del armario, porque a nivel de visibilidad si una mujer es vista con una mujer es definida como lesbiana y si es vista con un hombre se la concibe como heterosexual. Aún usamos prácticas, orientaciones e identidades con bastante lío. De hecho, una queja frecuente por parte de bisexuales, es la necesidad de explicar cada vez el autoconcepto, esto, paralelo al autoexamen que produce un nivel de ansiedad identitaria constante.
Recuerdo una profesional de la traducción que dijo esta frase, “yo salí del armario como lesbiana, me da menos problemas. Como bi, nadie me entiende”.

mujer gritandoHoy no hablaremos de los armarios interiorizados y sus consecuencias en la intimidad, que las tienen. En este espacio me interesaría compartir una reflexión: la salida del armario y la visibilidad es un derecho, no una obligación. Por su puesto que tenemos que facilitar entre todos, todas y todes la visibilidad, pero no a costa del bienestar de nadie.
La salida del armario es un proceso de desarrollo personal muy profundo. Los seres humanos “deberíamos” movernos hacia un crecimiento interno de desarrollo, que llevara a la integración de nuestro ser. De todas estas partes, una de ellas, pero no solo la única, es la orientación. Esto es, incluir una parte de mi de manera amorosa, para llegar cada día a ser más “yo”.

Por eso a mí me gusta más hablar de integrar que aceptar, por su puesto hay una parte de aceptar, y creo que más allá de aceptar es dar lugar a una verdad íntima. Y si, las verdades a veces son mutables, la sexualidad como resultado de la biografía es un continuo. No es algo frío, fijo e inmutable, no es una foto fija.

Dicho esto, sabemos que hemos metido a las personas no heterosexuales en armarios, que no se sepa que no se diga, usando incluso sitios de “cura”. Había que ocultarlo. Y aún hoy es así.

Al mismo tiempo se ha producido y se produce una especie de imperativo de “salir del armario”. -Ocurre como el sexo, antes era pecado y ahora existe un mandato mercantilista de “hacer sexo” a todas horas y de muchas maneras-. En el caso de los armarios, el mandato es que la orientación LGTBI ha de manifestarse y no debe jamás, jamás ocultarse.

Pondré tres ejemplos que me han preocupado.

El primero hace referencia a las declaraciones en blog psicología, donde se afirmaba categóricamente que quien no salía del armario estaba engañando a su gente querida, al mundo y a sí mismo/a.
El siguiente caso –bastante superficial– es de la entrevista de Risto Mejide a Vanessa Martín donde la saca del armario (“me enamoré de ti, pero luego supe que te gustan las mujeres”, o “qué has tenido con Malú”). Y tiene relación con que, a veces, los colectivos LGTBI dicen que tal cantante, político o actriz debería hacer el bien a su comunidad y visibilizarse. Repito, honda y profundamente, que la visibilidad es algo muy necesario socialmente y un potente e integrador a nivel personal. Ahora bien, ¿siempre?, ¿en todas partes?, ¿es una obligación o es un derecho?

Si eres una persona pública puede que sea valiosa tu aportación, pero tu vida es tuya. Puede que tampoco digas que has tenido un aborto o que votas a X partido.

Por otra parte, ¿a costa de todo? ¿Por qué hago esta pregunta? Porque cada persona tiene un proceso, y si bien los armarios son tóxicos, porque lo son, hay lugares, tiempos y formas más adecuados para cada persona.

No todo el mundo puede hacer salidas ruidosas, que son muy liberadoras y catárticas, pero también te pueden colocar en “yo contra todo”. Esto pasa a veces en el chico gay que por fin se ha enamorado y está harto de sus padres y les suelta todo y ahí les deja, temblando con el rosario en mano. En este caso es un “armario-hacha”, uso mi salida como arma. Bienvenida también esta forma. Siempre que sea desde la consciencia.

pintadas homofobicasPero ¿y si te encanta tu trabajo, pero seguro que te echan porque trabajas con menores y el colegio es ultracatólico?, ¿y si vives en Uganda? O si estás paseando por un sitio skinhead, como hace años era el Parque del Oeste de Madrid, ¿quieres besarte apasionadamente ahí? No incluyo aquí besadas protesta, que son eso, actos políticos. Y aunque lo personal es político, mi cuerpo no puede estar siempre en guerra. O no todos los cuerpos lo quieren.

Pero lo más importante es que nadie, nadie tiene el derecho a sacar a nadie del armario. Para quien no lo sepa, es un delito. Si no tenemos cuidado el resultado será más y más LGTBIfobia.
No será único (tercer ejemplo) el caso de la lesbiana que tuvo que huir del pueblo porque su ex, que también estaba en el armario, cuando rompieron se vengó pintando por todo el pueblo “Pepita bollera”.

Creo que nuestro papel como profesionales (terapeutas, educadores, medicas…) es acompañar en este proceso interno de integración y de visibilidad social. Y no seamos tan soberbios/as, no existe una única manera.

Para cerrar esta reflexión: ¿Para qué estás sacando a esta persona del armario? ¿Cómo arma? ¿Para parecer liberal? ¿Para ayudarla? ¿Porque tú no sabes qué hacer con esta información? ¿Para tener una noticia y ganar dinero?

Creo que al menos una vez en la vida son necesarios los actos escandalosos y catárticos, sí, esos que tomas carrerilla y gritas. También creo que sería bonito si en lugar de sacarnos, nos acompañaran, o salimos porque este sitio se nos quedó pequeño y queremos aire.
Fuente: Cascaraamarga.com

jueves, 21 de julio de 2016

Cocaína, la droga menos temida es de las más destructivas

 

La cocaína es una de las drogas más destructivas del ser humano y sin embargo sigue siendo una de las menos temidas. Seguramente sea porque su dependencia pasa inadvertida: se asocia a los momentos lúdicos y festivos, no exige una toma diaria y es fácil de conseguir.

Como leemos en El Periódico, una reciente estadística realizada en Cataluña revela que un 4,4% de la población catalana consume cocaína y que esta proporción va en aumento. La capacidad destructiva de la cocaína se resume en sus consecuencias más demoledoras:
  • Altera las funciones cardiacas, cerebrales y psíquicas
  • Acaba con el patrimonio económico de la familia
  • Destroza la vida laboral y suprime la red de amistades
Factores ambientales en la dependencia de la cocaína
Los investigadores de la dependencia de la cocaína apuntan que hay factores ambientales muy importantes que condicionan la adicción. En determinados lugares, ambientes, contextos vuelves a necesitar la droga. Por este motivo el doctor Rafael de la Torre, del Instituto de Neurociencias del Hospital del Mar, reconoce que para acabar con la adicción es preciso modificar hábitos sociales y evitar ciertos lugares o amistades. En muchos casos la conveniencia de los centros de ingreso está fuera de toda discusión.

Cuando se empieza a tomar cocaína, por mucho que la persona aumente la frecuencia de su consumo es complicado que tenga consciencia de su dependencia. A menudo se empieza a percibir la adicción a este alcaloide cuando la persona sufre un intenso cansancio, sueño y hambre, que pueden dar paso a sufrir los efectos más adversos de su consumo:
  • Alteraciones del ritmo cardiaco
  • Hipertensión
  • Deterioro cerebrovascular, riesgo de sufrir un ictus
  • Posibilidad de episodios de epilepsia
  • Brotes psicóticos
  • Delirios, impulsividad, paranoia
Ayuda para dejar la cocaína
Tras el alcohol, la dependencia de la coca es el segundo motivo de demanda de tratamiento para dejar una droga que atienden los hospitales catalanes, por encima  de la heroína y el cannabis (atención porqué los afectados por el consumo de marihuana se acerca a las cifras de la “coca”).
Fuente: ccAdicciones


La publicación por primera vez en árabe de una revista LGTB causa indignación en Jordania

My Kali 
Los creadores de la revista online LGTB My.Kali, de Jordania, han dado un paso adelante para llegar a más gente y han publicado una edición en árabe del último número del digital jordano, que hasta ahora estaba escrito exclusivamente en inglés. La decisión ha provocado una cascada de reacciones homófobas.
 

El modelo jordano Khalid Abdel-Hadi, conocido como Kali, fundó My.Kali en 2007 como la primera publicación dirigida al colectivo LGTB en el mundo árabe. La revista abarca, entre otros temas, reportajes sobre arte y fotografía, y en su portada han aparecido numerosos personajes conocidos de la región, tanto LGTB como no. Ya el año pasado, Abdel-Hadi anunciaba su intención de comenzar una versión en árabe, con el objetivo de alcanzar un público con esta lengua materna y que no habla inglés.

El fundador de la revista ya era consciente entonces de que la aparición de una publicación LGTB en árabe iba a provocar controversia en los sectores más conservadores de la sociedad jordana. Y así ha ocurrido: mientras que numerosos comentarios en todo el mundo alababan la decisión de Abdel-Hadi, en su país arreciaban las críticas e incluso las amenazas de muerte por lo que consideraban una provocación y una intromisión de Occidente para “implementar la homosexualidad” en Oriente Medio.

Los responsables de My.Kali se enfrentan ahora a demandas ante la justicia por tener un nombre no registrado ante la Comisión de Medios de Jordania. La denuncia, si se produce, no debería tener recorrido según la redacción de la revista, ya que ni existe ni está entre los planes de Abdel-Hadi la difusión de una publicación impresa. El fundador defiende su decisión alegando que My.Kalinunca ha tenido la intención de socavar las tradiciones y la cultura de la sociedad jordana” y que su finalidad es la de llegar a gente que solo habla árabe y concienciar sobre los asuntos que conciernen a la comunidad LGTB de la región.

Derechos LGTB en Jordania
Jordania es uno los escasos  países de Oriente Medio de mayoría musulmana donde la homosexualidad no está penada. Sin embargo, la discriminación social hacia las personas LGTB es patente. Tras la reforma del Código Penal de 1951, las relaciones homosexuales consensuadas no comerciales son legales, fijándose en los 16 años la edad de consentimiento, la misma que para las relaciones heterosexuales.

Otra reforma efectuada en 2013 establecía la ilegalidad de los “crímenes de honor”, una práctica tradicional que justificaba el asesinato de gais y lesbianas por parte de sus familias. No obstante, desde el informe del Departamento de Estado estadounidense antes citado, se advierte que “los gais y lesbianas jordanos ocultan su sexualidad, especialmente a los miembros de la familia. Los miembros de la familia que descubren que un familiar es LGTB pueden hacerle objeto de un crimen de honor”. En febrero de 2014, diez personas LGTB fueron detenidas en Ammán para evitar que “perturbaran la paz”.

Además de la despenalización de las relaciones entre personas del mismo sexo, las personas transexuales tienen derecho a que su identidad de género sea reconocida legalmente. Sin embargo, no existe ninguna legislación ni política administrativa encaminada a luchar contra la discriminación de las personas LGTB ni ningún reconocimiento de las parejas del mismo sexo.
Fuente: Dos manzanas.com


La bandera del arcoíris podría tener muy pronto su propio emoji

Aunque aún no hay fecha definitiva para que este símbolo del colectivo LGTB pueda empezar a usarse, los diseñadores ya pueden empezar a trabajar en su aspecto.

emoji bandera gay
La bandera LGTB podría tener su propio emoticono. Unicode Consortium, la organización encargada de supervisar la creación de estos nuevos caracteres, podría incorporar a su gama la bandera arcoíris, independientemente de la actualización oficial que se realizará el próximo año.

La idea de incorporar la bandera fue lanzada por primera vez en el año 2015, cuando la empresa incorporó los emojis variando los tonos de la piel, con el objetivo de representar a todos los colectivos que usan estos símbolos en las redes sociales, aunque finalmente no se incorporó.

El método que van a utilizar para incluirlo combina los colores del arco iris con el formato de las banderas ya existentes. "Debido a que se utilizarán caracteres Unicode existentes, los proveedores pueden comenzar el diseño y la ejecución sin tener que esperar a Unicode v10.0 que saldrá al mercado en el 2017", explica M. Davis, uno de los cofundadores de Unicode, en el documento.
Fuente: cascaraamarga.com