martes, 21 de octubre de 2014

Tu pareja dijo una mentira, ¿cómo reaccionar?

 

Suena el teléfono y tu chico aún duerme así que contestas en la otra habitación. Es su amigo Juan, que solo llamó para avisarle que olvidó su celular anoche en el bar, que él lo tiene. Cuando el bello durmiente finalmente abre los ojos comienzan a platicar y le preguntas dónde ha ido ayer. Su respuesta, "me quedé en la oficina trabajando en el proyecto" te sube los colores al rostro. Te está mintiendo y no sabes por qué. Tu cerebro corre a mil y te bombardea con ideas: 

¿y si está viendo a otra y por eso miente? 

seguro no es la primera vez que no me dice la verdad

ay sí, "trabajando", además de mentiroso, mártir ¿no? 

Cada una de ellas solo te hace querer gritar y decirle que es un mentiroso, que sabes que ha ido a un bar. Algunas de tus opciones son: 

Alimentar esas ideas y dar rienda suelta a tus impulsos e írtele a la yugular con todo tipo de reclamos y cuestionamientos. Traer otros momentos a cuento y empezar una pelea épica sobre sus mentiras.  

No decirle nada y quedarte con todos esos fantasmas en la cabeza o incluso llamar a Juan y quedar para ir por el teléfono porque ahora has decidido sacar tu lado Sherlock Holmes y descubrirás el gran secreto que oculta. 

Frenar esas ideas, respirar profundamente para tranquilizarte, contarle de la llamada, decirle cómo te hace sentir que te dijera otra cosa y preguntarle por qué lo ha hecho. 

¿Cuál te suena como la más coherente? La tercera, ¿no? Es porque en esa estarías intentando comunicarte de forma asertiva. Estás dispuesta a expresarte y pedir una explicación pero sin dejar que la ira y la agresividad se adueñen de ti. Sabes que tienes derecho a una explicación y no renuncias a él pero tampoco te aprovechas de ello.

Si descubres que tu pareja te ha mentido lo mejor es que le confrontespero de forma respetuosa y serena. Siempre hablando en primera persona de lo que sientes y necesitas saber. Has las preguntas que creas necesarias pero sin levantar la voz y prestando atención a sus respuestas. 

Tal vez la razón sea que fue a planear una fiesta sorpresa para ti e imagina cómo te sentirías si te le hubieras lanzado como pantera. No hay que reaccionar como en las telenovelas. Esos melodramas hay que dejarlos para la ficción. Pero eso sí, una vez aclarado el tema, es importante que trabajen en fortalecer su comunicación. Muchas de las parejas que rompen no lo hacen a consecuencia de un gran pleito, sino por la acumulación de desacuerdos y rencores.
Fuente: Lo que un gay quiere ver


5 razones por la que los hombres aman hacerlo por atrás

5 razones por la que los hombres aman hacerlo por atrás 

1. Sensación de poder
Los hombres disfrutan sentirse poderosos, es parte de su ego masculino. Sabemos que puede sonar un poco machista y territorial, un tanto retrograda, pero es la realidad.
A través del sexo anal ellos controlan la situación, y estar arriba de ti para entrar, los hace sentirse los reyes del mundo.

2. Significa confianza
El hecho de que le permitas el acceso a una parte tan íntima e inaccesible le habla de una confianza desmedida en su persona. Y no sólo respecto al placer, si no a la confianza de entrar en tus rincones más profundos.

3. Es algo nuevo
Cuando la posibilidad de sexo anal aparece, lo que ellos ven es como una aventura, y se emocionan como niños con juguete nuevo.
4. Aman los traseros
¿Cuántas veces has cachado a un hombre observando un trasero? Incontables. Los hombres aman las retaguardas, y si tienen la oportunidad de estar cerca y dentro de ellas, es como si hubieran ganado la lotería.
5. Es muy angosto
Y esta es una de las razones principales. Los músculos están intactos, y las paredes son angostas. Es una fantasía atractiva para los hombres.
Fuente: Lo que un gay quiere ver


¿Cómo saber si quiere una relación seria o solo una aventura?

Por desgracia, las relaciones sentimentales no son como las matemáticas, donde 1 + 1 suman 2. Cuando iniciamos una relación, creemos saber desde dónde partimos aunque no tengamos la menor idea de a dónde llegaremos…o si llegaremos.
Como lo señala Valeria Schapira, experta en relaciones personales del sitio de citas Match.com, muchas veces nos equivocamos al interpretar las señales. Ella misma nos revela cuatro claves que nos indican por qué camino va una relación incipiente. Atentas a los consejos de esta experta:
  1. Un hombre o una mujer que quiere tener una pareja en serio no tendrá empacho en confesarlo. Quizás no seas tú la persona que él o ella elija para ese fin pero seguramente te hable de sus ganas de encontrar a un compañero de vida, de vivir en pareja y hasta del sueño de tener niños. Quien quiere compromisos, suele contarlo, dice Schapira.
  2. Es probable que quien esté a la búsqueda de una aventura no cuide demasiado las formas. Un hombre que respeta a una mujer y pretende seguir conociéndola para construir algo, nunca la mandarla en un taxi a su casa o la haría ir al lugar de encuentro sin ofrecerle pasarla a buscar, por ejemplo. Conductas descorteses como ésta hablan no sólo de falta de modales sino de un absoluto desinterés por el otro.
  3. Alguien que quiere una relación en serio no huye o desaparece. Es decir, una persona que desea un compromiso se mantiene disponible y sostiene la comunicación. No tiene conductas como aparecer y desaparecer durante días y no juega al misterio. Las conductas evasivas hablan de falta de ganas o de fobia al compromiso.
  4. Quien quiere comprometerse no es ambiguo respecto a su relación actual.Tampoco anda con excusas ni teorías del tipo “me estoy separando”. Si escuchas cantinelas como esa o “con mi mujer/novio dormimos en cuartos separados”, pon pies en polvorosa ya mismo.
Es verdad que una nunca sabe dónde terminará la relación que estamos iniciando. Pero también es cierto que si aprendemos a detectar estas señales, lo mejor será no perder el tiempo. “En los comienzos se pactan los finales”, dice la experta.
Fuente: Lo que un gay quiere ver

La rutina de parejas homosexuales en los Estados Unidos de los 80, en fotos

La rutina de parejas homosexuales en los Estados Unidos de los 80, en fotos

lunes, 20 de octubre de 2014

5 posiciones para tener sexo lésbico

 
Por si le quieres dar a tu chica una noche loca de pasión desenfrenada, o hacer el amor con ella de la forma más dulce te tenemos un ranking de 5 posiciones sexuales del libro “Lesbian Sex 101 Love Making Positions” que van de lo lindo a lo risqué. Si aún no lo has hecho, ¡prueba algo diferente este fin de semana!

El tulipán holandés


Un 69 para llevar las cosas despacio. Acuéstense de lado y usa la pierna de tu pareja para recargar tu cabeza y deja que ella haga lo mismo. A diferencia del 69 común, esta posición te da toda la cercanía y la comodidad necesaria para pasar mucho tiempo en esta actividad.

Fresas con crema


Una chica se sienta en la cama con la espalda recargada en la cabecera y las piernas abiertas mientras la otra se hinca, montando una pierna de su pareja. La persona hincada estimula manualmente a su pareja mientras quien está sentada manipula los senos de la otra.

Lilith y Eva


Siéntate frente a tu pareja, con sus piernas rodeando tu cintura y deja que se recargue en la cama con tus pies debajo de su espalda. Podrás estimular su clítoris y senos con tus manos mientras ella se mece contra tu cuerpo.

Espadas


Híncate detrás de tu pareja y colóquense frente a un espejo, de esta forma podrás ver todo su cuerpo mientras la estimulas y ella puede alcanzarte también.

Cola y Crin


Una chica se acomoda en posición de “caballo”, sobre rodillas y manos, mientras que la otra la “monta” sentándose en su espalda y tomando el cabello de su caballo para controlarla. Quien monta frota su clítoris sobre la espalda y el trasero de su “caballo”. Es una buena posición para entrar en calor.
  Fuente: Actitudfem