viernes, 20 de enero de 2017

Preocupación por repunte "sin precedentes" de las infecciones de transmisión sexual

Los cambios sociales y culturales están "echando por tierra" los esfuerzos y el descenso conseguido tras los años "más duros" de la epidemia de infección VIH.

Expertos de la Fundación de Ciencias de la Salud han avisado, en la edición 46 de la revista 'EIDON', de que se está produciendo un repunte "sin precedentes" de las infecciones de transmisión sexual, debido a que los cambios sociales y culturales están "echando por tierra" los esfuerzos y el descenso conseguido tras los años "más duros" de la epidemia de infección VIH.

"Uno de los mayores defectos de las aproximaciones más clásicas a los problemas éticos está en el abordaje directo de la dimensión moral de tales cuestiones, sin pasar previamente por un cuidadoso y detallado análisis de los hechos", ha asegurado el presidente de la organización, Diego Gracia.

Y es que, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado en agosto de 2016, 131 millones de personas contraen clamidiasis cada año, 78 millones gonorrea y 5,6 millones sífilis. En total, se producen 357 millones de nuevos casos por alguno de los patógenos de transmisión sexual más prevalentes anualmente. Además, se calcula que hay más de 500 millones de personas con infección genial por el virus del herpes simplex (VHS) y más de 290 millones de mujeres están infectadas por el virus del papiloma humano (VPH).

Ante estas cifras, los doctores Almudena Burillo y Emilio Bouza, del Servicio de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, han puesto de relieve las ventajas de las nuevas técnicas de diagnóstico moleculares.

"Las nuevas técnicas de detección moleculares ofrecen excelentes resultados y tienen la ventaja de tener mayor sensibilidad en comparación con la del cultivo tradicional, por lo que permiten el diagnóstico de infecciones extragenitales en los casos, por ejemplo, de gonorrea", han detallado.
De hecho, prosiguen, los métodos de detección de ITS son más rápidos y más precisos, permitiendo, según los autores, un diagnóstico casi inmediato en la mayoría de las ocasiones y despistaje más adecuado de pacientes asintomáticos y oligosintomáticos.

"El concepto de que son procedimientos caros es erróneo puesto que se contabiliza exclusivamente el precio de adquisición de la prueba y no el impacto clínico en el proceso. La disminución del tiempo dedicado al diagnóstico permite, además, disminuir el plazo que debe esperar el paciente a recibir tratamiento y reducir el riesgo de transmisión de la enfermedad", han recalcado.

En algunos casos, estas enfermedades pueden producir consecuencias adversas graves para la salud reproductiva como infertilidad o transmisión de madre a hijo. En concreto, según la OMS, en el último año, 900.000 mujeres embarazadas se contagiaron con sífilis, lo que se tradujo en 350.000 fetos con distintos grados de afectación, incluyendo mortinatos. Además, el la resistencia a los antimicriobianos supone una amenaza para el control de estas enfermedades a nivel mundial.

"Las ETS son enfermedades prevenibles y curables en su mayoría y todas las organizaciones sanitarias mundiales tienen como prioridad su prevención primaria, su diagnóstico rápido, el tratamiento de los infectados, el estudio de contactos y la comunicación de los casos a las autoridades de salud pública para su control", han recalcado los doctores.

En este sentido, han asegurado que las causas del crecimiento de las ITS son complejas y se enraízan en cambios sociales y culturales, entre ellos, la pérdida de miedo por contraer una enfermedad considerada mortal como el VIH: "Su solución pasa por mejorar la educación y la cultura sobre el sexo desde momentos tempranos de la formación de los individuos, por mejorar los sistemas de detección rápida y por un acceso fácil a consejo y cuidados sanitarios de toda la población sin discriminación por su pertenencia o no al sistema sanitario", han zanjado.
Fuente: Cascaraamarga,com

Por qué algunos sienten depresión tras mantener relaciones sexuales

disforia sexual

La 'disforia postcoital' es más común en mujeres que en hombres. Se trata de sentirse triste, vacío, melancólico, incluso agresivo o frustrado.


Tendemos a pensar que todos nos sentimos felices después de una relación sexual, pero lo cierto es que no siempre es así. A muchos, incluso, les sucede todo lo contrario: caen en la tristeza, y la razón no tiene nada que ver con la satisfacción del acto.Tras varios estudios, se ha descubierto que se trata de 'disforia postcoital'.

Mantener relaciones sexuales no siempre nos hace felices, de hecho, casi un tercio de las mujeres encuestadas en un estudio dijeron que se sentían deprimidas después del sexo (incluso cuando había sido satisfactorio, de hecho es más probable que suceda entonces).

Se trata de sentirse triste, vacío, melancólico, incluso agresivo o frustrado, y es más común de lo que creemos. Según afirma Mirror, un estudio reciente descubrió que el 46% de las 230 mujeres participantes experimentaron disforia postcoital. Lo más llamativo es que los investigadores encontraron que no sucede únicamente en relaciones 'de una noche' sino que también en relaciones duraderas y matrimoniales.

Los expertos explicaron que "no se debe necesariamente a un trauma, sino a la explosión de hormonas que sacude el cuerpo durante el sexo". "Esas hormonas caen tras el pico de un orgasmo, y es probable que una sensación de tristeza le acompañe".
Fuente: Cascaramarga.com

Sexilio: cuando las personas LGTB emigran del campo a la ciudad


El éxodo rural es un término de sobra conocido: la emigración del campo a la ciudad. Pueden ser, lógicamente, muchas las razones por las que una persona decide abandonar su entorno natal para trasladarse a una metrópoli más grande. Por estudios, por razones económicas, para poder mejorar sus oportunidades… o porque se ha sentido rechazado por su orientación sexual o identidad de género en el ambiente rural, o, incluso, porque no puede salir del armario en ese difícil contexto. A eso, a la emigración, al exilio, por cuestiones de orientación sexual o identidad de género, se le conoce como “sexilio”.
Según el blog Palabrería LGBT, sexilio es un término “acuñado por el sociólogo puertorriqueño Manolo Guzmán. El sexilio es el fenómeno por el que personas con identidades sexuales distintas a la heterosexual se ven obligados a emigrar de su barrio, su comunidad o su país por persecuciones hacia su orientación sexual”.

Acabar con la LGTBfobia en el ámbito rural, una de las principales razones por las que hablamos de sexilio, es una “gran asignatura pendiente”, conforme reconoce el informe del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia del primer semestre de 2016.



Hay iniciativas como el Festival Agrogay de Ulloa de Lugo, en Galicia, que tienen como objetivo visibilizar la diversidad sexual en el entorno rural, promovido por orgullosos y orgullosas agrogays y agrolesbianas que han salido del armario en sus pueblos natales, pero la realidad es que todavía hay muchas personas LGTB que optan por emigrar a grandes ciudades en las que esperan encontrar un mayor anonimato y más aceptación.

Esto precisamente es lo que les ocurrió a Layla y a Francisco, como explican en este reportaje de Marta Villena para el genial laboratorio que ha creado la revista Pikara para ahondar en este tipo de desplazamientos. Carla Antonelli, la primera persona transexual con un cargo de representación parlamentaria de España y actual diputada por el PSOE en la Asamblea de Madrid, sirve de hilo conductor en el reportaje.


Antonelli se “sexilió” de su pueblo, Güímar (Tenerife), en 1977 porque, y así lo recoge Wikipedia, en “aquellos momentos se hacía impensable que una persona transexual pudiera desarrollar su identidad de género en un entorno rural” . Volvió a su pueblo por primera vez en 2009, y lo hizo para recoger uno de los Premios Cardón que otorga el municipio tinerfeño.

El sexilio no es,  de todas formas, un fenómeno relegado a la emigración del ámbito rural a las metrópolis. El exilio sexual también puede darse de un país a otra nación, como es el caso de Manuel Velandia, artista multidisciplinar que se exilió de Colombia y recaló en España por ser homosexual y cuya historia recoge un documental de la serie “Relatos de exilio”, de la cadena colombiana Canal Capital.

Y para terminar, ya que estamos hablando del mundo rural, voy a acabar con unas palabritas de uno de sus mayores defensores: “Habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga libertad” (José Antonio Labordeta). Pues eso, que ojalá llegue ese día.
Fuentre: Hay una lesbiana en mi sopa

miércoles, 28 de diciembre de 2016

5 formas invisibles de maltrato en parejas de lesbianas

maltrato-pareja-lesbianas 

El maltrato sutil o invisible es aquel que no se hace explícito, lo que se ha venido a llamar “maltrato pasivo” y por ello es mucho peor que el maltrato activo o explícito (los insultos, las agresiones…) ya que no da visibilidad a la víctima y hace que ésta desconfíe mucho más de sus juicios y no pueda defenderse.

Te pongo un ejemplo. Si yo te dijera que “eres una puta” en la segunda cita tú podrías contárselo a la gente, se visibilizaría como algo muy fuerte y te daría el derecho a romper con la relación. Si en la segunda cita estamos cenando en un restaurante y te digo que “este sitio lo conoce cualquier persona, no sé cómo tú no” (en un tono un poco despectivo) te estoy diciendo en el fondo que eres un poco ignorante, pero no podrías contarlo como algo grave, no parecería muy fuerte y si intentas defenderte te diré que exageras, que yo no quería decir eso. Aún así tú te sentirías un poco mal por el comentario y si decides ignorarlo detrás pueden venir otro montón de comentarios como ese.

Las formas más comunes de este maltrato son:
Insinuar pero no decir. En el ejemplo que he expuesto se entiende perfectamente, cosas como “esto es demasiado fácil (insinuando: no sé cómo tú no lo has hecho bien)”, generalizaciones tales como “pues a la gente no le cuesta (insinuando: no sé cómo a ti sí)” o “la mayoría de personas están delgadas (cuando tú te has quejado de tu peso)”. Todos estos mensajes irán minando tu autoestima, sin saber cómo la persona te hará sentir mal y si intentas contestar probablemente la réplica será “que no era su intención, que tú lo has exagerado”, si acabas creyendo esto y continuas aceptando estos comentarios te sentirás cada vez más y más culpable y te tacharás de débil. Y poco a poco irá subiendo la intensidad del maltrato.

Decir una cosa y hacer otra. Te dice que le importas mucho pero cuando tienes un problema no te escucha, te dice que eres la persona con la que quiere estar pero luego pasa de ti… Si te enganchas a lo que te dice sin fijarte bien en las pruebas de lo que hace realmente puedes caer en una trampa, a lo mejor no pasa de todos tus problemas o hay días que si queda contigo, pero si muchas veces hace esto da igual que te diga lo contrario: te va a hacer sentir abandonada, no querida. No justifiques: “es que estaba ocupado”o “es que a lo mejor es verdad que yo necesito demasiado”.

Silencios. Todo el mundo puede entender que cuando alguien se cabrea tiene distintas formas de reaccionar, algunas veces puede necesitar un tiempo para poder solucionar las cosas y no hacerlo en caliente pero cuando se convierte en un silencio de muchas horas, de un día entero o de varios días puede hacerte sentir muy mal. Mucho más allá de eso cuando el silencio es utilizado con un propósito como castigarte es un maltrato en toda regla, es decir si justo cuando haces algo que no le gusta (como salir con tus amigos) te deja de hablar: es un maltrato. También puede pasar que te pueda hablar o no a su capricho, lo mismo te contacta todos los días que no sabes de tu pareja en una semana. En el silencio el mensaje que está diciendo es: “no me importas, paso de ti”. Te hace sentir pequeña, abandonada, ignorada. Si lo justificas con “estaba ocupada” o “es que es así” seguirás sintiéndote mal.

Cabreos injustificados: Una de cal y otra de arena. Sin venir a cuento y estando estupendamente bien la pareja de repente hay una explosión de ira que no entiendes, por una tontería o por algo que solo está en su cabeza. Nunca acabas de estar tranquila con la relación, estás alerta por todo lo que le pueda molestar, por todo lo que pudieras hacer. Empiezas a sentir que todo lo haces mal porque hay castigos por casi cualquier cosa y nunca sabes en qué. Incluso a veces te castiga una cosa que otra día te dice que no tiene importancia. Pasas de estar muy bien a muy mal y nunca sabes qué lo causa, sientes que no tienes ningún control sobre ello.

Menosprecios, compararte. En este apartado hay menosprecios más sutiles y menos sutiles. Alguien directamente te puede llamar gorda o feo, o simplemente te puede decir que “todos tus amigas son más guapas que tú”, o que las chicas de su trabajo tienen menos mal humor que tú, etc… Uno puede menospreciarte de muchas maneras y por muchas cosas. “Pues vaya mierda de trabajo tienes” puede ser una simple observación pero si va unido a “qué lenta eres llegando a los sitios”, “qué mala decisión la que tomaste ayer” y “no deberías haber dicho eso”…. ya no es tan inocente. Si estos comentarios son continuos acabarás creyendo que lo haces todo fatal. Cuando te des cuenta tu autoestima se habrá destruido casi del todo y estarás deprimida.
Fuente: MiraLes MGZ




'LGTBfobia', candidata de Fundéu a palabra del año

Sorpaso', 'youtubero' o 'cuñadismo' figuran también entre las doce palabras a hacerse con el título de palabra del año.

En las tres ediciones previas las elegidas fueron 'escrache' (2013), 'selfi' (2014) y 'refugiado' (2015).

lgtbfobiaDesde 2013, como también lo hace el diccionario de Oxford, la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) elige a la “palabra del año”, aquel vocablo que despierta el interés debido a su alta presencia en medios de comunicación o por sus particularidades lingüísticas.

Este año, entre las palabras candidatas seleccionadas por la Fundéu es “LGTBfobia”, que es una forma más amplia de lo que comúnmente se conoce como 'homofobia', ya que aglutina los distintos odios y aversiones hacia las personas integrantes del colectivo LGTB, cada una con sus particularidades y características propias. Fundéu califica a esta palabra como "curiosa desde el punto de vista lingüístico", ya que se crea a partir de una base léxica que es una sigla y el elemento compositivo -fobia. Asimismo, también recomienda que se escriba junto, sin guion y con las siglas en mayúscula.

Otra de las candidatas es “sorpaso”, una adaptación al español de la palabra en italiano “sorpasso”, que se traduciría como adelantar o sobrepasar. El término comenzó a ser utilizado en el argot político español.
Fundéu también ha propuesto “youtubero”, adaptación a la ortografía española de “youtuber”. Fundéu explica que “youtuber es un anglicismo omnipresente con el que se alude a quienes publican vídeos en YouTube” y señala que ha de escribirse en cursiva, por ser un extranjerismo crudo, o adaptarse a la ortografía española como “youtubero”.

Otra palabra que ha tenido gran presencia en este año ha sido “cuñadismo”, que ha pasado de definir el nepotismo en favor de un cuñado a la actitud de quien aparenta saber de todo y habla de cualquier cosa tratando de imponer sus opiniones”.

“Populismo”, “abstenciocracia”, “ningufoneo”, “posverdad”, “cuñadismo”, “bizarro”, “vendehúmos”, “papilomavirus” y “videoarbitraje” completan el resto del catálogo de palabras candidatas, de la que se dará a conocer la ganadora el 30 de diciembre en la página de la Fundéu.

Fuente: Cascaraamarga.com